martes, 4 de septiembre de 2012

(España) La verdadera y original joya "el corazón de la mar" en la que se inspiró historia del Titanic

Casi 150.000 personas han podido contemplar, durante su vista a Titanic The Exhibition, en el Museo Marítimo de Barcelona, la verdadera joya original en la que Quentin Tarantino y James Cameron, guionistas de Titanic, se inspiraron para escribir el guión de la historia de amor entre Rose ( Kate Winslet ) y Jack (Leonardo DiCaprio), aunque cambiaron la forma y el color de la joya y el final de la historia, que ahora conocemos.
Kate Phillips, la autentica protagonista, tenía 19 años y trabajaba como dependienta en una tienda de dulces ( una pastelería ), en Worcester (Inglaterra). El propietario de esta pastelería era Henry Morley, de 39 años. Los dos se enamoraron y Henry dejó a su esposa y sus dos hijos para comenzar una nueva vida en América.

Compraron dos billetes de segunda clase en el Titanic. La explicación que dio Henry Morley al reservar los billetes es que se dirigía a Los Ángeles para recuperarse de una enfermedad. Al embarcar en el Titanic se registraron como Sr. y Sra. Marschall.

Durante su corta estancia a bordo ( 4 días ), concibieron a una hija, que llamarían Ellén, nacida el día 11 de enero de 1913.

Cuando se estaban llevando a cabo las operaciones de "abandono de buque", Henry trató por todos los medios de subir a uno de los botes salvavidas para acompañar a Kate, pero no lo consiguió. Cuando su querida Kate iba a embarcar en el bote salvavidas, Henry le entregó un precioso y valioso colgante, que ella conservó durante toda su vida y que fue el objeto más valioso de su herencia.

Henry falleció en el naufragio y su cuerpo nunca fue encontrado, ya que desapareció bajo las aguas arrastrado por la corriente que produjo el hundimiento del casco. Kate, que sobrevivió, regreso a Londres junto a sus padres.

Kate Phillips nunca olvidó las escenas del naufragio y estuvo toda su vida marcada por aquellas terribles imágenes, incluso, frecuentemente, tenía ataques de ira que los desarrollaba maltratando a su hija, hasta que un informe de la policía la hizo internarse en una clínica psiquiátrica, donde protagonizó intentos de suicidio. Falleció en 1958.

Ellen, la hija que concibieron en el Titanic, se casó con Walker y heredó la joya de su madre. Ellen falleció en el año 2005 y, de acuerdo con su deseo, sus cenizas fueron arrojadas al mar, en la costa de Cornualles.

Esta es la historia verdadera que emocionó a James Cameron y que le sirvió para contar, en la película que más personas han visto en los cines de todo el mundo, una de las historias de amor que más han impresionado, y hecho llorar, a millones de espectadores.

Solo hasta el día 30 de este mes de septiembre, pueden admirar la jota y conocer su verdadera historia, en Titanic The Exhibition, una exposición del grupo Musealia, en el Museo Marítimo de Barcelona.

FUENTE: Press Musealia
 

LO + Leído...