miércoles, 24 de mayo de 2017

(Brasil) Red de sobornos y corrupción en Latinoamérica

Investigaciones de la Fiscalía de Brasil en coordinación con los ministerios públicos de una decena de países han establecido que la empresa Odebrecht creó una gigante red de corrupción que pagó hasta 3,370 millones dólares en sobornos entre 2006 y 2014.

La aceptación de los sobornos ha llegado por declaraciones del exdirectivo Hilberto Mascarenhas y el mismo Marcelo Odebrecht, quien colabora con la justicia brasileña a cambio de beneficios.

Odebrecht, la mayor constructora de Brasil, dedicó 1,460 millones de dólares en sobornos solo entre 2012 y 2013. Mascarenhas testificó que llegó a alertar al expresidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, del preocupante aumento de la partida destinada para ese fin ilícito.

La política de sobornos, que pasó de $60 millones en 2006 y que alcanzó los $730 millones de 2012 y 2013, llegó a ser calificada por Mascarenhas de “suicidio”.

La industria del soborno en el referido grupo fue de tal magnitud que había trabajadores dentro de Odebrecht dedicados exclusivamente a procesar el pago de los sobornos a políticos, entre otras autoridades, que eran autorizados por la cúpula empresarial.

Según el declarante el departamento realizaba los pagos de dos formas: en Brasil se hacían en especie o por medio de “paquetes/maleta de dinero en lugares predeterminados”, mientras que las transferencias bancarias en el exterior eran hechas en cuentas no declaradas ubicadas en paraísos fiscales.

Los relatos revelan la financiación ilegal de campañas, “favores” en dinero para “retribuir” la obtención de obras públicas o la aprobación de leyes que favorecían los negocios de la empresa.

El diario O Estado de Sao Paulo publicó el 3 de mayo que Santana y Moura aceptaron haber recibido pagos de Odebrecht en campañas políticas en Venezuela, El Salvador, Angola y Panamá.

El pago de ese ilícito no se limitó a Brasil y se expandió de la mano de Odebrecht por una docena de países de Latinoamérica -incluido Brasil- y África, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La esposa de Joao Santana, Mónica Moura declaró, el mes pasado, ante un juez federal de Santo Domingo: “De todas las campañas que hicimos en el exterior: Panamá, Angola, Venezuela… Odebrecht contribuyó en todas esas. Las únicas elecciones en las que nunca contribuyó, ni ninguna otra empresa brasileña contribuyó, fueron República Dominicana, que no tuvo ningún dinero de Odebrecht…” Moura negó ante el Tribunal Electoral de Brasil, haber recibido pagos para la campaña del presidente dominicano Danilo Medina.

FUENTE: http://www.elsalvador.com