viernes, 7 de julio de 2017

Trump se achica ante Putin en su primer cara a cara: "Es un honor estar con usted"

Primer cara a cara entre Vladimir Putin y Donald Trump. El presidente de EEUU se ha reunido con su homólogo ruso en la cumbre del G20 en Hamburgo. En un encuentro marcado por el deterioro de las relaciones por las crisis de Siria y Ucrania y la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de noviembre, Trump ha definido la reunión con Putin como "un honor". "La conversación ha ido muy bien. Esperamos que sucedan cosas muy positivas para EEUU, Rusia y todo el mundo" a raíz del encuentro, ha declarado el inquilino de la Casa Blanca.

Los presidentes de EEUU y Rusia han acordado una tregua en el suroeste de Siria que entrará en vigor a mediodía, hora local, del domingo 9 de julio. Según informó el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, los dos líderes se han comprometido además a asegurar que "todas las partes" implicadas en el conflicto respetan el alto el fuego.

Trump y Putin, que se habían estrechado la mano durante un encuentro de líderes antes del comienzo oficial de la cumbre, habían subrayado estos días su intención de aprovechar la reunión para mejorar las relaciones entre Moscú y Washington. Al mismo tiempo, el presidente de EEUU fue especialmente crítico con Rusia en el discurso que realizó ayer en Polonia: acusó al Kremlin de desestabilizar el Este de Europa y definió a Rusia como la gran amenaza para la OTAN.

Putin, por su parte, se mostró esperanzado de que de este encuentro salgan "resultados" y dijo sentirse "encantado" de haberse entrevistado finalmente en persona con el presidente de EEUU. El estadounidense agregó que confía en que los contactos al más alto nivel entre Washington y Moscú prosigan tras esta primera reunión, y Putin destacó que solo de forma personal se pueden abordar ciertas cuestiones críticas. Después, Trump y Putin se estrecharon la mano por unos segundos ante las cámaras en un apretón neutro, firme pero breve, diferente a otros del presidente de EEUU que han dado lugar a multitud de comentarios.

Un periodista preguntó a Trump por la posible interferencia del Kremlin en las elecciones pero el presidente de EEUU, con las manos cruzadas, ignoró la cuestión. Ayer, en Varsovia, Trump dió por primera vez credibilidad a las tesis que sostienen que Moscú intentó activamente influir en el resultado -en contra de la candidata demócrata Hillary Clinton-. “Creo que fue Rusia. Y posiblemente otras personas y otros países. Nadie lo sabe exactamente”, afirmó.

Sus declaraciones a los medios se produjeron dentro de la sala donde tuvo lugar la reunión bilateral, con ambos sentados en sendos sofás blancos, separados por una mesa con unas flores, y con la presencia en la estancia de dos traductores, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson.

Muchas cosas han cambiado desde que la Duma celebró con champán la victoria del magnate sobre la demócrata Hillary Clinton. El acercamiento a Rusia que sugería el actual inquilino de la Casa Blanca durante la campaña electoral no ha llegado a materializarse. Siria y Ucrania, pero también Irán y las acciones “desestabilizadoras” del Kremlin en el Este de Europa son los principales puntos de fricción entre Moscú y Washington. En cuanto a la lucha contra el cambio climático, Putin se ha posicionado a favor del Acuerdo de París, asegurando que es una "base segura para una regulación climática a largo plazo".

En la agenda del presidente ruso para esta cumbre del G20, que Putin ha adelantado al diario financiero alemán 'Handelsblatt', está presente el levantamiento de las sanciones que impuso EEUU por la anexión de Crimea en 2014.
Trump insiste en que México "pague el muro"

Poco antes de su primera reunión con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, Trump ha asegurado que sigue teniendo intención de que el país vecino pague el muro que él quiere construir en la frontera sur de EEUU. Trump y Peña Nieto posaron ante los fotógrafos y cuando los medios eran invitados a dejar la sala de su primera reunión bilateral, una corresponsal le preguntó si "todavía quería que México pague por el muro", según el relato del pool de periodistas que acompaña al presidente estadounidense. "Totalmente", fue la respuesta de Trump.
Rajoy y el reconocimiento a las víctimas

Mientras, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido ante el resto de líderes del G20 un reconocimiento expreso a las víctimas del terrorismo. En la primera sesión de jefes de Estado y de Gobierno, los presentes tuvieron una breve intervención inicial en torno a la lucha contra el terrorismo yihadista, y la de Rajoy, según fuentes de la diplomacia española citadas por la agencia Efe, incidió en la necesidad de que haya un reconocimiento expreso a las víctimas. El presidente también dedicó parte de su intervención a hacer una llamada a la colaboración en la lucha contra el terrorismo en internet para evitar el adoctrinamiento y su enaltecimiento en la red.

Gas barato y seguridad para el Este

Ayer, en una Varsovia especialmente receptiva al presidente de EEUU, Trump prometió seguridad y "gas barato" a los aliados de la OTAN en Europa del Este. Tras haber evitado todo compromiso con la defensa conjunta en la última cumbre de la Alianza -en la que Trump reclamó “ingentes cantidades de dinero” a los estados miembros-, el mandatario subrayó ayer la responsabilidad de Washington en la defensa de “todos” sus aliados, que gracias a su presión están empezando a cumplir “justa y completamente” con sus “obligaciones financieras”, tal y como ha hecho Polonia.

Rusia es la gran amenaza para la OTAN, apunta Trump, que promete expandir su cooperación en materia energética con Europa del EstePrecisamente ayer el ministro de Defensa polaco anunció un acuerdo con la Administración Trump para adquirir misiles antiaéreos Patriot, ahora que el país busca mejorar su capacidades defensivas ante "el aumento de la actividad militar" de Rusia, que recientemente ha realizado maniobras junto al espacio aéreo polaco. “Las primeras entregas tendrán lugar en el año 2022”, afirmó Antoni Macierewicz. El acuerdo, que supera los 7.000 millones, todavía no ha sido firmado.

Rusia es la gran amenaza para la Alianza, apuntó Trump, que aseguró estar dispuesto a expandir su cooperación con en materia energética con Europa del Este para que la región nunca más sea "rehén" de Moscú por el suministro de gas. "EEUU está comprometido a asegurar fuentes de energía alternativas" para Europa del Este sin condicionamientos políticos, afirmó.

Además, por primera vez Trump reconoció que Rusia podría haber interferido en las elecciones presidenciales de noviembre, aunque no descartó la intervención de terceros países y agentes y centró las culpas en su predecesor, Barack Obama, al que acusó de no haberlo evitado por motivos partidistas.

El Kremlin se ha esforzado en insistir en que el encuentro de hoy no se trata de un saludo de pasillo, sino de una reunión bilateral en toda regla. "Esperamos que se establezca un diálogo de trabajo que es vitalmente necesario para el mundo, a fin de elevar la eficacia a la hora de resolver la masa crítica de conflictos y problemas que aumenta día a día", comentó ayer el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Para el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, la reunión de los dos líderes en Hamburgo ayudará a esclarecer las perspectivas de las relaciones entre Moscú y Washington, que se encuentran en su punto más bajo desde el término de la Guerra Fría. "Confío en que en este encuentro prevalezcan el pragmatismo, el realismo y el entendimiento de que cada uno de nuestros países puede garantizar más eficazmente sus intereses en conjunto que por separado", manifestó. En todo caso, el jefe de la diplomacia rusa destacó que en Hamburgo se supera una "etapa anormal" en las relaciones ruso-estadounidenses, en la que los líderes de los dos países solo se comunicaban por teléfono y no se reunían personalmente.

FUENTE: Á. Martínez - http://www.elconfidencial.com