martes, 18 de julio de 2017

(España) Detenidos Villar y su hijo por llevarse comisiones de partidos de la Selección

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han detenido en la mañana de este martes al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, y a su hijo Gorka Villar en el marco de una operación anticorrupción ordenada por la Audiencia Nacional, según han informado fuentes oficiales. El juez Santiago Pedraz ha sido el encargado de supervisar esta operación, que ha comenzado desde primera hora bajo la dirección de la Fiscalía Anticorrupción.

La investigación se centra en el desvío de fondos económicos de la Federación hacia el presidente y su hijo. En concreto, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas al caso, ambos habrían cobrado comisiones ilegales por la celebración de partidos amistosos de la selección española de fútbol. Tras pactar los encuentros con los máximos mandatarios de otras selecciones internacionales, las federaciones de esos países abonaban falsos servicios de asesoramiento al directivo de la RFEF y a su hijo a través de empresas de este último.

Entre los partidos investigados se encuentra el amistoso que jugaron España y Corea del Sur el 1 de junio de 2016 en el estadio Red Bull Arena de Salzburgo (Austria), preparatorio para la Eurocopa de Francia de 2016. Pero la lista de encuentros bajo sospecha es mucho más larga. Fuentes cercanas al caso apuntan también al choque que disputaron Argentina y España el 7 de septiembre de 2010 en Buenos Aires, sólo unas semanas después de que la Selección se proclamara campeona del Mundo en Sudáfrica. España cayó goleada 4-1.

Según consta en el Registro Mercantil, Gorka Villar Bollaín es propietario de tres mercantiles de servicios jurídicos y asesoramiento. Se trata de Cervantilandia SL, Acomodalia SL y Sport Advisers SL. Las sospechas se centran en esta última sociedad, que en 2012 facturó 918.617 euros y, en 2013, 795.792. Además de esa actividad privada, Villar también utilizó su influencia para conseguir que su hijo fuera nombrado director general de la Conmebol, la Confederación Sudamericana de Fútbol. Ocupó el cargo entre 2014 y 2016, un periodo que coincide con la eclosión de multitud de casos de corrupción en ese organismo. Además, la Fiscalía de Uruguay le acusa de extorsionar a clubes de ese país que denunciaron la venta a la baja de los derechos televisivos de los torneos suramericanos internacionales.

Junto a Villar y su hijo, presuntos cerebros de la trama, también ha sido detenido el vicepresidente económico de la RFEF, Juan Padrón, que simultaneaba ese cargo con el de presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol, y el secretario general de esta misma federación, Ramón Hernández Baussou. Se les acusa de colaborar con el clan Villar en el desvío de fondos de la Federación Española y de la propia Federación Tinerfeña a empresas privadas en su propio beneficio.

También está imputado el presidente de la Federación Valenciana de Fútbol, Vicente Muñoz, en el cargo desde 1986. Se están produciendo registros en esa federación y en la vivienda del dirigente. Muñoz fue uno de los cargos territoriales que apoyó a Villar cuando éste solicitó a la FIFA en febrero de 2016 que le amparara ante las supuestas injerencias que estaba sufriendo la RFEF por parte del Consejo Superior de Deportes (CSD). Año y medio después, las denuncias de corrupción y opacidad en la gestión de la Federación que formuló el CSD han acabado cristalizando en esta operación contra la corrupción.

Villar lleva 29 años como presidente de la RFEF y, tras ser renovado en el pasado mes de mayo, anunció que este mandato sería su último en el cargo. Antes de que haya llegado a su fin, la UCO le ha detenido por las pesquisas que tenía sobre algunas de sus operaciones como presidente.

FUENTE: José María Olmo - Roberto Ruiz Ballesteros - http://www.elconfidencial.com/e