martes, 25 de julio de 2017

(Panamá) Negocio de bienes y raíces cae por proliferación de corredores piratas

Los corredores de Bienes Raíces en Panamá están viendo una reducción de sus ganancias ante la proliferación de corredores piratas y extranjeros, a tal punto que aseguran que la actividad ha caído entre el 40% y 60% en los últimos meses.

Diferentes corredores aseguran que el negocio ha tenido una baja significativa, por ejemplo, hay corredores que tienen más de cuatro propiedades con dos y tres años de estar anunciando, pero que sus dueños no consiguen alquilarlas, aun cuando se les ha bajado el precio de alquiler.

El director del Comité de Legal y de Denuncias de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir), Luis Pimentel, confirmó que ellos reciben unas cinco denuncias por semana de personas que ejercen la profesión ilegalmente y que no tienen licencia, mientras que en el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici), la cifra sobrepasa las 200 denuncias en lo que va del año.

Cualquier persona que decida ejercer la profesión de corredor de bienes raíces en Panamá debe tener la idoneidad que otorga la Junta Técnica de Bienes Raíces, creada mediante el Decreto Ley 6 del 8 de julio de 1999.

Sin embargo, con la llegada de foráneos ilegales se ha desplazado la mano de obra panameña. Francisco Heredia Cortes, corredor de bienes raíces con más de 10 años de experiencia, explicó que desde hace tiempo han venido denunciando el tema. "En este negocio tenemos demasiadas personas piratas entre extranjeros y nacionales".

Según Cortes, hay empresas que tienen en su planilla a personas acabadas de bajar del avión, que sin un permiso de trabajo se guían por la aplicación de tráfico Waze al no conocer la ciudad.

De acuerdo con la lista de la Junta Técnica de Bienes y Raíces del Mici, en Panamá existe un total de 4,697 licencias emitidas para personas naturales, de las cuales 4,098 están activas.

Se calcula que entre 2,500 y 3,000 son los que realmente están ejerciendo la profesión, mientras que 1,200 trabajan de forma ilegal y otras han migrado a otros sectores.

Hoy en día, taxistas, seguridad, conserjes y administradores de edificios viven del negocio y hasta piden la mitad de la comisión.

El artículo 381 del Código Penal sobre el ejercicio ilegal de una profesión establece que quien ejerza una profesión para la cual se requiere idoneidad o habilitación especial, sin haberla obtenido, será sancionado con prisión de dos a cinco años.

"Estas personas no pagan impuestos, no envían información financiera a la Unidad de Análisis Financiero (UAF), tampoco hacen declaraciones de renta, no tienen oficinas, no cuentan con un gasto de planillas ni cuotas de Seguro Social", denunció Carlos Osorio, quien es corredor de Bienes y Raíces.

Esto se da porque muchas personas ya no quieren seguir en el negocio, se han jubilado o empezaron a trabajar en una empresa, pero que al tener la licencia activa no quieren perder y siguen pagando $107 anuales por una fianza que cubre hasta 10 mil dólares.

En comparación con otros países, los precios de casas y apartamentos de alquiler y ventas en Panamá son más caros por la especulación y también porque hay más oferta que demanda, explicó Cortés.

FUENTE: Clarissa Castillo - http://www.panamaamerica.com.pa