lunes, 24 de julio de 2017

(España) Doña Letizia, en modo superahorro tras su gran despliegue británico

Nueva semana y nuevo acto para la Reina. Este lunes, doña Letizia se ha desplazado hasta Málaga para presidir la inauguración de la reunión anual de directores de centros del Instituto Cervantes. Tras su viaje a Reino Unido donde estrenó numerosos estilismos, doña Letizia está en modo superahorro y en sus últimas apariciones se ha dedicado a repetir prendas y complementos que ya guardaba en su vestidor. Desde que regresó de tierras británicas tan solo ha estrenado unos salones camel, una falda blanca y ahora unas sandalias rojas.

La esposa de Felipe VI ha recuperado el vestido drapeado en rojo pasión de Nina Ricci de 2.400 euros que lució por primera vez en junio del año pasado en su encuentro con Michelle Obama. Como complementos, ha elegido la cartera de mano en animal print rojo de Carolina Herrera y los pendientes de Tous realizados en oro amarillo que forman una fila de conchas. Lo único nuevo del look han sido las sandalias, también en rojo y de Magrit.

Sus looks pasados

La pasada semana, doña Letizia presidió tres actos y en todos ellos repitió look. El lunes hizo entrega de la IV edición de los Premios Nacionales de la Moda en el Museo del Traje de Madrid y para la ocasión repitió uno de nuestros estilismos favoritos. La esposa de Felipe VI recuperó de su armario el vestido blanco brocado de CH Carolina Herrera que estrenó el año pasado y lo combinó con sus salones en animal print de Magrit y la cartera de mano a juego de Lidia Faro. Como joyas, llevó los pendientes de cadenas y pequeñas bolitas de Tous. Aunque se trata de una buena elección, no dejamos de pensar que pudo haber homenajeado a alguno de los diseñadores premiados, como Dolores Cortés o Purificación García. Hubiera sido un bonito detalle...

El miércoles los Reyes volvieron a viajar a Cantabria para visitar el monasterio de Santo Toribio de Liébana, con motivo del Año Jubilar Lebaniego, un acto que tenían programado para principios de mes pero que no pudieron cumplir. La Reina se decantó por un estilismo formal y cómodo formado por un top blanco con líneas negras de Hugo Boss que lució por primera vez en septiembre de 2016 y sus pantalones capri de Massimo Dutti. Completó su look con una cartera de mano color crema de Hugo Boss, los pendientes de oro y diamantes de Gold & Roses y unos nuevos salones 'kitten heels' en color camel con el tacón dorado que pertenecen a la colección 2013/2014 de Uterqüe, así que llevan ya varios años 'escondidos' en su vestidor.

Su semana laboral terminó el viernes con la inauguración de los cursos de verano de la Escuela Internacional de Música de la Fundación Princesa de Asturias en Oviedo. Para su regreso a su tierra, doña Letizia rebuscó en el baúl de los recuerdos y recuperó una camisa color verde esmeralda que estrenó en 2011 y que no le veíamos desde 2013. Combinó la prenda con una nueva falda blanca de silueta lápiz cuya marca se desconoce. Completó su look con sus salones nude de Prada, cartera de mano verde de Hugo Boss y los pendientes de cuarzo rosa y jade de la firma neoyorquina Bounkit.






FUENTE: Con información de N.Tiburcio - http://blogs.vanitatis.elconfidencial.com