viernes, 14 de julio de 2017

(Panamá) Casinos despiden a dos mil empleados

Los operadores de juegos de azar llevan tres años con números rojos y lo han calificado como la "crónica de una muerte anunciada" desde que el Gobierno creó el impuesto del 5.5% en el año 2015. Para subsistir, los dueños de casinos han tenido que reducir las mesas de juegos en un 50%, han despedido a más de 2,000 empleados de los 7,500 trabajadores que tenían y ahora están planteando la posibilidad de eliminar un turno y dejar solo dos.

Esta tendencia que no tiene un futuro prometedor para el sector puede terminar en el cierre de casinos, lo que sería un golpe mortal para esta industria y además dejaría a más de 5,000 personas sin un trabajo estable.

Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (Asaja), ha nombrado al impuesto de 5.5% para financiar $60 millones para los jubilados como "un invento panameño".

El impuesto no solo ha afectado a la industria de juegos de azar, sino que también ha impactado los ingresos del propio Gobierno, ya que entre el 2014 y 2016, la recaudación de la Junta de Control de Juegos (JCJ) se ha reducido un 17.7%, equivalente a $17 millones menos.

Alfaro cuestiona que ni en Estados Unidos, Costa Rica, Puerto Rico o Argentina se cobra este impuesto, lo que atrae más a los jugadores.

Sin embargo, cuando los jugadores llegan al país no quieren apostar para evitar pagar el 5.5%.

Este año, el panorama no es diferente. En los primeros seis meses, el Estado ha recaudado unos 37 millones 906 mil 221 dólares, mientras que en el mismo periodo del 2016 la recaudación ascendió a 40 millones 44 mil 641 dólares, es decir, que este año se han recaudado 2 millones 138 mil 419 dólares menos, según el último informe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Durante el primer semestre, la JCJ percibió apuestas por 935 millones 176 mil 948 dólares, es decir, una baja de unos 172 millones 578 mil 543 dólares, al compararlo con los 1,107 millones 755 mil 491 dólares del año anterior, lo que refleja una disminución de 15.5% en las apuestas en los juegos de azar.

La mayor baja se registró en las máquinas tragamonedas tipo A, donde las apuestas cayeron $152 millones, ya que este año se han apostado $807 millones, mientras que en el 2016 fueron $959 millones.

En el primer semestre, los jugadores también apostaron $82 millones en las mesas de juego, $26 millones en el Hipódromo, $17 millones en las apuestas de eventos deportivos y un millón en las salas de bingo. Sin contar las ventas de los chances y billetes de la Lotería Nacional de Beneficencia (LNB).

Al sector no solo le afecta el impuesto de 5.5%, hay otros temas que le preocupan, como el cierre de cuentas bancarias por parte de los bancos privados y estatales que están siendo presionados por los bancos corresponsales que ofrecen su servicio a la banca panameña.

"Si los bancos no les aperturan las cuentas a los operadores de casinos que tienen su contrato o permiso, los casinos podrían desaparecer", según indica el presidente de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos de Azar (Apojuegos), Raúl Cortizo.

Cortizo asegura que en este tema, el remedio es peor que la enfermedad. "Estamos limitando los gastos, pero llega un momento donde no podemos acortar más y vamos a desaparecer", apuntó.

Operadores de casinos, preocupados por aumento del salario mínimo

El aumento del salario mínimo que se revisa cada dos años y que será aumentado para el 2018 se convierte en un efecto cascada para la industria de juegos de azar.

A juicio de Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (Asaja), "cuando se aumenta el costo operativo, esto recae directamente sobre el operador que no tiene forma de revertir esos aumentos".

Indicó que a diferencia de una empresa que vende carteras u otros artículos que se pueden subir de precio, ellos no pueden aumentar tan fácilmente.

Cada vez que discute el salario mínimo, la industria que cuenta con 18 casinos completos, todos ubicados dentro de hoteles de lujo o cinco estrellas con 300 habitaciones o más, se ve afectada por el impacto.

La comisión que discutirá el salario mínimo este año se convocará por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral entre el 15 y 20 de agosto de 2017.

FUENTE: Clarissa Castillo - http://panamaamerica.com.pa