viernes, 5 de mayo de 2017

(España) ¿La generación mejor formada de la Historia?

Que España ha tenido desde al menos el siglo XIX graves problemas educativos es algo ampliamente conocido. Nuestras tasas de analfabetismo fueron siempre muy elevadas en relación a los países del norte de Europa, y de este factor se ha hecho responsable en buena medida el atraso secular de nuestra economía.

Sin embargo, el discurso oficial de los políticos transmite el mensaje de que esto es agua pasada y que ya estamos plenamente homologados con Europa. Por desgracia, y como casi siempre que un político español abre la boca para compararnos con otros países, lo que dice se sostiene hasta que se miran los datos.

En este caso, los datos lo que nos dicen es que los jóvenes españoles son de los que menos estudian de Europa. En el primer gráfico podemos ver la situación de 2000, en que España era el cuarto país de Europa (existen datos de 29 países) con menos jóvenes de 20 a 24 años formándose por encima del nivel de secundaria. Como único aspecto positivo, decir que nos hallábamos relativamente cerca de la media europea (86%), aunque solo sobre el 75% del nivel de los países con más estudiantes de este tipo.

Una de las nefastas consecuencias de la burbuja fue el conocido efecto de que muchos jóvenes abandonaron su formación atraídos por los cantos de sirena de los elevados sueldos que se ofrecían en el sector de la construcción (eso sí, trabajando muchas horas). Esto lo vemos en el gráfico de 2008, en que habíamos descendido nueve puntos, hasta el 77% de la media europea. Malta nos había adelantado y Portugal e Islandia nos pisaban los talones, cuando en 2000 se hallaban realmente lejos.

La crisis acabó con esos empleos bien pagados de la construcción, y desde entonces la situación ha ido mejorando lentamente, aunque hasta 2015 no se alcanzaron las tasas de 2000. En 2016, último año publicado, nos encontramos en el 85% de la media europea (por debajo de 2000), y Portugal también nos ha superado en esta estadística. De hecho, nos hemos convertido en el farolillo rojo de la UE y solo dos países extracomunitarios (Turquía e Islandia) están detrás de nosotros. Podemos comprobar que, desgraciadamente, lo que nos cuentan los políticos es una vez más totalmente falso. Los jóvenes españoles son los que menos estudian de la UE, por lo que continúa nuestro atraso secular. Peor que nunca en nuestra Historia en términos relativos, ya que jamás habíamos sido los últimos. Es evidente que la responsabilidad de los sucesivos gobiernos ha sido total. Las facilidades para estudiar son pocas, las universidades están infradotadas y el mercado laboral es auténticamente desastroso, especialmente para los jóvenes, lo que incita poco a estudiar si no se ve clara la recompensa a tanto esfuerzo.

Según un reciente estudio, España es el noveno país de 37 de Europa donde más caro es estudiar un grado universitario y el octavo donde más caro es estudiar un máster, siendo la mayoría de países en los que es más caro estudiar sociedades con rentas más altas que nosotros. Las ayudas solo alcanzan al 29% de los alumnos. En estas condiciones es normal que buena parte de la juventud más desfavorecida esté excluida. Y no son solo los países ricos los que aplican estas políticas de apoyo a la educación de los jóvenes. Tenemos con grados universitarios gratis -o casi- a nada menos que 15 países europeos, incluyendo países más pobres que nosotros como Grecia, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Malta y Chipre. Como destaca el informe, solo en cuatro de los países analizados no hay ni préstamos, ni beneficios fiscales, ni ayudas familiares; Bosnia, Croacia, España y Rumanía.

Mientras, la pasividad y el abandono del sistema educativo contrasta con el enorme interés que se manifiesta por las obras faraónicas, rescatar entidades financieras quebradas o el fútbol. Para eso sí que hay dinero.

(Pulse imágenes para ampliar)




FUENTE: Gráfico de la Semana - JUAN CARLOS BARBA