viernes, 15 de septiembre de 2017

(Cataluña - España) Rajoy amaga con el 155 a Puigdemont: "Nos van a obligar a lo que no queremos llegar"

El presidente del Gobierno ha presidido en Barcelona una reunión de la Junta Directiva del PP catalán para expresar su apoyo a los dirigentes políticos y militantes que hacen frente en primera línea al desafío independentista. En su arenga, Mariano Rajoy se ha comprometido a impedir que se celebre el referéndum secesionista anunciado para el 1 de octubre y ha puesto como ejemplos de la determinación del Estado la reciente incautación de los carteles para la consulta (100.000 en una operación de la Guardia Civil) y la decisión de Hacienda de intervenir las cuentas de la Generalitat.
Con tono firme y entre los aplausos de los reunidos, el jefe del Ejecutivo recalcó que “el Estado seguirá actuando” y que si los separatistas insisten en su desafío a la democracia “nos van a obligar a lo que no queremos llegar”.

Rajoy, acompañado en la mesa de oradores por María Dolores de Cospedal y Xavier Albiol, y con Soraya Sáenz de Santamaría sentada en primera fila con la ministra Dolors Monserrat y el resto de los dirigentes del PP catalán, elevó el tono de su réplica a las maniobras de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Sin esbozar los próximos pasos que podría dar para frenar el golpe (artículo 155 de la Constitución o ley de seguridad nacional), sí que sugirió al presidente de la Generalitat y sus socios que no subestimen “la fuerza del Estado democrático”.
El presidente del PP lanzó la advertencia a los independentistas de que cuanto más tarde rectifiquen en su empeño de saltarse la ley y vivir en su legalidad inventada, “más daño harán a los catalanes y a todos los españoles”. En nombre de la democracia, de la defensa de la unidad de España y también de los derechos de los ciudadanos, Rajoy repitió que el referéndum, “el disparate” o el golpe a las libertades que pretenden los secesionistas fracasará.

Rajoy, acompañado en la mesa de oradores por María Dolores de Cospedal y Xavier Albiol, y con Soraya Sáenz de Santamaría sentada en primera fila con la ministra Dolors Monserrat y el resto de los dirigentes del PP catalán, elevó el tono de su réplica a las maniobras de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Sin esbozar los próximos pasos que podría dar para frenar el golpe (artículo 155 de la Constitución o ley de seguridad nacional), sí que sugirió al presidente de la Generalitat y sus socios que no subestimen “la fuerza del Estado democrático”.
El presidente del PP lanzó la advertencia a los independentistas de que cuanto más tarde rectifiquen en su empeño de saltarse la ley y vivir en su legalidad inventada, “más daño harán a los catalanes y a todos los españoles”. En nombre de la democracia, de la defensa de la unidad de España y también de los derechos de los ciudadanos, Rajoy repitió que el referéndum, “el disparate” o el golpe a las libertades que pretenden los secesionistas fracasará.

El jefe del Ejecutivo se refirió en especial a los alcaldes, concejales, funcionarios, periodistas y fuerzas de Seguridad del Estado acosados por los separatistas para garantizarles el respaldo pleno del Gobierno y del Estado de Derecho. “Recordad que estamos con vosotros, que somos muchos, que somos la mayoría y que no vamos a permitir que consumen su desafío”, remachó.
"Todo lo que se ha hecho se ha realizado sin legitimidad y saltándose la democracia", ha criticado el presidente del Gobierno sobre la actuación de la Generalitat en un acto que ha tenido lugar a solo 12 días del referéndum independentista. Una consulta a la que este jueves se le sumo un nuevo obstáculo para que el Ejecutivo logre evitar su celebración: Ada Colau anunció que su partido, Barcelona en Comú, aunque no el ayuntamiento, colaborará con la Generalitat para que se pueda votar en la capital catalana, donde se encuentra el 21% del electorado.
Este viernes, el Gobierno ha dado un gran paso adelante anunciando tras el Consejo de Ministros la intervención de las cuentas de Cataluña, cortando las vías de la financiación autonómica. De esta manera, es el Estado quien directamente se hace cargo de los pagos, un acorralamiento con el que el Ejecutivo pretende evitar que se puedan destinar fondos públicos para financiar al referéndum.
Pero el último golpe de efecto al Gobierno ha llegado en forma de carta. Este viernes, Ada Colau, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, han enviado una misiva a Mariano Rajoy y al rey Felipe VI para pedirles que no se cierren al diálogo y tengan disposición para negociar sobre la celebración de la consulta. Sin embargo, el presidente del Gobierno ha sido claro: "Somos muchos y somos mayoría, nuestra democracia es fuerte y no permitirá desafíos.

FUENTE: ÁNGEL COLLADO - BORJA RODRIGO - https://www.elconfidencial.com