miércoles, 19 de julio de 2017

(España) El triángulo entre Blesa, Prasa y la finca de caza en la que ha aparecido muerto

La finca Puerto del Toro, donde apareció muerto con un tiro en el pecho el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, es un coto de caza mayor privilegiado en pleno corazón de Sierra Morena. Sus 2.000 hectáreas fueron adquiridas, según ha podido confirmar El Confidencial, a finales de 2005 por la inmobiliaria cordobesa Prasa, controlada por el empresario José Romero. A pesar de las dificultades financieras que atravesó la compañía durante la crisis, no perdió su titularidad, aunque pasó a formar parte de la sociedad Rozuelas del Valle SL, cuyos administradores son Rafael Alcaide y Fermín Gallardo, que a su vez pertenece al Grupo Rosmarino, controlado por la familia de Romero a través de varias sociedades.

La finca se encuentra en el término municipal de Villanueva del Rey, una pequeña localidad cordobesa de apenas 1.000 habitantes, a hora y media de Córdoba capital. A la salida del pueblo, pasando una cooperativa olivarera y cogiendo el desvío de Las Erillas, se llega a esta finca, de difícil acceso, donde Blesa acudía con frecuencia en los últimos tiempos, aunque pueda remontarse a la época en que Prasa fue su propietaria, dada la estrecha relación comercial entre la inmobiliaria y Caja Madrid, uno de sus principales acreedores.

El grupo empresarial Prasa, fundamentalmente centrado en el sector de la construcción, se hizo con la finca a finales de 2005, en la época de acceso ilimitado al crédito. De hecho, Caja Madrid financió, entre otras, su aventura inversora en la francesa Gecina (3%) y en Realia (5%). Tras el estallido de la crisis, Prasa llegó a tener un pasivo de 2.000 millones y fue entonces cuando la entidad presidida por Blesa refinanció a José Romero la exposición que tenía con ellos (300 millones), a pesar de lo cual la cordobesa engrosó en las listas de grandes morosos de Hacienda y muchos de sus bienes fueron embargados y vendidos al mejor postor.

En este momento es cuando la finca donde ha aparecido muerto Blesa pasa a manos de la sociedad Rozuelas del Valle SL, con Rafael Alcaide y Fermín Gallardo como administradores. Fermín Gallardo es conocido como uno de los grandes gestores de cotos de caza en España. Es oriundo de Almodóvar del Río y está al frente de las grandes fincas cordobesas junto con el ingeniero Rafael Alcaide. Ambos dirigen el aprovechamiento cinegético de Puerto del Toro, Carboneras y Posteruelos, todas fincas ubicadas en la provincia de Córdoba y vinculadas a Prasa.

Rafael Alcaide, amigo de Blesa, se encontraba, junto al guarda y otro trabajador de la finca, en el lugar en el momento en que murió Blesa, cuyo fallecimiento fue certificado por los servicios sanitarios a las 8:40 de la mañana, según confirman fuentes del servicio de emergencias. Fue a las 7:50 cuando se recibió una primera llamada desde la finca alertando del suceso.

Varios testigos presentes a las puertas de la finca aseguran que un agente forestal, dependiente de la Junta de Andalucía, que se ha personado esta mañana en el lugar ha pedido el acceso al recinto para descartar que el disparo no tuviera nada que ver con una cuestión cinegética y la propia Guardia Civil le ha negado el paso asegurando que todo indica, a falta de la autopsia, que se trata de un suicidio y que la jornada de caza en sí aún no había comenzado.

Desde la Policía Local de Villanueva del Rey confirman que no tuvieron constancia del suceso hasta que, alrededor de las nueve de la mañana, vieron pasar una ambulancia UVI móvil, a la que pocos minutos después seguirían la Guardia Civil y un coche fúnebre en el que, horas después, saldría el cuerpo de Blesa camino del Instituto Anatómico Forense de Córdoba, donde está previsto que se realice la autopsia. La finca permanece cerrada y las cámaras de televisión se agolpan a la puerta, de donde se han visto salir varios coches a lo largo de la mañana.

"Buen amigo" de los propietarios

Fuentes del consistorio de Villanueva del Rey indican que era conocida la presencia de Blesa de manera frecuente en esa finca y aseguran que era “buen amigo” de sus propietarios. La finca, una de las más grandes de Sierra Morena, perteneció con anterioridad a la compra de Prasa a unos propietarios alemanes que siguen teniendo otras parcelas importantes en la zona.

En la finca trabaja gente del pueblo, que se dedica principalmente a la ganadería y la agricultura como medio de vida. Las fincas de caza crean muchos salarios fijos y otros muchos eventuales (tractoristas, albañiles, taladores) en una zona de campo de difícil acceso. También se dan peonadas para la recogida de piñas, níscalos o corcho. En la economía de los pueblos de la zona, tanto en Villanueva del Rey como en Villaviciosa u Hornachuelas, tiene un peso importante la caza.

Para hacerse una idea del precio de la finca donde apareció muerto el expresidente de Caja Madrid, los vecinos recuerdan que hace pocos días se publicó en prensa la venta de otra propiedad similar en la zona, en concreto en el término municipal de Alcaracejos, que también fue propiedad de Prasa en su momento y que sale a la venta, a través de la consultora Lançois Doval, por un precio de 17 millones de euros. Se trata del coto Carboneras del Valle, que dispone además de seis cortijos y un edificio principal con 18 habitaciones.

FUENTE: Isabel Morillo - http://www.elconfidencial.com