jueves, 20 de julio de 2017

(Panamá) Atribuyen hechos de violencia al desempleo

La falta de seguridad en las calles de Panamá sigue siendo el talón de Aquiles de la actual administración gubernamental y una de las principales causas de insatisfacción de la población panameña.
La inseguridad, que por mucho tiempo fue calificada por las autoridades como percepción, cada día es una realidad a la que se tienen que enfrentar los ciudadanos, los cuales ni siquiera en lugares de esparcimiento se encuentran seguros.

Esta semana, la exparticipante de Calle 7 Angie Keith, de 23 años, fue atacada por un sujeto que le propinó una herida con arma blanca en el abdomen cuando realizaba ejercicios en el tramo marino de la Cinta Costera III.

La chica fue atacada por su agresor, a pesar de que en los predios de la Cinta Costera el Servicio de Protección Institucional (SPI) cuenta con una estación de vigilancia para darles seguridad tanto a turistas como a todo aquel que va a practicar deporte en esta zona.

A través de un comunicado, el SPI manifestó que está realizando todas las acciones que la ley le permite en conjunto con las autoridades competentes.

Lo ocurrido a Keith se suma a otros hechos violentos registrados en los últimos días, como el homicidio del mecánico Joel Obando, el cual fue ultimado a tiros en la barriada Martin Luther King, en Cativá, dentro del taller de mecánica donde laboraba.

Frente a la situación de inseguridad que está viviendo el país, el exdirector de la Policía Nacional (PN) Rolando Mirones indicó que los problemas de violencia se solucionarán cuando se ataque los problemas de fondo como la falta de empleos, la educación, entre otros.

A su juicio, el Gobierno ha equivocado en las diversas estrategias que ha implementado para atacar la inseguridad en el país.

41 asesinatos se han registrado en la provincia de Colón en lo que va de este año, esto, a pesar de diversas estrategias.

FUENTE: Luis Miguel Avila - http://panamaamerica.com.pa