jueves, 4 de mayo de 2017

Paso a paso: Así es cómo Kim Jong-un y Donald Trump podrían desatar la Tercera Guerra Mundial

"Con o sin la ayuda" de Donald Trump, Kim Jong-un podría fácilmente "hundir el planeta en su Tercera Guerra Mundial en un siglo", que sería "mucho más destructiva" que las dos primeras, estima el periodista Sean O'Grady en un artículo para el diario británico 'The Independent'.

Hasta la fecha, las acciones de Donald Trump en la península coreana han buscado "demostrar fuerza" y "mostrar determinación". Sin embargo, "no es difícil ver cómo las cosas podrían salirse de control", señala O'Grady, quien ofrece un posible escenario de desarrollo de los acontecimientos:
  • Sintiéndose "abandonado y expuesto", Kim podría lanzar unos misiles, tal vez en dirección a Japón, "siempre un objetivo popular".
  • Trump, fiel a las medidas adoptadas en Afganistán y Siria, podría tomar represalias con un ataque "quirúrgico" y "proporcional" contra algunas de las instalaciones de Corea del Norte.
  • En respuesta, Pionyang hunde un buque de guerra surcoreano.
  • Se producen escaramuzas en tierra, que provocan víctimas entre los soldados norcoreanos.
  • Kim dispara otro misil hacia la frontera y mata soldados estadounidenses.
  • Trump responde con bombardeos convencionales contra edificios gubernamentales y las estatuas del padre y del abuelo del líder norcoreano.
  • Kim ve a su régimen "letalmente amenazado". Ahora "no ve ninguna alternativa, nada que perder". Libera sus enormes fuerzas convencionales con la esperanza de que los estadounidenses retrocedan y lo dejen en el poder. Los tanques invaden la zona desmilitarizada, los soldados estadounidenses "son masacrados".
  • EE.UU. está plenamente involucrado en el conflicto, al que se van uniendo también otros actores.

La Segunda Guerra de Corea "habrá comenzado", y de allí, "la Tercera Guerra Mundial no está muy lejos", alerta el periodista.
El "polvorín" más grande de la historia

Esta vez, prosigue O'Grady, "no hay escasez de municiones", pues en ese rincón del mundo se encuentran las fuerzas militares más grandes y poderosas del planeta: EE.UU., Rusia —que tiene frontera terrestre con Corea del Norte—, China, Corea del Sur, con sus crecientes Fuerzas Armadas, y por supuesto Corea del Norte, con su vasto Ejército y "toda la tecnología nuclear y de misiles que haya podido desarrollar".

También está Japón que, aunque técnicamente ha limitado sus Fuerzas Armadas a la "autodefensa", no necesitaría mucho tiempo para desarrollar la tecnología nuclear si le surgiera la necesidad.

"En toda la historia humana nunca ha habido un polvorín tan grande. Ni hombres tan extraños jugando con una caja de cerillas cerca de él", asevera el autor del artículo.

Y es que Kim Jong-un no es un "loco", pero si piensa que "no tiene nada que perder" y que EE.UU. puede hacer con él lo que hizo con Saddam Hussein o Muammar Gaddafi, "¿qué lo detendría para no llevarse consigo a unos cuantos millones de coreanos y japoneses, además de unos cuantos miles de soldados yanquis?", se pregunta el analista.

Al mismo tiempo, añade, si Trump siente que no tiene ninguna "otra alternativa que lanzar un ataque quirúrgico", las consecuencias serían "incalculables".
"Un coste sin precedentes"

En el caso de estallar un conflicto armado, el coste en vidas humanas y a nivel económico "no tendría precedentes". Dependiendo de cómo se desarrollan los acontecimientos, "millones morirían, unos cuantos más resultarían heridos y economías enteras quedarían devastadas", pronostica O'Grady.

Por otro lado, augura que "no habría reconstrucción" posible del invierno nuclear tóxico que llegaría a Japón y Corea del Sur en caso de producirse un enfrentamiento bélico a gran escala .

Finalmente, en cuanto a las consecuencias económicas que tendría, sostiene que "la última crisis financiera" quedaría en nada en comparación con la devastación que originaría esta Tercera Guerra Mundial, que se convertiría también en "el conflicto más global" de la historia, porque nuestro mundo es ahora "más interdependiente que nunca", advierte el periodista.

FUENTE: Actualidad RT