domingo, 13 de agosto de 2017

(España) De la A (ANC) a la Z (ZP): abecedario básico para no perderse en el 'procés'

¿Perdido en la crisis política catalana? ¿Está usted descansando en La Manga del Mar Menor y solo hay una cosa que le da más pereza que volver al trabajo y es seguir la crisis política en Cataluña en la que ya se encuentra más que perdido? Pues este es el artículo que necesita.
Un vocabulario básico para poder seguir las principales claves del conflicto catalán y orientarse en el laberinto independentista.
ANC
L’Assemblea Nacional de Catalunya. El auténtico comité de operaciones de la independencia catalana. Cuando la Generalitat duda, ellos ya llevan meses preparando soluciones sobre todos los problemas. Tienen capacidad de movilizar un millón de personas. Su poder es tal que han llegado a colocar a su expresidenta, Carme Forcadell, como presidenta del Parlament. Su reto: superar este 11 de septiembre los 625.000 asistentes del año pasado.
Berga
Esta localidad de 16.000 habitantes a 104 kilómetros al norte de la capital catalana es hoy una referencia fundamental del independentismo. Está gobernada por la CUP, la alcaldesa es Montse Venturós. Su protagonismo se explica porque se encuentra en la provincia de Barcelona. En Girona ni habría llamado la atención.

'Comuns'
Con tantas denominaciones y cambios, nadie sabe cómo se llama el partido de la alcaldesa Ada Colau, así que todo el mundo les denomina “los comunes”, 'comuns' en catalán. Hoy por hoy son la bestia negra del independentismo porque Colau sigue sin mojarse y es imposible discernir si apoya o está en contra del referéndum. Sobre los comunes recaerá la responsabilidad del fracaso de la consulta. Cuando todo salga mal, los independentistas no culparán a Madrid, sino a los comunes. Una anécdota final: ¿cuántos colegios electorales abrió para el 9-N cuando era alcalde Xavier Trias (CDC), el mismo que ahora le exige esto a Colau? Ninguno.
Derecho a decidir
Concepto jurídico inexistente. Un invento conceptual que algunos atribuyen a David Madí en 2007. La clave es no explicar qué se decide. O entenderlo como “derecho a la autodeterminación”. Y la idea es ganarse a bastantes partidarios del no como para que vayan a votar, pero no los suficientes como para que la consulta se pierda. Los comunes lo compraron con rapidez porque les permitía no pronunciarse sobre el fondo del asunto.
ERC
El partido de Oriol Junqueras es el que mejor está jugando sus cartas de la actual situación. Todas las encuestas les dan como ganadores de unas próximas autonómicas. Formalmente Junqueras promete la ruptura, pero hasta ahora se ha cuidado muy mucho de cualquier decisión que le pudiera suponer la inhabilitación, lo que despierta las sospechas de sus socios del PDeCAT.

Federalistas
Se supone que quieren una tercera vía que suponga una nueva relación entre Cataluña y el resto de España. Su representante más destacado sería Miquel Iceta, líder del PSC. Su principal problema no es que sean pocos en Cataluña, sino que en la práctica casi no hay auténticos federalistas en el resto de España.
Garantías
Gran parte del debate de los próximos meses versará sobre las garantías del referéndum. O, lo que es lo mismo, si al referéndum se le puede llamar referéndum. Las garantías van desde la cobertura legal hasta el modo en el que se hará el recuento informático de los votos, pasando por el tipo de junta electoral que lo supervisará. Incluso el letrado del Parlament ha cuestionado la convocatoria, justo por la ausencia de garantías. Sin ellas, el 1-O es lo que han denominado los 'comuns': “una movilización”, legítima, pero solo una movilización.
Hiperventilados
Dícese de los opinadores, intelectuales y periodistas que actúan como animadores y grupo de apoyo incondicional del 'procés'. Cualquier cosa que pase en Cataluña justifica la independencia, ya sea una accidente de tren en la estación de Francia o una huelga en el aeropuerto de El Prat. Su hábitat natural es Twitter y cuando se aburren por no encontrar agravios de los que quejarse practican el linchamiento digital del periodista de 'El País' Cristian Segura.

Internacionalización
Para los independentistas más realistas, los que reconocen la dificultad del proyecto, la única salida: que la UE considere que el problema es tan grave que intervenga y facilite la secesión. Por eso una de las batallas es captar la atención de la prensa internacional.
Junts pel Sí
Coalición que agrupa al PDeCAT y a ERC en el Parlament. Es frágil pero con mala salud de hierro. Igual está a punto de desaparecer que ya se planea su reedición. La vida interna de la coalición es una montaña rusa por lo poco en común que tienen sus socios. En la práctica, Junts pel Sí es como aquellos matrimonios con los que uno va a cenar y siempre están de bronca. Después de cada cena uno piensa: estos se divorcian en dos meses. Pasan los años y un día te das cuenta de que el que se ha divorciado eres tú.
Kale Borroka
Los extremos no dejan de hablar de ella: el PP, como denuncia; Arran, como inspiración. Pero en realidad no existe. Cataluña sigue siendo plácida. La tensión es solo ambiental, verbal, mediática. De hecho, el único independentista que en los últimos años se dedicó a matar gente por motivos políticos fue Carles Monteagudo y para hacerlo tuvo que apuntarse a ETA. Pese a ser un momento en el que se ha reivindicado a muchos exmiembros de Terra Lliure, hoy todo el mundo hace ver en Cataluña que Carles Monteagudo no existió jamás.

L’Hospitalet de Llobregat
Si Berga es el corazón del independentismo, L’Hospitalet de Llobregat representa la otra cara de la moneda. Mientras Colau tiene todo tipo de presiones para abrir los colegios el 1-O, ese mismo debate es inexistente sobre L’Hospitalet. Algo sorprendente porque esta urbe del cinturón de Barcelona cuenta con 254.000 habitantes y es la segunda ciudad de Cataluña. No ha conocido un alcalde que no fuese socialista desde el final del franquismo.
Maidan
De la frase “hacer un Maidan”. El concepto nació de un militante de la CUP en 2014. Y el independentismo lo ha rescatado ahora, a medida que se han ido haciendo evidentes las dificultades para celebrar la consulta del próximo octubre. Hace referencia a las grandes manifestaciones que derrocaron al presidente proruso de Ucrania en 2013. La idea es que la ANC debería movilizar durante mucho tiempo a mucha gente para captar la atención internacional o forzar una reacción represora que cambiase la opinión de las cancillerías del mundo. El debate actual es si este “Maidan a la catalana” debe empezar el 11 de septiembre o se ha de esperar al 2 de octubre. El que Ucrania haya acabado en guerra con Rusia e ignorada por la UE no ha parecido un mal augurio a los padres de la idea.
No
Tan importante como el sí o más para los impulsores de la ruptura. La Sindicatura Electoral –el equivalente a la Junta Electoral– que quiere crear la Generalitat ha de tener representantes del no. Y tiene que haber votos del no para legitimar a los “síes”. La campaña del no por ahora se limita a las declaraciones de Albano Dante Fachín, que puede optar por acudir a la manifestación de la próxima Diada vestido de 'Dónde está Wally'.
Òmnium
Òmnium Cultural. Es otra asociación como la ANC pero en versión pija. También aportan tradición histórica y pátina cultural. Su última muestra de poderío económico es que han duplicado las cuotas en previsión de las multas que recibirán por apoyar la nueva consulta.

Procesismo
Término acuñado por un sector minoritario del independentismo que no comulga con Junts pel Sí y su estrategia, pero se ha generalizado tanto que lo usa todo el mundo. Denuncia que en realidad los independentistas no quieren romper con España sino tan solo ocupar espacios de poder y seguir ganando elecciones por tiempo indefinido. Según esta versión, el 'procés' será eterno. Procesista es peor insulto que traidor.
Querellas
Las impulsa la Fiscalía por los delitos en los que incurren los políticos independentistas. La próxima inhabilitación más cercana: la de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Fuentes cercanas al Gobierno aseguran que se evitarán querellas masivas. Para muchos, una mala alternativa a la falta de soluciones políticas.
Referéndum
La madre del cordero, aunque Junts pel Sí nunca lo puso en su programa electoral. En realidad lo que está en juego es si Cataluña puede ser sujeto político para algo como decidir su separación de España. Podría plantearse como un debate técnico: cambiar la Constitución para que este nuevo sujeto político sea reconocido por todas las partes. En cambio, todos los bandos prefieren aproximaciones más sanguíneas. En Cataluña, “España nos roba”. En el resto del país, “España se rompe”. Luego todo el mundo se pregunta cómo no ha sido posible pactar un acuerdo.

Sanedrín
Lo integran el empresario David Madí, el actual 'conseller' de Presidencia, Jordi Turull, el exconsejero en el tripartito por ERC, Xavier Vendrell, y pivota alrededor del el expresidente Artur Mas. Muchas de las decisiones del presidente Carles Puigdemont las toma esta especie de comité operativo, al margen del resto del Govern, y se sirven la experiencia que acumularon durante la organización del 9-N.
Transitoriedad
Ley de. Fue definida como el pilar para declarar la independencia. Pero no hay acuerdo entre la CUP, ERC y el PDeCAT sobre cuándo presentarla en el Parlament. La CUP quisiera hacerlo la próxima semana. El PDeCAT prefiere septiembre. La Ley de Transitoriedad en teoría tiene que servir para que Cataluña pase un periodo constituyente. En la práctica tendrá una vida breve. Lo que tarde el Tribunal Constitucional en suspenderla. Se ha tramitado en secreto evitando los 'mails' y copias electrónicas entre diputados de Junts pel Sí y la CUP.
Unionista
Manera despectiva para referirse a los partidarios catalanes de una convivencia de Cataluña con el resto de España. Usado por los propios independentistas, hay dudas de que su uso sea políticamente correcto. El que evoque a los pistoleros protestantes del Ulster ya refleja el tono tolerante con que el independentismo catalán afronta el considerado por ellos mismos “momento histórico”.
Vilaweb
Medio digital más parecido a un blog de blogs que sería el equivalente a LibertadDigital, dentro del espacio independentista. A medida que el independentismo se radicaliza su lectura da muchas pistas de lo que puede pasar. Su director, Vicent Partal, ha tomado el relevo del exjuez Santi Vidal en las charlas de la ANC por toda Cataluña que han servido de larguísima precampaña del sí.
Xiular
Silbar en catalán. Lo que le espera en los próximos tres meses a los miembros del PP o los de la Casa Real cuando acudan a actos en Cataluña.

YouTube
La plataforma preferida de la ANC para promocionar sus vídeos. Cuando los mismos son demasiados explícitos los retiran, como pasó con el exjuez Santi Vidal o cuando el diputado de Junts pel Sí, el cantautor Lluís Llach, amenazó a los funcionarios catalanes. Tras retirar las imágenes, se tacha a los medios que explicaron los contenidos de los vídeos que ellos mismos colgaron de “españolistas”. En los próximos meses, YouTube promete ser una caja de sorpresas.
ZP
Acrónimo para el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien se comprometió a aprobar el nuevo 'estatut' que saliese del Parlament. Y no solo no fue así sino que el Tribunal Constitucional acabó enmendando la plana a los votantes catalanes que ya lo habían aprobado en referéndum. El revés del TC fue en 2010. Un malestar que luego derivó en las manifestaciones masivas de 2012. Y de aquí hasta hoy.

FUENTE: MARCOS LAMELAS - https://www.elconfidencial.com