martes, 10 de enero de 2017

(España) Mossos hallan imágenes explícitas de Nadia en poder de sus padres

Los Mossos d'Esquadra han encontrado "imágenes de carácter sexual" de la pequeña en los equipos informáticos de los padres de Nadia. Así lo ha confirmado a El Confidencial la propia Policía autonómica, que ha analizado los dispositivos que utilizaban los progenitores de la niña y se han topado con estas fotografías de la menor. Todo el material ha sido remitido inmediatamente por los responsables de las pesquisas al Juzgado de Instrucción número 1 de La Seu d'Urgell (Lleida), que instruye la causa.

Posteriormente, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, ante la aparición de las informaciones sobre las imágenes halladas, ha emitido una nota oficial en la que confirma que el magistrado de instrucción 1 de La Seu d’Urgell que investiga a Fernando Blanco (en situación de prisión provisional) y a Margarita Garau (en situación de libertad) por el caso de una supuesta estafa en relación a la petición de dinero de estos para un tratamiento médico de su hija, "ha recibido esta mañana por parte de la Unidad Territorial de Investigación del Pirineo Occidental del Cuerpo de Mossos d'Esquadra una serie de archivos que podrían ser constitutivos de varias infracciones penales. Concretamente de 'delitos de elaboración y tenencia de pornografía infantil, así como de exhibicionismo y provocación sexual".

El juez ha acordado citar a declarar a los dos investigados el próximo viernes 13 de enero: Margarita Garau a las 10:00 y Fernando Blanco a las 11:00. Además, también considera que el hallazgo no es una simple sospecha sino “la constancia y evidencia de claros indicios objetivados de participación de la persona investigada [el padre] en la comisión de los referidos delitos de provocación sexual y explotación sexual”.

El magistrado, además, autoriza el registro de 13 'pendrives', siete tarjetas de memoria, tres discos duros y otros terminales informáticos.

Los investigadores detuvieron el pasado 7 de diciembre a Fernando Blanco y a Margarita Garau, los padres de la niña, tras sospechar que ambos podrían haber incurrido en un delito de estafa durante la recogida de fondos destinados a sufragar el tratamiento médico de la pequeña de 11 años, afectada de una enfermedad rara denominada tricotiodistrofia. Después del arresto, el juzgado ordenó la entrada y registro en el domicilio familiar, donde los agentes encontraron el mencionado material informático que ahora revela las polémicas imágenes de la menor.

El descubrimiento de las imágenes añade por lo tanto una nueva acusación a los cargos que inicialmente se imputan a los padres, señalados por embolsarse el dinero que recaudaban en principio para tratar a su hija y que pudo ascender a cerca de un millón de euros. Blanco y Garau pusieron en marcha en 2008 una campaña que tenía el objetivo de conseguir donativos con el fin de pagar las intervenciones médicas que supuestamente necesitaba la niña, pero que realmente nunca llegaban a realizarse, según sospechan los investigadores.

Para conseguir repercusión y lograr más donaciones, el padre de Nadia apareció varias veces en los medios de comunicación durante los últimos 10 años. La última fue el pasado 26 de noviembre en el diario 'El Mundo' y provocó el fin del supuesto timo y el descubrimiento de la estafa. El blog 'Malaprensa' descubrió varias inexactitudes en el texto publicado y varios lectores se sumaron a la crítica y comenzaron a destapar más errores, como la supuesta implicación en los tratamientos de expertos que luego realmente no lo eran.

Cuatro días más tarde, 'Hipertextual' publicó un reportaje que demostraba todas las mentiras del padre de Nadia. El texto ponía en evidencia que los centros por los que Blanco decía que había pasado su hija en realidad no existían o no sabían nada de la menor. También ponía en duda la validez científica de las operaciones médicas a las que los padres de la pequeña querían someterla. Tras este último hallazgo, salió a la luz que el padre de Nadia había sido condenado por estafa en el año 2000 a una pena de cuatro años y medio de prisión.

Todas estas revelaciones fueron trasladadas a la Fiscalía y a los Mossos, que pusieron los hechos en conocimiento del juzgado de La Seu d'Urgell, que trata de determinar ahora el alcance de las mentiras denunciadas por los medios. Para ello —además de las mencionadas detenciones, registros y análisis de los dispositivos—, el juzgado ha reclamado "toda la información médica relativa a la salud de la pequeña" con el fin de que esta sea examinada por un forense para acreditar la enfermedad que sufre. En paralelo, ha cerrado las cuentas corrientes de los padres y ha encargado un análisis de los movimientos bancarios con objeto de contabilizar el dinero recaudado durante los últimos años.

FUENTE: Roberto R. Ballesteros - http://www.elconfidencial.com