lunes, 25 de septiembre de 2017

(Cataluña - España) Los abogados que animan a desobedecer: "Si la policía te detiene, no hables. Llámanos"

¿Quiere imprimir papeletas y notificaciones desde su fábrica? ¿Quiere presidir una mesa electoral el 1 de octubre o impedir que la Guardia Civil se lleve una urna? ¿Quiere clonar y publicar una página web con información del referéndum? Si es así, está de enhorabuena. Tiene a 200 abogados a su disposición que le van a prestar asistencia jurídica gratuita con solo una llamada.
Se trata del colectivo Drets, una asociación que nació en 2014 para "defender a la sociedad catalana de los ataques sistemáticos que sufre en forma de odio y de insultos", y que hoy se ha convertido en el servicio jurídico de cabecera del movimiento independentista. Consideran que apoyar el referéndum no conlleva el riesgo de ningún delito y animan a la ciudadanía a colaborar en la votación. Siempre, claro está, que conozcan sus derechos.
Drets se ha convertido en el servicio jurídico de cabecera del movimiento independentista. Su lema: colaborar en el 1-O no es delito
Hace unos días, Drets lanzó en redes sociales un protocolo de actuación ante una posible detención policial por participar en actos relacionados con el 1-O. Sus consejos han corrido como la pólvora en los grupos de WhatsApp, y su línea telefónica ha colapsado. Llamadas de cientos de personas nerviosas que quieren saber si es seguro ir a votar, si se juegan ser investigadas por presidir una mesa o por colgar un cartel en la calle. Una avalancha que han tenido que frenar pidiendo a la gente que solo les llame si son “requeridos por la policía como testigos, investigados o detenidos”.

“Hemos dado este paso al frente porque creemos que es el momento de defender a todo aquel que quiera proteger los derechos civiles y la libertad”, afirma Sergi Blázquez, presidente de Drets. “Aprovecharse del desconocimiento jurídico forma parte de la campaña del miedo del Estado. Sabemos que el temor a ser investigado por un juez o a ser sancionado por colaborar en el referéndum genera muchas dudas y mucho respeto, y puede hacer desistir a mucha gente. Por eso, desde Drets, decidimos difundir unas recomendaciones básicas y ofrecer servicio jurídico gratuito a quien lo necesite. La campaña ha sido un éxito”, continúa.
El temor a ser investigado por colaborar en el referéndum genera dudas y puede hacer desistir a mucha gente
Las recomendaciones son muy claras. Una que corre por los teléfonos de media Cataluña: “En caso de que te detengan: no declares (no decir absolutamente nada). No toques ningún objeto que te enseñe la policía. Llama al abogado/a”. Otra, difundida en redes sociales: “¿Qué pasa si colaboro en la ejecución del referéndum? La participación en la organización de un referéndum no aceptado por el Estado no es delito. Fue derogado en la reforma del Código Penal de 2005. (…) Los voluntarios no tomarán ninguna decisión sobre recursos públicos. Por lo tanto, no les podrán imputar ningún delito vinculado a malversación de fondos”. Y así, un listado de consignas y un repaso a las bases del código penal, como el derecho de un detenido a no declarar, a hacer una llamada telefónica desde comisaría, a no permitir a la policía entrar en el domicilio sin orden judicial o a no entregar el teléfono móvil a un agente.
Esperamos muchísimo trabajo el 1 de octubre. Estaremos de guardia y nos desplazaremos a donde nos necesiten

“Esperamos muchísimo trabajo el 1 de octubre. Vamos a estar todos de guardia esperando llamadas y nos vamos a ir desplazando a los lugares donde nos necesiten”, adelanta Blázquez. Por el momento, Drets cuenta con unos 200 abogados solidarios con la causa, pero no descartan ampliar plantilla antes del domingo. “Estamos recibiendo muchos correos de profesionales que se quieren sumar, la mayoría penalistas, pero también de otros ámbitos”.
Drets cuenta oficialmente con una decena de miembros afiliados, cuya razón de ser es personarse en causas de odio contra Cataluña o los catalanes. Y, ya en las últimas fechas, también contra cualquier institución que atente contra el 'procés'. Sin ir más lejos, en abril, Drets interpuso una querella criminal contra ocho magistrados del Tribunal Constitucional por, presuntamente, prevaricar en una reforma de la ley de ese ente que perjudicaba a los soberanistas.
Abogados contra la ley
Blázquez admite que crear un ejército de abogados con el fin de ayudar y dar confianza a la gente para vulnerar la Constitución y los mandatos judiciales es, cuanto menos, contradictorio. Pero no le duelen prendas. “Aquí hay una legitimidad democrática que avala el derecho a decidir enfrentada a la legalidad del Tribunal Constitucional que la prohíbe. Nosotros estamos del lado de la legitimidad, pero es que incluso la propia Fiscalía no respeta la legalidad cuando ordena detenciones por actos que jamás son delito o registra sin orden judicial empresas o domicilios”.
A Drets no le incomoda su evidente postura ideológica ni animar a la gente a vulnerar la Constitución siendo ellos abogados
Tampoco desde Drets ocultan su evidente postura ideológica en favor del Govern y del independentismo. Aunque en este punto Blázquez se zafa haciendo prevalecer lo que considera son "los derechos fundamentales" que se pisotean al no permitir la votación. El último caso relacionado con el referéndum que defiende Drets es el de un joven de 21 años de Burjasot (Valencia) que ha sido imputado por un delito de desobediencia por “repetir la web de referendum.cat”. Según indica María Vila, abogada de Drets, en su cuenta de Twitter, los agentes se llevaron del domicilio del joven tres discos duros y su teléfono móvil. Actualmente ,se encuentra imputado y Drets está a cargo de su defensa.
"Si la policía te detiene por algo relacionado con el referéndum, no hables. Llama a tu abogado de confianza o, si no tienes, llámanos a nosotros", insiste Blázquez. Su colectivo se compromete a sufragar "el primer golpe" judicial a cualquier ciudadano, pero no se compromete a cubrir toda la causa judicial. Unas causas con posibles imputaciones muy graves para quien colabore activamente en el referéndum o se resista a la autoridad el 1 de octubre. Un riesgo que contrasta con el mensaje de tranquilidad que difunde el colectivo a una semana del referéndum.

FUENTE: Con información de DAVID BRUNAT - https://www.elconfidencial.com