lunes, 12 de junio de 2017

(Panamá) Cuestionan gestión en manejo de Balboa Bank

Los cuentahabientes del Balboa Bank cuestionan la labor del reorganizador de la entidad financiera, Ariel Sanmartín. Según los depositantes del banco, se busca favorecer la propuesta de compra de otro banco y no la que ellos presentaron.

Un grupo de ahorristas habló con La Estrella de Panamá con el compromiso de guardar su identidad sobre las vicisitudes que han pasado desde que uno de sus accionistas, Nidal Waked, fue incluido en la ‘Lista Clinton' sobre blanqueo de capitales, por parte del Departamento de Tesoro de EE.UU. el 5 de mayo de 2016.

De los 4,800 cuentahabientes del banco, la mitad son nacionales y el resto extranjeros que no viven en el país, pero que confiaron en su sistema bancario, señalaron los ahorristas. Por ello, alegan, no solo están en juego los ahorros, sino el prestigio del sistema bancario porque hay personas hablando de este tema en otros países, incluso en Europa.

El banco estuvo intervenido por dos meses por la Superintendencia de Bancos de Panamá y luego se designó a Sanmartín como reorganizador. Han pasado once meses y aún no se ha concretado qué ocurrirá con la empresa, se quejan los ahorristas.

El pasado mes de marzo, hubo una reunión entre el reorganizador y los ahorristas en la que se presentó la propuesta de la compra de un banco, pero los cuentahabientes deberían perder el 30% de sus ahorros; de lo contrario, el banco se declaraba en quiebra y perdían el 50% de los ahorros.

La propuesta no fue bien recibida y decidieron presentar una contrapropuesta que consiste en que los cuentahabientes inviertan una parte de sus ahorros, además de la participación de nuevos inversionistas dispuestos a aportar ‘fuertemente' para salvar el banco.

‘El reorganizador ha puesto muchas trabas a nuestra propuesta. A pesar de que se presentó formalmente por escrito y con el compromiso de los nuevos inversionistas, hasta la fecha no la aceptan, le dan prioridad a la propuesta de compra de un banco local', contaron.

Pero eso no es todo. En once meses que tiene Sanmartín como reorganizador, alegan los cuentahabientes, se han usado $12 millones en gastos administrativos, incluyendo el salario de Sanmartín, de $20,000 mensuales. ‘No sabemos en qué se ha gastado los doce millones', apuntan.

Adicional, dicen, el reorganizador ha sido negligente en la administración del banco porque no se están cobrando los préstamos. Los ahorristas consideran que el Gobierno ha sido ‘negligente' en resolver este caso y no le ha prestado la debida atención, como sí ha hecho con Felix B. Maduro y el Soho Mall.

El banco tiene depósitos por $500 millones, superior a lo que costaban Felix B.Maduro y Soho Mall; sin embargo, el Gobierno no ha sido tan beligerante como con esas dos empresas. Muchos empleos se han perdido porque hay empresas que tenían la planilla depositada en Balboa Bank y no han podido hacer uso del dinero. ‘No solo estamos hablando de los empleados del banco, sino también de terceras empresas que nada tienen que ver con el tema de un accionista que, además, es minorista', se quejan los cuentahabientes.

A esto se suma que hay personas que están perdiendo sus hipotecas y jubilados que depositaron ahorros de toda su vida en el banco. Los cuentahabientes alegan que si la Superintendencia de Bancos no busca una solución, demandarán al Estado por daños y perjuicios.

FUENTE: José Arcia - http://laestrella.com.pa