lunes, 21 de agosto de 2017

(Cataluña - España) El rastro del imán clave en la investigación: marroquí, clases a niños y viajes a Bélgica

Abdel Baki Essati, un imán que durante los últimos dos años estuvo destinado en Ripoll, el pueblo en el que vivían la mayoría de los terroristas, es para los investigadores una persona clave en los atentados. Los Mossos registraron la madrugada del sábado la vivienda que habitó en Ripoll para obtener pruebas de ADN y cotejarlas con los restos encontrados en Alcanar por si fuera uno de los fallecidos.
Este marroquí que decía tener nueve hijos y viajaba ocasionalmente a Bélgica abandonó Ripoll a finales de junio, cuando terminó el Ramadán. Los agentes tratan de determinar si su llegada al pueblo coincidió con el proceso de radicalización de los miembros de la célula.
Abdel Baki Essati pasó por la cárcel de Castellón en 2012 por delitos relacionados con la legislación de Extranjería, informa José María Olmo. Su paso por Castellón explicaría por qué la célula optó por una vivienda en Alcanar (Tarragona), junto a la Comunidad Valenciana.

La mezquita en la que trabajaba Essati es un local a las afueras de Ripoll. En la puerta principal hay colgado un folio escrito en catalán en el que la comunidad islámica Annour de Ripoll “expresa su más enérgica condena y repulsa por el atentado terrorista”. Por un lateral hay dos entradas, una de las cuales está señalada para mujeres (la otra no tiene cartel para hombres). Una vez descalzos dentro, Hamid Barbach, portavoz de la asociación, cuenta lo que sabe de Essati. “Estaba asegurado aquí desde hace un año. Al final nos pedía demasiadas vacaciones y lo dejamos”.

Essati llegó a Ripoll hace unos dos años. Entonces la ciudad contaba con una única comunidad islámica (hay unos 500 magrebíes entre los 10.600 habitantes). Después se produjo una disputa y un grupo abrió esta segunda comunidad. Essati se peleó con la comunidad original y bajó a la nueva. Entre las dos mezquitas solo hay unos cientos de metros. Son pisos bajos sin nada que los identifique. Una está con la persiana echada; la otra, con el cartel de condena.
De Essati saben que decía tener nueve hijos en Marruecos –“como para montar un equipo de fútbol”–, que procedía del norte de ese país, y que ocasionalmente hacía viajes a Bélgica –o eso decía–. En dos salas cubiertas con moquetas algunos hombres leen descalzos en el suelo. Barbach ha decidido abrir la mezquita a la prensa. “No podemos encerrarnos. Espero que la gente de aquí aprenda que estamos limpios, queremos evitar el conflicto”.

La mezquita acoge a unos cien fieles y Essati enseñaba árabe a unos 80 niños menores de diez años en dos grupos. Repiten una y otra vez que nunca le oyeron un mensaje islamista radical y que de haberlo oído habrían dado el aviso. “Hace seis u ocho meses los Mossos nos pidieron información, pero por un problema de delincuencia, no por nada de esto”, añade.
En la cafetería que frecuentan los musulmanes en la misma calle, el debate crece rápidamente. “Si el imán les ha metido esto en la cabeza, lo ha hecho fuera de la mezquita. Cogen a niños, porque si me dice a mí que tome una metralleta lo mando a la mierda. Esto me jode, tío”, explica Mohamed en un perfecto castellano porque llegó a Ripoll de niño.

Los investigadores han registrado la vivienda que ocupó en busca de pruebas de ADN para cotejar su identidad con alguno de los fallecidos en la explosión de Alcanar (Tarragona) y cuyos restos fueron hallados el sábado, días después de la explosión cuando preparaban artefactos explosivos con gas para perpetrar un atentado mucho mayor.

La implicación en la célula de una persona mayor, con formación religiosa y liderazgo, ayudaría a dar respuesta a cómo unos chicos (alguno incluso menor de edad) de un pueblo del Pirineo se embarcaron en un atentado así. Antes del registro de la casa, en Ripoll ya había quien hablaba de un imán que pasó unos meses en el pueblo y que ya se había ido, apuntando que él estaría detrás del cambio de actitud que algunos vecinos intuyeron en el grupo de jóvenes y terroristas en los últimos meses. De un tiempo a esta parte los jóvenes estaban más apartados, evitaban fiestas y se mezclaban menos, en un pueblo en el que la mayoría habían crecido y en el que en general parecían estar integrados.
Hassan Azid, un marroquí que lleva diez años en Ripoll, sostiene que si Essati los adoctrinó en el terrorismo no lo hizo en la mezquita: “Quizá se ponía una máscara en la mezquita, pero allí no decía nada de eso. Les habrá comido la cabeza a solas. Moussa era pequeño [17 años] y buscan a gente así, pero no a hombres como nosotros”. Barbach insiste en la misma idea: "Yo no puedo seguirle para ver qué hace fuera de la mezquita".
Cuentan que Essati hablaba un poco de español pero no demasiado. Y están preocupados por las consecuencias: “Ahora nos va a costar encontrar trabajo”. A su lado, Mohamed critica que los terroristas se las dieran de íntegros religiosos: “No sabían ni hacer los preparativos para ir a rezar”. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de RAFAEL MÉNDEZ. RIPOLL - https://www.elconfidencial.com