viernes, 23 de junio de 2017

(España) La Audiencia Nacional cifra en 100 millones de euros el fraude de 'la rueda' en la SGAE

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que instruye el caso de las estafas de 'la rueda' (conocidas como 'música de las brujas') ejecutadas por miembros de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y de las televisiones, ha establecido en cien millones de euros el fraude que habrían cometido los 18 detenidos el pasado 20 de junio por la Policía Nacional. Así lo ha explicado el magistrado en los autos que dictó ayer contra tres socios de la SGAE arrestados durante la operación ejecutada por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) bajo la dirección del Juzgado número 2, que impuso una fianza de 100.000 euros a cada uno para eludir la prisión.

En los mencionados autos, Moreno detalla que la trama denominada 'la rueda' se basaba en el registro de temas musicales originales ligeramente modificados como si fueran obras novedosas. En la mayor parte de los casos, asegura, apenas sufrían cambios sustanciales. Los empleados de las televisiones los emitían en horario nocturno y en ocasiones incluso en formato inaudible para que quedasen registrados como temas nuevos y poder cobrar los derechos de autor de la SGAE. Las nuevas canciones se registraban a nombre de personas del entorno de los miembros de la SGAE y de las televisiones implicados en la trama.

El juez entiende que la organización abonó comisiones a los empleados de las productoras de televisión que tenían dudosos conocimientos musicales, pero que servían al fin de la trama al difundir los temas en horario nocturno y lograr así que fueran registrados como novedosos. Según el magistrado, "esta cesión de derechos es la verdadera motivación de las cadenas de TV para emitir los repertorios musicales de los investigados, ya que en virtud de la misma, se convierten en titulares de derechos y por ende receptores de una cantidad económica por parte de la SGAE como consecuencia de sus propias emisiones, retorno”.

Moreno asegura haber encontrado "indicios de la connivencia de varios responsables de contratación de televisiones con Fernando Bermúdez y Manuel Carrasco -dos de los detenidos-, que más allá de la cesión de derechos mencionada parecen recibir pagos en metálico por beneficiar los intereses de los investigados, estando claramente a su servicio".

Además, asegura que el beneficio económico no era único que tenían los implicados, que según el juez también conseguían un "beneficio político". Según el magistrado, este último se basaba en que "la SGAE reparte el número de votos entre sus socios en atención a las cantidades percibidas por generación de derechos de autor" y esto permite "poder tener poder de decisión en la junta y perpetuar el sistema de reparto que permite perpetuar el fraude”.

Los agentes de la UDEV entraron el pasado 20 de junio en la sede de la SGAE, registraron cuatro de sus departamentos con el fin de recabar documentación para respaldar la operación y detuvieron a 18 personas. Además, al afectar a televisiones, efectuaron casi una veintena de requerimientos judiciales a las cadenas, con el fin de que estas aporten también documentación relativa a contratos y contabilidad que permita a los investigadores demostrar la existencia de la trama que únicamente buscaba generar derechos de autor paralelos con el fin de cobrar de la SGAE por la propiedad intelectual. En concreto, la Policía ha dirigido sus requerimientos a Atresmedia, Mediaset, TVE, Telemadrid, Canal Sur, Aragón Televisión, Radio Televisión de Asturias, 7TV Murcia, Castilla-La Mancha Media, Castilla y León TV, ETB, Canal Extremadura, IB3, Canarias TV y TV3.

FUENTE: Roberto R. Ballesteros - http://www.elconfidencial.com