viernes, 14 de julio de 2017

(Panamá) Amenazas de colegios son 'chantaje', aseguran los docentes

El Ministerio de Educación (Meduca) no ha podido idear un plan frente al posible incremento de estudiantes que ingresarían al sistema educativo público procedentes de los colegios particulares. Así lo reconocen sus encargados, quienes deben lidiar con la amenaza de que miles de padres de familia opten por cambiar a sus hijos de los colegios particulares hacia los oficiales, en busca de economizar.

Esta nueva realidad es producto del aumento en las matrículas, generado por una equiparación de 300 dólares al salario de los educadores y que será efectivo esta quincena para los docentes del sector oficial.

En este sentido, representantes de los colegios particulares, como la Unión Nacional de Centros Particulares (Uncep), han reiterado que para eliminar la crisis que afrontan, producto del aumento a los docentes del sector oficial, deben analizarse propuestas, tales como una exoneración de impuestos.

Mientras el Ministerio de Educación (Meduca) dio a conocer que a partir de hoy viernes se hará extensivo el segundo pago del aumento de 300 dólares para los docentes, directores y supervisores regionales.

Lo anterior involucra que más de 43 mil docentes reciban el segundo de tres aumentos acordados en el Gobierno pasado y que totalizan 900 dólares. El último aumento se tiene programado para el 2019.

Ante esto, trabajadores de centros de educación particular han recomendado que tras el aumento acordado en el 2014, se mitigue el problema y se discuta a través de una reunión al más alto nivel con el Gobierno y dueños de colegios particulares.
Propuestas

La ministra de Educación, Marcela Paredes de Vásquez, apelaría a otras alternativas como el nuevo viceministerio de Infraestructura Educativa para tratar de recibir a unos 40 mil estudiantes.

Ello, pese a encontrarse en un proceso de reingeniería con la demolición de la escuela República de Venezuela y del Instituto Comercial Bolívar, por la seguridad de los estudiantes y el cuerpo docente.

Sectores de la educación denunciaron que existe un contraste entre lo actuado por el Meduca y la ausencia en la planificación para recibir a más estudiantes.

También ante el antecedente de promesas que no se han cumplido, como las escuelas rancho y multigrados que siguen funcionando en el país.

El Meduca ha echado mano del Fondo de Calidad y Equidad de la Educación para solventar las reparaciones menores, pero la burocracia y fallas administrativas de parte de directores y supervisores que aprueban los proyectos, imposibilita la atención de los centros, denunciaron los gremios de docentes, que se encuentran divididos por el ingreso de más estudiantes.

En 2017, 25 colegios aumentaron las matrículas de $380 a $500.

No obstante, existen voces contrarias al argumento de los representantes de colegios particulares, como el dirigente magisterial Diógenes Sánchez, quien señaló que se trata de un chantaje del 85% de los colegios particulares que no pagan los aumentos, conforme a las alzas que se realizan en el sector público.

Afirmó que se busca trasladar la culpa sobre el aumento en el sector oficial y de que podría crear una crisis, con el ánimo de pedir subsidios al Estado.

Añadió que si hay un sector que habla de la libre empresa y libre oferta y demanda es el de la educación particular, y se convierten en una contradicción sus argumentos.

Incluso el dirigente aseguró que muchos colegios no justifican sus costos para no pagar los salarios respectivos, a pesar de la carga horaria que es mayor a la de cualquier centro oficial.

Aunque los propios dirigentes de colegios oficiales reconocen que algunos de los principales problemas que se agravarían con el ingreso de nuevos estudiantes serían la falta de aulas y estructuras óptimas para albergar a más estudiantes.

Sin conocerse, la cifra de aulas en condiciones óptimas del Meduca

Las cifras exactas de la cantidad de escuelas que operan en el país no ha sido actualizada desde el año 2010, creando un desconocimiento sobre los espacios físicos con los que se cuenta en el sector público, denunciaron los críticos del sistema oficial.

Ello, por la importancia que representa la infraestructura educativa en el aprendizaje y rendimiento de los estudiantes, que en el sector particular ayuda a 128 mil 991 estudiantes, aunque esto representa el pago de matrículas con costos superiores.

Con ello incide la motivación para dar clases de los niños y niñas, así como los servicios básicos, recomendaron grupos de ONG.

Por otro lado, estaría el mobiliario con el que cuentan las escuelas públicas, que no ha sido una de las prioridades en algunos colegios.

Todos estos factores, concluyen asociaciones como la Unesco, serían considerados como una solución, si se atienden problemas como la burocracia, y el funcionamiento de las instituciones encargadas de velar por este tema.

FUENTE: Jason Morales Valdés - http://panamaamerica.com.pa