martes, 17 de enero de 2017

(Panamá) Denuncian imposiciones y represión golpea contra productores agrícolas.

El gobierno del presidente Juan Carlos Varela no tiene la intención de dialogar, así lo demostró con la represión de las unidades de control de multitudes hacia los productores en Divisa, que se manifestaban en exigencia de la suspensión de las importaciones de rubros agrícolas.

"Nosotros producimos alimento para que ustedes y sus familias coman tres veces al día, y ahora ustedes mismos nos reprimen", gritaron los trabajadores del campo a las unidades policiales que les obligaban a salir de las calles con gas pimienta y empujones.

El ambiente tenso de enfrentamientos provocó el arresto de cuatro productores, en el que también una unidad policial recibió una pedrada.

A través de su mandato, Varela presumió de que se iban a mantener los esfuerzos para que el diálogo fuera la vía para resolver los principales problemas que afectan al país.

Para el economista y profesor Juan Jované, son inauditas estas represiones porque cuando se introducen las importaciones en el país arruina a este sector, por lo cual son justificables sus manifestaciones.

Recordó que la política del actual gobierno de Varela prometía salvar al sector agropecuario, sin embargo no ha sido así.

Dejó claro que la represión lo único que demuestra es que el Gobierno no está dispuesto a solucionar los problemas por la vía no violenta, sino que aquí el que protesta está sujeto a represión, lo cual es un mal camino.

"Es lógico que los productores que son personas muy pacíficas, y que su negocio es producir, salgan a protestar y manifestarse por la necesidad de que los atiendan", sostuvo.

Jované tiene la impresión de que detrás de todas estas importaciones, que se defienden hasta con la represión, son un negocio desde el propio gobierno.

En tanto, los dirigentes de los productores lamentaron los enfrentamientos, y aseguraron que antes de tomar la decisión de cerrar la calle trataron de negociar con el Ejecutivo para que atendiera sus peticiones.

"Hemos tenido que recurrir a un cierre de calle para que el presidente entienda que tiene que atender a su pueblo. Es una situación lamentable la represión que les han hecho a los productores. Da vergüenza que el Gobierno tenga que llegar a esto", indicó el dirigente de los productores de Coclé, Omar Williams.

Por su parte, Omar Spiegel, productor de la provincia de Veraguas, indicó que durante el año 2016, la situación de los productores fue crítica, debido a la competencia desleal que se ha creado con los rubros importados a través del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA).

"Tenemos un mercado saturado, pero los dirigentes del Gobierno en el sector agropecuario insisten en decir que aquí no está pasando nada", denunció.

Entre los puntos que exigen los productores están la solicitud de que se compre el arroz a la industria nacional para los programas sociales del Gobierno, así como la exclusión del grano de la lista del programa de control de precios.

Los productores insistieron en manifestar que se mantendrán en alerta hasta que haya una respuesta definitiva a las peticiones que presentaron, por lo que no descartaron nuevas medidas de presión.

#TemaDelDia Imposiciones y represión golpea a los productores https://t.co/JbkBTQjULL pic.twitter.com/DtRvJL52Kd
— PanamáAmérica (@PanamaAmerica) 17 de enero de 2017

FUENTE: TDomínguez | DRodríguez | http://m.panamaamerica.com.pa