jueves, 24 de agosto de 2017

(EE.UU. - Panamá) Martinelli, ‘lost in traslation'

Las barreras del lenguaje, junto con la dispar interpretación de un tratado centenario firmado entre Panamá y EE.UU. y la letra pequeña de la convención internacional bajo la que se analizan los delitos cibernéticos que se le atribuyen a Ricardo Martinelli, parecen el último obstáculo para resolver la extradición del expresidente a Panamá.

La traducción de los últimos documentos presentados por la defensa ante el tribunal estadounidense provocó que el juez de la causa, Edwin G. Torres, aplazara para el 31 de agosto de este año su decisión sobre la solicitud formulada por el Estado panameño.

El juez tomó en cuenta que la defensa había presentado en último momento unos documentos que requerían ser traducidos al inglés.

Esta no ha sido la primera vez que la diferencia de idiomas ha provocados retrasos en el proceso de extradición.

En agosto de 2017, la Cancillería de Panamá devolvió a la Corte Suprema de Justicia la documentación requerida para solicitar la extradición formal del expresidente porque el affidavit (declaración jurada) del fiscal Harry Díaz, que tenía que estar traducido al inglés.

La interpretación de las leyes de extradición, que han adoptado Panamá y Estados Unidos, también han sido motivo de discusión y diferencias entre la fiscalía y la defensa, que buscan adecuarlas a la causa que están defendiendo.

Precisamente, la audiencia del 23 de agosto de 2017, en la Corte del Distrito Sur de Florida, se centró en evaluar de nuevo el tema de la retroactividad para los cargos de interceptación telefónica y si se utilizaron fondos públicos para la compra de alguno de los dos equipos de vigilancia (MLM o NSO), para definir si se cometió ‘peculado'.

También se destinó gran parte de la discusión al lenguaje utilizado en el Tratado de Extradición entre Estados Unidos y Panamá, suscrito en 1904, especialmente en la cláusula que expone la ‘retroactividad', explicó la Agencia de Noticias EFE .

El fiscal Adams Fels aseguró que la defensa, encabezada por Marcos D. Jiménez, realizó una ‘interpretación acomodada' del lenguaje del tratado para descartar la retroactividad, como un argumento para evitar la extradición del expresidente.

La fiscalía añadió que ‘lo importante es establecer cómo ambos países validan este tema', en referencia a un documento del Departamento de Estado estadounidense.

El pasado 18 de agosto, Tom Heinemann, consejero legal y de inteligencia del Departamento de Estado, presentó una declaración jurada en la que ratificaba el carácter ‘extraditable' de los delitos que se le imputan a Martinelli, incluidos los de interceptación telefónica, tipificados en la Convención de Budapest, firmada en 2004, y defiende, además, que por la ley internacional de los acuerdos (Acuerdo de Viena), los ‘nuevos' delitos extraditables ‘simplemente' se importan o agregan al antiguo tratado de extradición y se rigen según su contenido, por lo que no están sujetos a la retroactividad de ningún otro acuerdo.

Esta argumentación supera el hecho de que el delito conocido como ‘pinchazos telefónicos' no está incluido en el tratado de 1904, pero sí forma parte de la ‘Convención de Budapest', de crímenes cibernéticos, suscrita en 2004, que han adoptado ambos países.

La defensa, sin embargo, ha insistido en que el lenguaje del tratado de 1904 es ‘simple' al señalar que ‘no aplica la retroactividad'.

En su apreciación sobre el desempeño del juez Torres, Juan Carlos Araúz, abogado especialista en derecho internacional, considera que ha mostrado interés en escuchar los argumentos y evidencias de cada parte del proceso de extradición, lo que en derecho se conoce como el ‘principio de inmediación'.

Sobre la decisión final, Araúz dijo que debe hacerse un recuento de los argumentos que sustenten el fallo. ‘El juez, con su sentencia, rompe con el equilibrio que garantizó a las partes durante el proceso, y deberá inclinar la balanza hacia la postura que mejor se haya sustentado. Así funciona la ley', concluyó Araúz.

El 31 de agosto, la decisión del juez con respecto a la extradición del exmandatario se dará a conocer mediante una resolución.

En Panamá, las autoridades judiciales están a la espera de que el exmandatario vuelva para enfrentar el proceso de los conocidos ‘pinchazos' a 150 personas, entre 2012 y 2014.

Martinelli, detenido el pasado 12 de junio en el sur de Florida, donde reside desde 2015, cuando salió de Panamá en una ‘gira de autoexilio', se presentó a su cuarta audiencia encadenado y con un uniforme de preso.

Ligeramente más delgado, sin barba y con el cabello recortado, mostró buen estado de ánimo durante las dos horas y media que duró la comparecencia.

El exmandatario saludó a los reporteros presentes y les dedicó algunas sonrisas. También se le vio tomando notas, que entregó a su defensa durante el acto procesal.

Martinelli ha tenido que enfrentar cuatro audiencias en esta Corte de Miami, desde el 12 de junio, fecha en que se le detuvo cerca de su residencia en Coral Gables.

En la primera de las cuatro audiencias, celebrada un día después de su aprehensión en Miami, fue notificado del proceso que se le sigue por las interceptaciones de las comunicaciones y se le negó libertad bajo fianza, considerando el riesgo de fuga.

La segunda y la tercera audiencias fueron para resolver una nueva solicitud de fianza, además de continuar con la discusión de si el exmandatario es extraditable o no.

Martinelli se ha convertido en el preso número 14813-104 del sistema penitenciario de EE.UU..

DEFENSA DE MARTINELLI ALEGA CORRUPCIÓN EN LA CSJ

La defensa de Ricardo Martinelli, representada por Marcos Daniel Jiménez, se refirió a la rampante corrupción de la Corte Suprema de Justicia, para sustentar su tesis de que el proceso seguido a su cliente tiene matices políticos. Durante la audiencia de extradición, que se celebró ayer en Miami, Estados Unidos, la defensa del expresidente pidió al juez Edwin G. Torres considerar las palabras del propio magistrado Harry Díaz, quien es el fiscal de la causa de los ‘pinchazos',

Según la información recogida por la Agencia de Noticias EFE , el abogado recordó que el magistrado fiscal ha criticado en varias entrevistas públicas la falta de independencia y corrupción del poder judicial en Panamá.

‘El propio fiscal admite estas cosas', expresó el defensor, quien aludió enseguida que el juicio de su cliente tenía ‘razones políticas porque es un expresidente'.

En reiteradas ocasiones, Martinelli ha intentado sembrar la idea de que es un proceso político por las diferencias que mantuvo con el presidente Juan Carlos Varela, cuando era su vicepresidente.

Sin embargo, el fiscal Adams Fels respondió que este tipo de ‘investigaciones' corresponden a la justicia de panameña y no a una corte estadounidense que desconoce la ‘complejidad' de dicho sistema judicial, indicó la agencia de noticias.

CAUSAS PROCESALES

Cinco causas penales contra Ricardo Martinelli llegaron a la Corte Suprema de Justicia, en 2015

28 DE ENERO 2015

Ricardo Martinelli sale de Panamá. La Corte le abre un proceso por irregularidades en la compra de comida deshidratada.

8 DE JUNIO 2015

La Corte Suprema de Justicia abre causa penal a Ricardo Martinelli por las escuchas telefónicas a 150 personas.

3 DE JULIO 2015

La Corte Suprema de Justicia abre otra causa penal a Martinelli por los indultos otorgados al final de su periodo presidencial.

FUENTE: Marlene Testa - http://laestrella.com.pa