lunes, 5 de junio de 2017

(Reino Unido) Identifican a la primera víctima del atentado en Londres: Murió en los brazos de su prometido

La ciudadana canadiense Christine Archibald es una de las siete personas que murieron en el ataque terrorista en Londres, la noche del sábado, según confirmó este domingo la familia de la víctima.

En el momento del atentado, Christine moría en brazos de Tyler Ferguson, su prometido. Con 30 años, se había trasladado a Londres desde Calgary (Canadá), donde ejercía de voluntaria en Alpha House, un refugio para personas sin hogar, para pasar el fin de semana con su futuro marido.

La familia de la joven emitió un comunicado a través del Gobierno canadiense en el que lamentó la muerte de la joven, natural de la ciudad de Castlegar, en Canadá.

La hermana de Tyler, Cassie Ferguson, ha explicado al medio canadiense CBC News que su hermano estuvo con Archibald durante el brutal ataque y que “la vio morir en sus brazos”, por lo que está “roto en un millón de pedazos”.

La pareja se comprometió hace unos meses, mientras vivían juntos en Deen Haag (Países Bajos). Ferguson debía permanecer allí durante ocho meses por asuntos de trabajo. Tras finalizar su contrato, querían regresar a Castlegar para así estar cerca de la familia de la joven.

Estaban locamente enamorados y tenían planes de futuro. Christine nunca había viajado a la capital británica, por lo que quisieron “hacer un tour por la noche”, ha señalado Mark Ferguson, hermano de Tyler. Disfrutaban de una agradable velada caminando por sus calles, ya que Tyler es “muy viajero y conoce los lugares de interés de Londres“, cuenta Mark. De ahí que visitaran el London Bridge.

Ferguson, según su hermano, aún permanece en Londres. “No puede dormir, comer ni pensar, no puede hacer nada”. Acaban de arrebatarle al amor de su vida.

En el comunicado que ha sido publicado, su familia le ha dedicado estas palabras: “Lloramos la pérdida de nuestra preciosa hija y hermana. Tenía espacio en su corazón para todos y creía firmemente que cada persona tiene que ser valorada y respetada. Así lo demostró trabajando en un refugio para personas sin techo hasta que se trasladó a Europa para estar con su prometido”, declaró la familia.

“Por favor, honren a Christine haciendo de su comunidad un lugar mejor. Sean voluntarios o donen a un refugio para personas sin techo. Expliquen que Chrissy les envió”, terminó señalando la familia.

Los compañeros con los que compartía su labor solidaria en el refugio también están “devastados” por su muerte. “Le recordaremos como una trabajadora social con talento y como un ser humano excepcional. Chrissy está en nuestros corazones y siempre permanecerá allí”, expresaron sobre la muerte de la víctima en el atentado de Londres.
FUENTE: El Mundo - http://noticiaaldia.com