lunes, 29 de mayo de 2017

Tradiciones y rituales del ramadán

El ramadán es un período especial para los musulmanes practicantes alrededor del mundo, caracterizado por la disciplina espiritual y la búsqueda de la purificación. DW pasa revista a sus prácticas más emblemáticas.

Cada año, millones de musulmanes practicantes alrededor del mundo observan las exigencias y los rituales del mes sagrado del Islam, que van más allá de ayunar, rezar y conceder limosnas. Acá se presenta la manera en que se celebra la ocasión y lo que ella significa para los creyentes.

La luna como objeto de contemplación

Contemplar la luna nueva del ramadán es una práctica habitual de las autoridades religiosas en todo el mundo. Eso les permite determinar cuándo comienza exactamente el mes del ayuno. Algunos observan el astro con telescopios, pero otros lo hacen sin ayuda de aparato alguno. De ahí que el ramadán comience en diferentes días en varios puntos del planeta.

El rezo

Rezar suele ser considerado una práctica fundamental del mes del ayuno. Tradicionalmente, el ramadán comienza con una oración especial conocida como Tarawih. Durante el mes sagrado, muchos musulmanes participan en rezos comunales en las mezquitas más cercanas a sus vecindarios.

La recitación

El mes del ayuno es un período de disciplina espiritual y purificación. Por eso, leer y recitar segmentos del Corán –el libro sagrado del Islam– es una parte integral de los rituales observados durante el ramadán. Se cree que el contenido del Corán le fue revelado al profeta Mahoma durante el mes de ramadán.

Tradiciones locales

Aunque el islam prescribe los rituales que deben ser observados durante el ramadán, las tradiciones practicadas por los musulmanes durante ese mes varían de un lugar a otro. En Sarajevo, por ejemplo, se suele disparar un cañón para marcar el fin del ayuno todos los días del ramadán. En Egipto, la exhibición del “fanous”, una linterna decorada profusamente, es otro ritual asociado al mes del ayuno.

La ruptura del ayuno

Después de pasar un día sin comer ni beber agua, muchos musulmanes suelen romper el ayuno degustando un dátil, la nutritiva fruta con la que el profeta Mahoma presuntamente rompió el suyo. Después, los musulmanes practicantes participan en una cena comunal conocida como “iftar”.

Eid al-Fitr

El Eid al-Fitr –la fiesta de la ruptura del ayuno– marca la culminación oficial del ramadán. Se caracteriza por la ingestión despreocupada de dulces y la concesión de regalos a los seres queridos. Los musulmanes suelen celebrar el fin del mes sagrado con grandes cenas preparadas por amigos y familiares. Se le considera un momento de alegría, ideal para ser gentiles y generosos con el prójimo.

FUENTE: Con información de Agencias