viernes, 30 de junio de 2017

(Panamá) Aseguran que caso de los pinchazos está viciado

El caso de los supuestos pinchazos telefónicos, por el que se le sigue un proceso en Panamá al expresidente Ricardo Martinelli, podría ser declarado nulo tras la intervención de la Cancillería panameña en el expediente del mismo, aseguró el equipo legal del exmandatario. Carlos Carrillo, jurista que defiende a Martinelli, dijo que la presunta prueba del exfuncionario del Consejo de Seguridad Ismael Pittí, que fue incorporada al dossier en Estados Unidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores sin conocimiento de la Corte Suprema de Justicia, supone un revés jurídico que podría favorecer a su cliente.

Su argumento se basa en que la Cancillería pasó por encima de la autoridad competente, en este caso, el supremo panameño, para la incorporación de una declaración jurada a destiempo.

"El papel o el rol del Ministerio de Relaciones Exteriores ha excedido y usurpado competencias, incorporando pruebas como si fueran judiciales", contó el abogado.

Pero además de la posible falta jurídica e intromisión de Cancillería en ese proceso, se cuestiona la utilización de un funcionario de Gobierno para que declare en contra del exmandatario.

Ismael Pittí, asegura el abogado Alejandro Pérez, era un cabo de la Policía Nacional que de la noche a la mañana fue designado como agregado policial en la Junta Interamericana de la Defensa, en Washington.

El cargo que se le ofreció a Pittí solo lo pueden aceptar comisionados o subcomisionados, pero aún así, fue nombrado.

Cabe señalar que Martinelli fue declarado en rebeldía el 11 de diciembre de 2016 por la Corte Suprema de Justicia por no asistir a la audiencia solicitada por el Órgano Judicial.

No obstante, la supuesta prueba de Pittí, a la que se refiere Carrillo, fue incorporada el pasado 24 de enero de 2017, es decir, más de un mes de haberse tramitado el expediente hacia Estados Unidos.

Además del falso testimonio de Pittí, los abogados de Martinelli dijeron que existe la posibilidad de una demanda contra otros servidores públicos involucrados en la polémica declaración jurada (affidavit).

En este sentido, el penalista manifestó que se estudia la posibilidad de preparar una querella contra funcionarios de Cancillería y de la Embajada de Panamá en Estados Unidos.

Otro aspecto abordado por el experto en leyes es la actitud de la canciller panameña Isabel de Saint Malo, al permitir que un subalterno suyo introdujera una prueba para tratar de buscar una finalidad por encima del derecho.

"Nosotros como defensa no podemos aceptar que un subalterno directo del Órgano Ejecutivo haya usado su representación ante la República de Panamá para cometer un acto como el que se está detallando", dijo Carrillo.

Consultado sobre el tema, el exprocurador Rogelio Cruz comentó que se le debe pedir explicaciones a De Saint Malo en su debido momento y estamos ante un acto inadmisible en el tema legal.

"Lo que sí puedo decir es que es bastante irregular e inaceptable dentro del proceso panameño... me imagino que, eventualmente, se le exigirá responsabilidad en este hecho", afirmó Cruz.

Martinelli no está detenido por el caso de las escuchas telefónicas

Sobre la custodia del expresidente Ricardo Martinelli Berrocal, su defensa aclaró que el exmandatario no está preso o detenido en EE.UU. porque se le haya acusado o formulado cargos en Panamá, por el caso de supuestos pinchazos telefónicos, sino por una orden que la justicia norteamericana recibió, atendiendo un llamado de la Corte Suprema de Justicia. Al respecto, Carlos Carrillo aseguró que en EE.UU. no existe orden de aprehensión contra Martinelli por alguna acusación o imputación en proceso de presuntas escuchas telefónicas.

“Ricardo Martinelli no está siendo acusado ni ha sido detenido ni se ha ordenado su aprehensión por algo que tenga que ver con acusación penal. La orden de detención de la Corte Suprema de Justicia fue con base en la rebeldía.

Los defensores del expresidente se mantienen en Miami en espera de una decisión de la Corte Federal de Miami sobre una solicitud de fianza a favor del empresario panameño que fue detenido el 12 de junio de este año en Miami.

FUENTE: http://panamaamerica.com.pa