martes, 20 de junio de 2017

(España) Cristiano Ronaldo declarará como investigado el 31 de julio

El jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, declarará en condición de investigado el próximo 31 de julio. La cita será a las 11.00 en el Juzgado de Instrucción número uno de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Si Portugal llega a la final de la Copa Confederaciones, que será el 2 de julio, tendrá más de cuatro semanas para preparar su declaración.

Fue el pasado 25 de mayo cuando la Agencia Tributaria denunció al portugués​ por fraude fiscal, al que acusa de defraudar 14,8 millones, según fuentes próximas al caso. Una semana antes, El Confidencial adelantó que Hacienda ultimaba la denuncia y lo hacía tras un tenso debate interno sobre si había delito o no. Hacienda considera que el futbolista defraudó 14,8 millones de euros en derechos de imagen. "Tenemos diferencias de criterio, sí, pero estamos tranquilos porque la actuación del jugador siempre ha sido limpia y sin ocultar", señaló a este diario un portavoz de Gestifute, la agencia de Jorge Mendes que representa al delantero del Real Madrid. La diferencia radica en que, amparado en la Ley Beckham, Ronaldo no tributaba en España por todos sus derechos de imagen y ahora Hacienda le reclama paret de esos ingresos.

Según Footballeaks, Cristiano usó sociedades en las Islas Vírgenes Británicas para ocultar al fisco 150 millones de euros. Pero antes de junio de 2015, cuando comenzó la ronda de inspecciones en Barcelona, Cristiano regularizó su situación con una liquidación y el pago de 5,6 millones de euros. Es decir, antes de que Hacienda le requiriera, fue y pagó voluntariamente. Además, en su declaración de bienes en el exterior, el modelo 720, Ronaldo tenía declarada la sociedad en Irlanda —aunque eso no permitía a Hacienda conocer sus saldos, rendimientos ni accionistas—.

Así decidió Hacienda denunciar a Cristiano

La Agencia Tributaria ha cerrado filas en el tema de Cristiano Ronaldo. Oficialmente no hay debate. Para el fisco, Ronaldo ocultó 14,8 millones de euros y fue denunciado a la Fiscalía por cuatro delitos fiscales. “No presentamos denuncias a medias”. Punto. Sin embargo, según ha podido saber este diario, la decisión se tomó tras mucho debate interno que ha dejado tiranteces entre los implicados. Hasta el punto de que la Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional (ONFI) se posicionó en contra de denunciar el caso pero se impuso el criterio de la Unidad de Coordinación de Delitos, la experta en el tema penal (algo lógico por el asunto que se trataba).

El caso de Cristiano Ronaldo tiene dos componentes distintos a los de otros futbolistas denunciados por la Fiscalía. Por un lado, él estaba acogido a la ley Beckham y por lo tanto podía no tributar en España todos sus ingresos. Además, en junio de 2015, antes de que Hacienda le llamara, declaró voluntariamente todos sus contratos de patrocinio mundiales y desveló su estructura en Islas Vírgenes e Irlanda, la misma que han usado otros futbolistas representados por Jorge Mendes y que están denunciados. Sin embargo, Hacienda cree que esa regularización no fue completa ni veraz, por lo que no puede acogerse a la "excusa absolutoria", la previsión legal para eximir de delito a quien ponga en orden su situación antes de que le abran inspección.

Ronaldo tributó en España por un 20% de los 150 millones de ingresos mundiales de patrocinio, y considera que eso es más de lo que le corresponde porque tiene informes de que el 92% de su impacto publicitario se produce fuera de España. Sin embargo, Hacienda tiene otra opinión. Para la Agencia Tributaria, Cristiano ha declarado multitud de contratos como “rentas de capital mobiliario”, las que podía no declarar en España. Hacienda acepta en ese apartado el uso de la imagen del jugador (unos cromos, por ejemplo) pero considera que si ha tenido participación activa (jugar un partido o rodar un anuncio) eso ya no es un derecho de imagen que pueda escapar a su control. Por eso eleva lo que debía tributar por más del 50% de lo recibido.

Un caso complicado

El caso es enrevesado y lleno de matices (poco que ver con el nada sutil mundo del fútbol). Hacienda lanzó hace años una campaña contra futbolistas de los grandes clubes por defraudar en sus derechos de imagen, lo que cobran en publicidad además del salario. Comenzó por el Barcelona, y aunque la mayoría pagaron en vía administrativa, cuando la cantidad defraudada en un ejercicio superaba los 120.000 euros y había ocultación, los casos acabaron en vía penal. Así fueron acusados Leo Messi —la condena fue confirmada el miércoles por el Supremo—, Alexis, Mascherano, Adriano y Eto'o. Salvo Messi, la mayoría de los jugadores están pactando penas que no conllevan ingreso en prisión, pero sí el pago de fuertes multas.

Tras la ofensiva en Barcelona, llegaron las primeras denuncias en Madrid. El primero fue Xabi Alonso, que tenía una estructura en Madeira muy similar a la que había llevado a Mascherano a una condena de conformidad (aunque en este último caso incluía una sociedad en Miami no declarada). Inicialmente, la Fiscalía de Madrid no vio delito fiscal en las sociedades del futbolista vasco para tributar menos en España, y eso le acabó costando un expediente al fiscal jefe de Madrid, José Javier Polo. Como adelantó El Confidencial, al caso de Xabi Alonso fue archivado inicialmente, aunque la Abogacía del Estado recurrió y está pendiente de que decida la Audiencia de Madrid.

Posteriormente, Hacienda dio con un nuevo filón, futbolistas en la órbita de Jorge Mendes: Cristiano Ronaldo, Falcao, Coentrao, Carvalho y Di María. Todos tenían estructuras similares. Cedían sus derechos a firmas en paraísos fiscales y luego estos acababan en las mismas sociedades en Irlanda.

FUENTE: Rafael Méndez - http://www.elconfidencial.com