jueves, 21 de septiembre de 2017

Hallan cuerpo de maestra en escuela colapsada tras terremoto en México, aún falta niña

Bajo los escombros de la escuela derrumbada en Ciudad de México no habí­a más que silencio, pero los rescatistas no perdí­an la esperanza de percibir un sonido o movimiento que les permitiera identificar a algún sobreviviente.

Desde las primeras horas del jueves autoridades, voluntarios y periodistas seguí­an pendientes de las labores de rescate en la escuela Enrique Rébsamen, al sur de la capital, a dos dí­as del sismo de 7,1 grados que remeció el centro de México y dejó al menos 245 muertos y más de 2.000 heridos.

El avistamiento de los dedos de una niña moviéndose a primera hora del miércoles se volvió un sí­mbolo de esperanza que llevó a miles a trabajar frenéticamente en decenas de inmuebles colapsados en la capital. Ni la lluvia ni la noche interrumpieron las labores de rescate.

Hacia la mañana del jueves, reportaron las autoridades, ya habí­an llegado al paí­s expertos en desastres naturales de Japón, El Salvador, Estados Unidos e Israel.

En tanto, en la escuela, la delicada operación para rescatar a la niña continuaba. Mientras seguí­an introduciéndose micrófonos para tratar de percibir cualquier ruido, los trabajadores empezaban a utilizar un aparato llamado “life detector” que permite identificar sonidos que estén a diferentes distancias y profundidad, así­ como magnificar cualquier movimiento incluso bajo la tierra.

En algunos momentos los voluntarios salí­an a pedir objetos como plumones, cascos megáfonos, pinzas y sábanas blancas. En otros, levantaban los puños en alto para pedir silencio.

Más temprano, la Secretarí­a de Marina informó que habí­a recuperado el cadáver de una trabajadora de la escuela de unos 58 años. “Las acciones de búsqueda y rescate continuarán hasta agotar todas las posibilidades”, precisó en un comunicado de prensa.

La cifra total de fallecidos en el paí­s se habí­a mantenido en 230 de acuerdo con Protección Civil, pero el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, reportó que en su distrito el número de ví­ctimas se habí­a incrementado a 115, con lo que el total subió a 245.

Además de las ví­ctimas en la capital se reportaron 69 en Morelos, 43 en Puebla, 13 en el Estado de México, cuatro en Guerrero y una en Oaxaca.

El presidente Enrique Peña Nieto declaró el miércoles tres dí­as de luto oficial mientras soldados, policí­as, bomberos y voluntarios seguí­an escarbando entre los escombros, a veces avanzando centí­metro a centí­metro con sus propias manos y otras ayudados por excavadoras y grúas para levantar losas pesadas de concreto.

“Todaví­a hay gente que se queja allí­. Les faltan tres pisos para retirar el escombro. Y todaví­a se escucha gente allí­”, dijo Evodio Darí­o Marcelino, un voluntario que trabajaba junto a decenas de personas en un edificio de departamentos derrumbado.

Un hombre fue sacado con vida de entre los restos de un edificio parcialmente caí­do en el norte de la Ciudad de México más de 24 horas después del movimiento telúrico. Salió de allí­ en camilla y aparentemente consciente.

Según cifras del gobierno, 38 edificios se derrumbaron por el sismo y se han establecido brigadas para revisar 2.400 inmuebles. Asimismo, se informó que más de 50 personas han sido rescatadas con vida, más de 1.900 han recibido atención médica y 2.600 permanecen en los albergues habilitados en distintos puntos de la capital.

“Todos somos uno cuando se trata de salvar una vida o ayudar a una ví­ctima”, dijo el presidente Peña Nieto en un mensaje nocturno a la nación.

Cerca del centro de la ciudad, grúas gigantescas levantaron enormes bloques de concreto de una pila de escombros de una fábrica derrumbada como si tratara de pelar las capas de una cebolla. Los trabajadores con herramientas de mano avanzaban rápidamente en busca de supervivientes y comenzaban a trabajar con la siguiente capa.

El rescatista del gobierno, Alejandro Herrera, dijo que el miércoles por la tarde fueron hallados tres cadáveres en la fábrica. “Hay ruidos (debajo de los escombros), pero no sabemos si vienen del interior o si son los escombros”, explicó.
En las labores de rescate no sólo han sido recuperados seres humanos.

La policí­a de la Ciudad de México dijo que los socorristas que limpiaban los escombros de un laboratorio médico colapsado en el vecindario Roma cuando encontraron y recuperaron 13 ratas y 40 conejos usados por la empresa que ocupaba el edificio, ahora reducido a un montón de vigas y escombros.

A su vez, el gobierno capitalino informó que los albergues estaban preparados para recibir a damnificados con animales de compañí­a.

FUENTE: Con información de AP - http://www.elsalvador.com