martes, 6 de junio de 2017

(España) El jeque saudí de Córdoba TV usa una firma opaca para predicar el odio a los cristianos

El Gobierno y las Fuerzas de Seguridad han redoblado la presión sobre el integrismo islamista, pero sus profetas siguen encontrando ventanas para predicarlo en España. El jeque saudí Abdul Aziz al Fawzan ha dado un paso atrás en Córdoba Televisión, la cadena que montó en 2012 para propagar por territorio nacional sus creencias fundamentalistas, que incluyen el odio a los cristianos, la inferioridad de la mujer y la persecución de la homosexualidad. Sin embargo, el movimiento societario de Al Fawzan solo es cosmético.
El pasado noviembre, cedió el cargo de administrador único de la mercantil que gestiona el canal, Primavera en Córdoba SL, a un supuesto empresario saudí completamente desconocido, Saleh S. Alqahtani Saeed. Y, al mismo tiempo, traspasó todos los empleados y recursos técnicos de Córdoba Televisión a una segunda mercantil constituida por un testaferro profesional.



La nueva compañía que se ha hecho cargo de las emisiones es Abac Center 21 SL. Fue creada el pasado septiembre por Ramón Cerdá Sanjuán, un abogado especializado en la venta de sociedades limitadas, una trampa legal que permite ocultar el nombre del verdadero propietario de las acciones de una mercantil. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional detuvo a Cerdá en marzo por haber participado en una trama societaria que defraudó a la Seguridad Social 1,3 millones de euros. Y en abril, la Audiencia Nacional lo condenó a 14 años de prisión por diseñar otra macrorred de fraude fiscal. Su identidad también aparece en los casos Nóos, Rumasa, Gürtel y Gowex, entre otros.

Según consta en el Registro Mercantil, solo tres meses después de que Cerdá montara Abac Center 21 SL, el cargo de administrador único de la sociedad fue asumido por otro desconocido, el supuesto empresario catarí Majed Abdullah A. Alharqani. La toma de control se produjo oficialmente el 13 de enero. Sin embargo, el nombre del auténtico dueño de Abac Center se mantiene en secreto en un contrato privado. Sobre el papel, el objeto social de la compañía es la “promoción inmobiliaria” pero, hace una semana, publicó un anuncio en una conocida página de ofertas de trabajo en que reconoce que se trata de “una importante empresa del sector de la producción audiovisual”. La compañía busca “un titulado en comunicación audiovisual para redacción, presentación de programas, preferible con idiomas: árabe, francés".

Fuentes internas de la cadena aseguran a El Confidencial que, con estos movimientos, Al Fawzan solo pretende diluir su vinculación con la cadena tras las informaciones que advertían de su militancia en el islamismo más extremo. Como adelantó este diario en julio de 2016, los servicios de la lucha antiterrorista están investigándolo por poner en riesgo la integración de los musulmanes que viven en territorio nacional y propagar mensajes de inspiración integrista. Aunque en sus apariciones en Córdoba TV secunda una visión moderada y amable del islam y los responsables del canal argumentan que únicamente promueven el diálogo interreligioso e intercultural, en Arabia Saudí y el resto de países del golfo, Al Fawzan está considerado una autoridad por su firme defensa del wahabismo, una de las visiones más extremas del Corán, considerada la antesala ideológica directa del yihadismo del Estado Islámico (ISIS) y Al Qaeda.

Uno de los programas estrella de la cadena es 'Consultas islámicas', en el que varios expertos en jurisprudencia coránica responden dudas prácticas sobre la correcta observancia de las normas sagradas. Entre los habituales de este espacio figura el imán Taoufik Cheddadi, detenido en 2005 y 2007 en dos operaciones antiterroristas contra el envío de combatientes a Irak y Afganistán. Otro de los asiduos es el imán de la mezquita Al Sunna de Fuenlabrada, Mohamed Said Alilech, que en 2015 defendió en ese mismo programa el derecho de los militares musulmanes españoles a negarse a participar en “guerras injustas” contra otros países musulmanes. También ha denunciado que las musulmanas rechacen públicamente el velo islámico y critica el “islam europeo, modernizado” por considerarlo “light” y “permisivo”.

En su región, la verdadera ideología del jeque ha quedado más patente. En una entrevista concedida en 2005 al canal Al Majd TV, Al Fawzan aseguró que los musulmanes debían odiar el cristianismo. “Alguien que niega a Alá, adora a Cristo, hijo de María, y afirma que Dios es la tercera parte de una trinidad... ¿cómo te van a gustar estas cosas que dice y hace? ¿No odias la fe de un politeísta que dice que Dios es la tercera parte de una trinidad, o quien adora a Cristo, hijo de María? Alguien que permite y comete fornicación, como en los países occidentales, donde la fornicación es permitida y no considerada un problema, ¿no odias esto? El que dice: 'Yo no lo odio' no es un musulmán, mi hermano”. Asimismo, en un sermón de 2007, reflexionó sobre la posición que, según su visión del islam, debe tener la mujer en la sociedad y en la familia. “El islam protege a la mujer y garantiza sus derechos. El islam ha protegido a la mujer en una cerca de compasión y misericordia. Se ha demostrado que la naturaleza retorcida de las mujeres se deriva de su propia creación. Así es como Alá quería a la mujer, por lo que el marido debe adaptarse a ella y ser paciente. Él no debe darle a ella demasiadas cosas que hacer o cosas que ella es incapaz de hacer. El marido no debe hacer nada que sea contrario a su naturaleza (…) Debe hacer la vista gorda a sus errores y tolerar todas las tonterías que pueda decir, porque forman parte de su creación (…)”.

En 2010, en una nueva entrevista en Daleel TV, criticó el avance de los valores occidentales. Aseguró que la riqueza que genera la globalización “está bien”. “El problema radica”, añadió, “en lo que acompaña a los logros económicos. (…) Algunas personas quieren occidentalizar nuestra sociedad en todo lo posible, pero saben que si ellos abogan por la fornicación, las relaciones sexuales prohibidas y la homosexualidad, el pueblo los apedrearía. ¿Qué hacen ellos entonces [países de Occidente]? Se acercan con leyes descarriladas, que sientan las bases para que se produzcan [en el futuro] esos crímenes y abominaciones”.

El jeque amenaza incluso la convivencia entre los musulmanes instalados en España. En 2015 afirmó en la cadena kuwaití Al Resalah TV que si el régimen iraní, de mayoría claramente chií, se atrevía a atacar Arabia Saudí, “la gente dirá que antes había una ciudad que se llamaba Teherán”. “Tenemos armas que pueden borrarla en cuestión de segundos si se atreve a atacarnos”. Precisamente, uno de los principales motivos que llevaron a Al Fawzan a crear una cadena como Córdoba Televisión en España fue la urgencia por contrarrestar la propaganda de la cadena proiraní Hispan TV, que comenzó a emitir desde Madrid en 2011.

Este diario ha tratado de contactar con Al Fawzan para recabar su versión sobre estos movimientos societarios, pero no ha obtenido respuesta. La semana pasada, a pesar de su supuesta desvinculación de Córdoba TV, la cadena colgó en su canal de YouTube varios episodios de un nuevo programa llamada 'El amado huésped' que tiene al jeque como único protagonista. Su temática se centra en el Ramadán, la festividad sagrada de los musulmanes, que comenzó el 24 de mayo y se prolongará hasta el 26 de junio. El jeque sigue vinculado directamente a otros proyectos audiovisuales en España. Hace un año, creó la empresa de relaciones públicas y comunicación Diez Manos Producción SL, y otra empresa del supuesto inversor catarí constituida por el mismo testaferro profesional, Baking Business-Invest SL, ha puesto en marcha un proyecto para crear una agencia de noticias árabe con sede en Madrid. Trabajadores de Córdoba TV también realizan labores de traducción para la embajada en España de Arabia Saudí, que conoce muy de cerca los planes de Al Fawzan. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de José María Olmo - http://www.elconfidencial.com