jueves, 3 de agosto de 2017

(España) Muere Ángel Nieto, el piloto que durmió en una frutería soñando ser campeón mundial

Ángel Nieto ha muerto. El 12+1 veces campeón del mundo, como le gustaba denominarlo a él, no ha superado su última carrera después de sufrir un accidente en Gestruidis el pasado 26 de julio. El icono del deporte español conducía un quad aquella mañana en Ibizia, donde residía, cuando una conductora le envistió por detrás. Nieto frenó, pero la conductora del turismo, que dio negativo en el control de alcoholemia, no se percató de su decisión al tomar una rotonda cercana a la ITV de la localidad.
Ángel salió despedido y su cabeza impactó contra el suelo. Llevaba casco, pero no integral. El miércoles, la Policlínica Nuestra Señora del Rosario envió un comunicado informando de la mejoría del zamorano, pero en la mañana del jueves su estado empeoró y tuvo que ser intervenido de urgencia. Los doctores no pudieron minimizar el edema ceberal masivo que sufría y no pudo aguantar con vida.

Todo parecía indicar que Ángel Nieto iba a ver la bandera de cuadros en la carrera más importante de su vida, pero no pudo saborear esa victoria. Su última se ha quedado en el GP de Francia de 1985. Ángel se jugó la vida muchas veces como piloto profesional, pero siempre advertía: "En las motos nunca ha ganado el que está más loco".
De familia muy humilde, el menor de tres hermanos comenzó su afición por las motos en Vallecas (Madrid), donde tuvo que empezar a sobrevivir con doce años trabajando en talleres mecánicos. Su primer trabajo fue en el taller de Tomás Díaz-Valdés. Apenas ganaba dinero, pero poder probar una moto a la que le había solucionado una avería era su mayor recomprensa. Por aquel entonces, sin llegar al sillín con facilidad, ya perdía la noción del tiempo conduciendo sobre dos ruedas.

En aquellas escapadas ya soñaba con ser piloto de motos y para cumplir su objetivo emigró a Barcelona. Con 15 años, y con una escueta maleta como compañera de viaje, durmió en una pensión junto a trabajadores que le duplicaban y triplicaban la edad. Allí, de nuevo, su constancia le hace abre un puesto en Bultaco. Paco Bultó, por entonces presidente de la escudería, se sorprendió de la perseverancia del joven al que en una primera ocasión ya le había dado calabazas y le convirtió en mecánico de competición para viajar junto al pìloto Medrano en una gira oficial de la marca española.
Cuando pidió que le ataran a la moto
Nieto y la motos estaban hechos para ser la misma materia. En Mollet, donde se encontraba otro de sus empleos, esta vez con Derbi, entraba dos horas antes a su puesto de trabajo y pedía que lo atasen a la moto para forzar la posición de piloto. Un entrenamiento doloroso, pero un aprendizaje que representa la férrea disciplina y la pasión que tenía Ángel Nieto sobre el mundo del motociclismo. El acople es fundamental y Nieto ya lo sabía hacer como nadie. De momento, no podía correr fuera de España porque aún no tenía licencia, pero cuando emigró a Ducati ya podía manejar una máquina de 125 centímetros cúbicos. Su primer contrato como piloto. Tiene 18 años y vuelve a Madrid como un triunfador.

Su primera victoria profesional fue en 1965. Con 18 años ganó su primera carrera en el Campeonato de España en 50 cc para, dos años más tarde, ser Campeón de España en 50 y 125 cc. Su andadura por los podios del Campeonato del Mundo comenzó ese mismo año. Nieto se estrenó en el GP de Holanda en 50 cc con un segundo puesto y, en 1969 se convirtió en campeón del mundo con Derbi en la misma cilindrada. El circuito Sanchsering de la, por entonces, República Democrática Alemana fue testigo de su primer victoria mundial. En 50 centímetros cúbicos consiguió 6 títulos mundiales más, mientras que en125 obtuvo 7, los últimos tres con la escudería italiana Garelli. Con Bultaco, la primera empresa a la que Nieto llamó a la puerta, también ganó dos campeonatos mundiales. En el segundo escalón del podio también posó cuatro veces en campeonatos mundiales. En 125 cc se subió al podio nada menos que en 85 ocasiones, 62 de ellas como ganador de la carrera. En España ganó 23 campeonatos estatales, ocho de ellas con motos de 250 centímetros cúbicos.

A los 15 años llegó a dormir en el sotano de una frutería porque no tenía dinero para una cama y poco después se convirtió en un pionero del deporte español, germen de lo que ha llegado a ser a día de hoy el motociclismo nacional. "El que necesita cuidarse es que no ha nacido para la moto", llegó a expresar Ángel Nieto, otra de las frases que más definió la ansia de victoria, la superación, la técnica y el valor de uno de los mejores pilotos del mundo de todos los tiempos.
Se ha ido uno de los grandes.
DEP.

FUENTE: SAMUEL RUIZ - https://www.elconfidencial.com