miércoles, 19 de julio de 2017

(España) Hallan muerto a Miguel Blesa con un tiro en el pecho en una finca de Córdoba

"¿Tienes el teléfono de mi mujer?, por si me pasa algo". Esta era la pregunta que Miguel Blesa le hacía esta mañana a su amigo Rafael Alcaide en la finca donde se encontraban ambos. Él se lo negó y Blesa se lo facilitó. "Después se levantó y dijo que iba a mover el coche, que estaba al sol". Momentos después, se escuchó un disparo y "el personal de la finca lo hallaba sin vida", con un un tiro en el pecho que había salido de su propio rifle, explican a El Confidencial fuentes cercanas de la familia.

Este martes por la noche Blesa llamó a Alcaide para indicarle que había salido de Madrid, que le quedaban ochenta kilómetros para llegar a Córdoba y que necesitaba la finca. Alcaide, que se encontraba realizando diferentes gestiones relacionadas con la caza le comunicó que no había ningún problema y que podía quedarse allí todo el tiempo que quisiera. En la finca sólo se encontraban los dos con el servicio: personas de la limpieza, cocineros y los guardas.

A la espera de la confirmación en la autopsia, que se realizará este jueves por la mañana en el Instituto Anatómico Forense de Córdoba, en el cementerio de nuestra señora de la Fuensanta, la principal hipótesis que se baraja es que se habría suicidado.

El expresidente de Caja Madrid, que el próximo 8 de agosto habría cumplido 70 años, fue condenado el pasado mes de febrero a seis años de cárcel por el caso de las tarjetas 'black' tras hacer un gasto de 437.000 euros. El exbanquero estaba en libertad a la espera de que el Tribunal Supremo ratificara en sentencia firme la condena.

Según ha podido saber este periódico, a las 7:50 la Guardia Civil ha recibido un aviso de un trabajador del complejo sobre la existencia de un cadáver en una finca a las afueras de Villanueva del Rey. Hasta ahí se han desplazado, junto a los agentes y los servicios sanitarios —que solo han podido certificar el fallecimiento a las 8:40 por una "perforación en el tórax de una bala de rifle"—, el forense, junto al juez y los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, para iniciar 'in situ' una investigación para determinar qué ocurrió.

A medio día, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Peñarroya-Pueblo Nuevo ha dado orden para el levantamiento del cadáver, que estaba en el interior de un vehículo, y su traslado al Instituto Anatómico Forense de Córdoba para practicarle la autopsia, que se dará a conocer en las próximas horas, y establecer oficialmente la causa de la muerte, aunque los primeros indicios apuntan a la hipótesis del suicidio.

La finca en la que se ha hallado su cuerpo es Puerto del Toro, de 1.600 hectáreas, propiedad de Sociedad Rozuelos del Valle, controlada a su vez por el Grupo Rosmarino, propiedad del Grupo Prasa, que pertenece a la familia de José Romero González, a quien le unía una antigua relación con el expresidente de Caja Madrid, finca a la que llegó esta madrugada solo conduciendo su coche. Descansó unas horas y, a las siete de la mañana, se levantó con la idea de salir a cazar.

Según ha sabido El Confidencial, estaba desayunando con tres personas, entre las que se encontraba el propio gestor de la finca y amigo del exbanquero, Rafael Alcaide. En un momento dado se levantó, comentando a su amigo que iba a mover su coche, y fue ahí, en las cocheras, donde el trabajador del coto lo halló. Blesa estaba en posesión de las licencias de caza D y E y era propietario de 15 armas.

La familia de Blesa ha reservado la sala Séneca del tanatorio de Las Quemadas, en Córdoba capital. Allí se encuentran ya algunos familiares y allegados, según confirman trabajadores del recinto, que han ido llegando horas después de que el féretro fuera trasladado a Córdoba capital desde la finca Puerto del Toro.
Según ha podido confirmar El Confidencial, la autopsia del expresidente de Caja Madrid está programada para este jueves por la mañana en el Instituto de Medicina Legal, que depende de la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía.
Hasta entonces no habrá nada determinante sobre cómo se produjo su muerte aunque, en contra de la versión de la familia, fuentes de la Guardia Civil insisten en que analizando la posición del cuerpo respecto al arma y atendiendo a otros signos en el cadáver, "caben pocas dudas de que se trata de un suicidio".
Desanimado, pero no deprimido
Fuentes de su entorno han explicado que Blesa no se encontraba ni desanimado ni deprimido, aunque sí preocupado por la batalla judicial que afrontaba desde hace años. De hecho, esas mismas fuentes explican que su muerte no se ha producido, de hecho, en el peor momento para el exbanquero, que albergaba "serias esperanzas de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas 'black', tras recurrir la pena de prisión de seis años que le impuso la Audiencia Nacional". Y añaden que "en los momentos más duros jamás se le vio abatido, y curiosamente este no era el peor momento por el que estaba pasando, de hecho, era el más tranquilo", aseguran desde su entorno cercano.

Varias causas judiciales

Blesa no solo estaba implicado en las tarjetas 'black', sino que también estaba demandado por la comercialización indiscriminada de participaciones preferentes o los papeles de Panamá. Tal y como publicó este medio en abril de 2016, el que fuera presidente de Caja Madrid durante 14 años —entre 1996 y 2009— tuvo un poder en una sociedad creada con Mossack Fonseca que se utilizó para constituir una empresa y realizar importantes inversiones en España. La compañía, Danforth Investment, se creó en 1989 en Islas Vírgenes Británicas, territorio que, por el secretismo que garantiza a sus sociedades, España sigue considerando a día de hoy como un paraíso fiscal.

El banquero, que nació en Linares en 1947, volvió a primera línea de la opinión pública tras el rescate millonario de Bankia, el grupo financiero surgido tras la fusión de siete cajas de ahorros, en 2012. Tras el abandono de Caja Madrid, dedicó los tres años posteriores a vivir una "jubilación de lujo" —como consecuencia del blindaje que tenía para poder trabajar en cualquier otra institución— antes de ser acusado por los pagos opacos de Caja Madrid y Bankia.

De hecho, su abogado, Carlos Aguilar, que se encontraba en la Audiencia Nacional asistiendo al juicio de Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), se ha enterado en la sala y ha salido con el rostro claramente afectado durante un receso.

FUENTE: Roberto R. Ballesteros - José María Olmo - Isabel Morillo - Carmen Alba - http://www.elconfidencial.com