martes, 22 de agosto de 2017

Los detenidos por los atentados en Cataluña comparecen ante la justicia

Los cuatro sospechosos todavía vivos del doble atentado que causó 15 muertos en Cataluña llegaron la mañana de este martes a la Audiencia Nacional de Madrid, para ser interrogados e inculpados por un juez.
Los cuatro son los únicos sobrevivientes de la célula yihadista de doce miembros que la policía señala como responsable de los ataques en Barcelona y Cambrils, otra turística localidad catalana, el jueves y viernes pasados.

Sus otros ocho compañeros murieron, seis de ellos abatidos por la policía y dos más en una explosión en una vivienda en Alcanar (200 km al sur de Barcelona), donde el grupo fabricaba explosivos para perpetrar atentados de mayor envergadura.

Los detenidos, Driss Oukabir, Mohammed Aallaa, Mohamed Houli Chemlal y Salh El Karib, según una fuente cercana a la investigación, fueron llevados al tribunal en furgones de la Guardia Civil escoltados por varios coches de policía, constató AFPTV.

A las 09H00 (07H00 GMT), se encontraban en las celdas de la Audiencia Nacional, jurisdicción especializada en los asuntos de terrorismo, esperando su comparecencia ante el juez, precisó una portavoz del tribunal.

El magistrado Fernando Andreu, tras interrogarlos, debe determinar qué cargos presenta contra ellos por los atentados que dejaron 15 muertos y más de 120 heridos de 35 nacionalidades, reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico.

En las audiencias a puerta cerrada, los sospechosos, asistidos como mínimo por abogados de oficio, tienen el derecho de no responder a las preguntas.

- ¿Nexos en el extranjero? -
Luego de una intensa búsqueda por toda Europa, el autor material del atropello masivo en Las Ramblas de Barcelona, el marroquí de 22 años Younes Abouyaaqoub, fue abatido la tarde del lunes por la policía en una región de viñedos a 50 km de la capital catalana.

El sospechoso llevaba un cinturón de explosivos que resultó falso y gritó "Alá es grande" antes de que los agentes hicieran uso de sus armas.

"La verdad, estoy contento y al mismo tiempo triste", expresó a la AFP el marroquí Hassan Azzidi en Ripoll, una localidad catalana al pie de los Pirineos donde creció Abouyaaqoub, así como gran parte de los integrantes de la célula.

Por otro lado, la policía catalana confirmó la tarde del lunes que el imán marroquí Abdelbaki Es Satty, figura clave de la célula pues habría adoctrinado al resto de integrantes, murió la noche del miércoles en la deflagración de la vivienda en Alcanar.

Esta explosión generó "una reacción a la desesperada" del grupo, indicó el titular de Interior de Cataluña, Joaquim Forn, a la radio Rac1. Se quedaron sin explosivos y se decantaron por ataques más rudimentarios.

De los cuatro sospechosos llevados al tribunal, arrestados en Ripoll y Alcanar, tres son marroquíes y el otro nació en el enclave español de Melilla, en el norte de Marruecos. Sus edades son 21, 27, 28 y 34 años y ninguno tenía antecedentes por delitos de terrorismo, al igual que el resto de la célula.

"Los 12 objetivos iniciales en relación a los atentados están muertos o detenidos, pero eso no quiere decir que la investigación se cierre", advirtió en Twitter la policía catalana, cuyo jefe dijo que se indagarán posibles nexos del grupo en el extranjero.

"Hoy desde luego la ciudad se levanta mucho mas tranquila", afirmó Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona.

FUENTE: Con información de AFP - http://www.eltelegrafo.com.ec