miércoles, 6 de septiembre de 2017

(Panamá) El Catatumbo de Kenia (+Opinión)

Por: Julio César Caicedo Mendieta - Para mí, que soy viejo conocedor de mujeres, sostengo que hay que creerle a esta muchacha con respecto a que ha recibido presiones en el Ministerio Público de parte de poderes políticos y económicos por las investigaciones sobre casos de corrupción, lavado de dinero y blanqueo de capitales. Y es que uno de estos delitos ya lleva desaparecidos y además Panamá es un país en donde a las amenazas hay que ponerles mucho cuidado. El peso de mi alegato por esta muchacha tan guapa, es que nuestra historia registra tres asesinatos de presidentes, uno de gobernador, otro de alcalde y dos de representantes de corregimiento. Todos flotando en la impunidad.

Catatumbo es un valle del norte de Colombia, en donde han amenazado de muerte a varios líderes comunistas que tras la ‘paz' han ido a tomar posesión del lugar, como quien dice, a descansar los huesos guindando en una hamaca. La amenaza, según los medios, ha sido de darles ‘plomo' y fue efectiva, porque todos se han ido. Yo le recomiendo a Kenia que también deje al Catatumbo panameño y se acoja a la placidez de un retiro en nuestro campo, ya está bueno de amanecer con noticias agrias y acostarse como las lechuzas.

Henry Morgan sentó las bases para los corsarios en este Istmo y nos dejó como un legado las amenazas de la peste negra de 1665. Fíjese que nadie limpia esta ciudad ni se preocupa por la totalidad de sus ríos contaminados, solo nos salvan los aguaceros que caen con rabia en la época lluviosa, arrastrando los cueros de perros y gatos curtidos por el sol de las sequías. Panamá tampoco ha perdido en nada el sinónimo de robo, que nos heredó la desgraciada relación con la Francia de la corrupción, la prostitución y la libertad.

Profesora Kenia, le recomiendo que se salga de ese Catatumbo centroamericano al término de la distancia. A Ud., como dicen acá en la montaña coclesana, se le nota en el brillo de sus ojos que no ha llegado al medio quintal todavía, aunque poco le falta. Olvídese de esas alimañas que la rodean, porque a buena parte de este pueblo la he visto compungida dándole gracias a las ratas del erario por gobernarnos con nuestros impuestos de la manera más cruel e inverosímil.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.

FUENTE: Julio César Caicedo Mendieta - http://laestrella.com.pa - (PULSE AQUÍ)