lunes, 12 de junio de 2017

España tiene su 'paraíso fiscal': Canarias ofrece la menor tributación de la UE

“La mejor fiscalidad de la Unión Europea con un 4% de Impuesto de Sociedades”. Con este mensaje se promociona Canarias ante los inversores internacionales para vender su 'paraíso tributario'. No hay otra región en la UE que pueda ofrecer tantas ventajas a los inversores y que sean legales, ya que cumple dos condiciones que hacen que la Comisión Europea permita esta fiscalidad inigualable: es un territorio insular y ultraperiférico. Con estas dos palancas, Canarias se ofrece a las grandes empresas que puedan crear 'hub' sin apenas pagar impuestos y con una situación geográfica estratégica como punto de unión de tres continentes: África, Europa y América. Un 'caramelo' que algunas grandes empresas ya están 'saboreando' desde que se reformara en 2015.

A las ventajas fiscales de la región se une ahora la fuerza de los partidos canarios en Madrid. El reparto parlamentario ha querido que los diputados de Coalición Canaria y Nueva Canarias en el Congreso tengan en su mano la llave para que el Gobierno haya podido aprobar la ley más importante del año: los Presupuestos Generales del Estado.

Esta influencia en la política nacional ha otorgado a Canarias un peso que tradicionalmente no ha tenido. El mejor ejemplo es que después de 23 años sin actualizar el Régimen Económico y Fiscal (REF), este año lo ha conseguido sin mayores problemas. Los partidos canarios han logrado 'arrancar' concesiones importantes, como son extender la condición de territorio ultraperiférico a toda la Comunidad (lo que permite que se mantenga su baja tributación) y aumentar la financiación que recibe del Estado.

El último objetivo de Canarias es lograr que el Ministerio de Hacienda se involucre en el 'road show' que está realizando el Gobierno autonómico por el mundo para promocionar sus ventajas fiscales (el martes empezó su gira por EEUU). Los senadores del PP de Canarias presentarán esta semana al Ministerio una iniciativa para que publicite su baja tributación ante los inversores internacionales.

Las empresas que se asienten en el archipiélago se ahorrarán el 84% del Impuesto de Sociedades que les hubiese correspondido pagar en el resto de España y casi un 90% menos de lo que tendrían que abonar en Alemania, Francia o Italia. Un ahorro fiscal imbatible en Europa. Pero además, si estas empresas invierten con sus propios recursos (esto es, con sus beneficios), podrán reducir su base imponible hasta en un 90%. Esto significa que por un beneficio de 100 euros la empresa podría pagar a Hacienda únicamente 0,4 euros.

No se equivoca Canarias cuando promete la mejor fiscalidad de toda la Unión para las empresas, ya que al tipo 'superreducido' del Impuesto de Sociedades se unen otra serie de deducciones, desgravaciones y ayudas que hacen del archipiélago un verdadero paraíso para las empresas internacionales. Por ejemplo, las compañías que se instalen en el país con una filial (tienen que tener establecimiento permanente) están exentas del Impuesto sobre la Renta de No Residentes. Esto significa que no tienen que tributar por los dividendos que salgan de Canarias, pero tampoco por los beneficios derivados de la revalorización de los inmuebles.

Las empresas que quieran expandir su negocio a África podrán instalarse en las islas y así ahorrarse una buena parte de la factura impositiva

También se benefician de un tipo muy favorable en el IVA especial canario (el IGIC) del 7%, inferior incluso al tipo reducido español. Además, todos los bienes y servicios distribuidos entre empresas del ZEC están exentos de este impuesto y también las importaciones de productos a las islas. A esto hay que añadir que el transporte de mercancías con la península y dentro del archipiélago estará subvencionado al 100% cuando se aprueben los Presupuestos Generales del Estado. Esta fue una de las concesiones que Nueva Canarias 'arrancó' al Gobierno en la negociación para los PGE. En un mundo globalizado como el actual, donde la localización de la actividad es cada vez menos importante, la baja fiscalidad de Canarias compite directamente con otras regiones españolas o de otros países de Europa. Por ejemplo, las empresas que quieran expandir su negocio a África podrán instalarse en las islas y así ahorrarse una buena parte de la factura impositiva del resto de regiones europeas.
Un impulso al empleo

La Zona Especial Canaria se creó en el marco del Régimen Económico y Fiscal (REF) y se desarrolló en la Ley 19/94 de 6 de julio de 1994. El objetivo es atraer inversión para diversificar la economía de la región. Hasta 2015 los avances fueron limitados, por lo que se decidió reformar la ZEC para mejorar las ventajas fiscales de la región. “La reforma de 2015 fue muy importante, ya que ha colocado a Canarias en un nivel competitivo desde el punto de vista fiscal para la atracción de inversiones, lo que se une al resto de elementos interesantes para la inversión”, explica Beatriz Barrera, presidenta del Consorcio de la ZEC.

Las empresas que se beneficien de esta tributación 'paradisíaca' están obligadas a establecer una filial en las islas y, además, a crear empleo: cinco empleos en Gran Canaria y Tenerife y tres en el resto de islas. Precisamente la mano de obra es una de las ventajas de Canarias, según la propaganda del consorcio que gestiona la ZEC. La región cuenta con personal de alta cualificación para que las empresas no tengan problemas para completar sus plantillas y, además, con un coste laboral mucho más bajo que en el resto de la Unión Europea. La combinación de baja tributación y salarios bajos hace que el coste laboral unitario sea de 2.174 euros mensuales (datos de 2015), un 14,8% menos que la media de España y un 15,9% menos que en la UE, según promociona el Consorcio de la ZEC ante los inversores.

Canarias ofrece a los inversores “todas las ventajas de Europa a solo 90 kilómetros de África”. Además del capital humano, formado en centros públicos, también cuenta con una red de infraestructuras públicas comparable a la de cualquier país europeo. Este entorno fiscal incomparable ha atraído la atención de un buen número de empresas.

La ZEC limita sus ventajas tributarias a los sectores que no estén implantados en Canarias, con el objetivo de diversificar la economía. Por ejemplo, las empresas dedicadas a actividades financieras y de seguros, el turismo, la construcción o el comercio minorista no pueden beneficiarse de la baja fiscalidad del ZEC.

La baja fiscalidad del ZEC había atraído a finales de 2016 a 522 empresas a Canarias, las cuales han creado 4.879 puestos de trabajo

Uno de los casos de mayor éxito es el de Rolls Royce Marine, que aterrizó en Canarias después de la reforma de 2015 y solo un año después ya estaba ampliando su presencia en el archipiélago. La multinacional buscaba una región en el Atlántico Medio para situar un centro de reparación naval como pudo ser Cádiz o Ferrol. Pero qué mejor región que Canarias que está a la altura del resto de grandes puertos de la región en infraestructuras y en tráfico, pero que además ofrece la mejor fiscalidad de Europa.

Su doble característica de región insular y ultraperiférica han complicado siempre el desarrollo económico de Canarias, por lo que tradicionalmente ha contado con un régimen fiscal favorable. Sin embargo, no fue hasta la reforma de 2015 cuando las islas se convirtieron en un verdadero centro de atracción de inversión multinacional gracias a las ventajas fiscales que se concedieron.

Su promoción internacional coincide con un momento delicado para la financiación autonómica, ya que está en plena reforma. Algunas regiones criticaron a otras por bajar sus tipos impositivos para hacer 'dumping' fiscal, lo que generó una fuerte discusión en la Conferencia de Presidentes celebrada en enero. Canarias no tendrá que defender su régimen fiscal favorable, ya que el Gobierno ha garantizado que no lo tocará. Además, algunas de las mejoras de financiación que consiguió en la negociación para los PGE se han articulado al margen de la reforma autonómica para asegurar su permanencia.
Un paraíso para 'startups'

La baja fiscalidad del ZEC había atraído a finales de 2016 a 522 empresas a Canarias, las cuales han creado 4.879 puestos de trabajo en las islas, esto es, una media de más de nueve empleos por compañía. El objetivo del Consorcio es promocionar al archipiélago como un “centro de negocios” con acceso privilegiado a Europa y proximidad a África. Un 'hub' del que se pueden beneficiar las grandes empresas pagando los impuestos más bajos de toda la UE.

Uno de los sectores que quiere atraer Canarias es el de las 'startups', para convertir a la región en la “California de Europa”. En un mundo globalizado como el actual, las compañías que tengan su negocio en Internet pueden situar su actividad en cualquier lugar. En este contexto, la fiscalidad adquiere todavía más importancia y se convierte en un factor diferencial.

No hay ningún territorio de un país desarrollado que pueda competir con Canarias en baja fiscalidad, pero además, la región ofrece otras ventajas importantes a las 'startups'. En concreto, la ZEC permite a las empresas deducirse hasta el 75,6% de su inversión en I+D+i. Y si la inversión se localiza en Tenerife, los beneficios aumentan. La isla se ha volcado con este sector y gestiona todas las ayudas públicas existentes en Europa para que las 'startups' puedan recibir financiación de hasta el 60% del proyecto y ofrece préstamos participativos con la empresa pública Sodecan. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Javier G. Jorrín - http://www.elconfidencial.com