miércoles, 10 de mayo de 2017

(España) Ángel León defiende su 'piso patera' de 22 camas: "No los obligamos a vivir ahí"

Ángel León, chef del restaurante Aponiente (dos estrellas Michelin), considera que el piso sin reformar de 198m2 y 22 camas en el que viven sus becarios es "digno" y está "en perfectas condiciones". Así lo afirma en un comunicado emitido expresamente para desacreditar el reportaje publicado por El Confidencial sobre las condiciones en las que viven sus aprendices, que conforman más del 50% de las manos que el autoproclamado 'Chef del Mar' tiene en sus fogones.


León no solo considera idóneo el piso que tiene alquilado para sus 16 ’stagiers’ sin sueldo en El Puerto de Santa María, ubicado a dos kilómetros del restaurante, sino que se despoja de cualquier carga de responsabilidad, ya que los chicos viven ahí, apunta el chef, porque quieren. "Aponiente no solo no obliga a estos practicantes a vivir en un piso o zona determinada, sino que pone un inmueble a su disposición para los que quieran ahorrarse un alquiler o no puedan pagarlo", se escuda León en el comunicado. En efecto, Aponiente no fuerza a sus aprendices a vivir en ese piso, aunque el detalle de no cobrar un solo céntimo durante su ‘stage’ (que oscila entre tres y 10 meses de duración) limita un tanto la alternativa habitacional de esos jóvenes.

Aponiente no solo no obliga a estos practicantes a vivir en un piso o zona determinada, sino que pone un inmueble a su disposición para los que quieran ahorrarse un alquiler

El comunicado recuerda que Aponiente "es una empresa absolutamente solvente" con 50 nóminas que "trata de contribuir diariamente a la transformación de la provincia de Cádiz". En efecto, El Confidencial reflejó los 397.382 euros de beneficio neto entre 2014 y 2015 del restaurante, ejercicios previos a la eclosión de Aponiente en 2016. Así, queda confirmado que el hecho de hacinar (o "juntar", en palabras del propio chef) a sus 16 ‘stagiers’ en un único piso sin reformar, con desconchones en la pared, electrodomésticos herrumbrosos y cables de luz a la vista, no responde a la incapacidad económica de la empresa para ofrecer mejores condiciones de alojamiento, sino a otros motivos no especificados, más allá del argumento de que se trata de un "piso transitorio".

León, tal como adelantó a El Confidencial, tiene intención de reubicar a los chicos en un flamante chalé en propiedad de 400m2 y 14 habitaciones, una excelente noticia para los ‘stagiers’ que contrasta con los planes que tenían Aponiente y Carlos Hernanz, propietario del ‘piso patera’, quienes habían llegado a hablar de adecentar la vivienda el próximo mes de enero de cara al siguiente año de contrato. Se trata de uno de los pisos de sus características más baratos del casco urbano de El Puerto de Santa María, cuyo alquiler (550 euros mensuales) queda sufragado con el precio de tres menús de Aponiente sin bebida (205 euros cada uno) o con un menú y medio con el maridaje de vinos (90 euros extra). El coste de alojamiento por 'stagier' —cada uno de los cuales completa una media de 12 horas de "trabajo en prácticas por su propia voluntad", según el comunicado— asciende a 34 euros mensuales.

"Las camas son 10 literas normales y corrientes. No viven en el lujo, pero viven más que decentemente", subraya el comunicado de Aponiente. Se trata de otra realidad reflejada por El Confidencial, que dio cuenta de las 10 literas normales y corrientes de hierro forjado, bajo las que casi todos los ‘stagiers’ guardaban sus maletas de viaje, bolsas con la ropa sucia, enseres personales como tabletas o libros e incluso rollos de papel higiénico ante la falta de espacio en los armarios, en los que solo había sitio para guardar la ropa de diario de 16 personas.

"Se trata de un piso absolutamente digno y en perfectas condiciones. Aponiente considera que tienen sitio suficiente para los que estén en cada momento. Si se echa la cuenta, con que duerman tres por habitación ya sumarían 15, cifra a la que casi nunca se llega". Un dato matemáticamente cierto que contrasta con la distribución real del piso, con cuatro camas en el salón-comedor, dos más en un cuarto minúsculo junto a la cocina, otras 12 camas repartidas en dos habitaciones y así hasta llegar a 22. Antonio Delgado, vecino del piso inferior, afirmó a TVE un día después de la publicación del reportaje que en lugar de 16 ‘stagiers’ había ya 18 instalados en la vivienda, según le confirmaron los inquilinos. Según Hernanz, el propietario, Aponiente le prometió que nunca iba a alojar a más de 10 personas a la vez.

Aponiente seguirá como hasta ahora, dando de comer el mar. (...) Es tan sólido como el Molino de Mareas que nos acoge y no se va a tambalear

Por último, el comunicado adelanta que Aponiente "seguirá como hasta ahora, dando de comer el mar" y “trabajando en diferentes proyectos de I+D con centros de investigación y universidades". A lo que el propio León añade: "Todo esto no me desanimará a seguir en la brecha trabajando en lo mío (…). Lo creado es tan sólido como el Molino de Mareas que nos acoge y no se va a tambalear lo más mínimo ante la insidia; está acostumbrado al levante". (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de David Brunat - http://www.elconfidencial.com