martes, 17 de octubre de 2017

(Cataluña - España) Montserrat revela que en un día se perdieron 4.000 M en cuentas bancarias

El éxodo masivo de empresas que en las últimas dos semanas están trasladando sus sedes sociales fuera de Cataluña se ha convertido en el nuevo arma del independentismo contra el Gobierno de España. Y es que lo acusan de aprobar una reforma legal para impulsar que las compañías se vayan a otra parte del territorio.
En este sentido, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ha sido clara en la entrevista que le ha hecho este martes Carlos Alsina en 'Más de uno', de Onda Cero. “El independentismo está llevando a la incertidumbre y la inseguridad”, ha declarado, y sobre la huida de compañías, opina que “las empresas no se van porque el presidente Rajoy o el Gobierno hayan dicho que se vayan… Al final, las empresas se van porque sus socios, sus accionistas, ven cómo en un día perdieron 4.000 millones de euros en cuentas bancarias en Cataluña”.
Y es que desde la celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, un total de 691 empresas han trasladado su sede desde Cataluña a otras regiones de España, según los últimos datos de registradores mercantiles de España. Entre ellas destacan las grandes del Ibex 35 y los dos bancos catalanes, Sabadell y CaixaBank, que, ante la fuga masiva de depósitos, no solo han cambiado su domicilio social y fiscal a Alicante y Valencia respectivamente, sino que se han visto obligados a crear multitud de cuentas espejo para tranquilizar a sus clientes catalanes, como publicó El Confidencial.

Así, para la ministra hay principalmente tres responsables de lo que está ocurriendo, que son el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, su vicepresidente, Oriol Junqueras, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, “que están arrodillados ante la CUP y ante ANC y Òmnium Cultural, que son dos entidades sociales que no se han presentado jamás a unas elecciones y que están presentes en las decisiones de un Gobierno de Cataluña”.
Es precisamente ese independentismo el que ha llevado a la confrontación y la división de la sociedad y al posible empobrecimiento económico que, a juicio de Montserrat, ha provocado “la desinversión no solo de 540/600 empresas que ya han huido de Cataluña". "También hay mucha empresa internacional y del resto de España que se está planteando no invertir en Cataluña o en empresas situadas en Cataluña”, ha advertido. Por ello, ha insistido en varias ocasiones que “el Gobierno de España trabaja cada día en devolver la certeza, la seguridad y la estabilidad en Cataluña para que las empresas vuelvan” y, de paso, devolver la tranquilidad a los trabajadores que “viven una incertidumbre absoluta”.

Por otro lado, la ministra ha denunciado el “hostigamiento, la amenaza y el insulto constante” para aquellos que no comulgan con el independentismo, y ha explicado que esta misma mañana su casa en Sant Sadurní ha aparecido con pintadas llamándola fascista. “Esto es lo que pasa en Cataluña desde hace mucho tiempo —ha asegurado—, porque el que piensa diferente lo tiene muy complicado”.
De hecho, aunque quiere ser optimista, reconoce que la fractura social va a tardar tiempo en solucionarse. “Todos hemos tenido y tenemos muchos amigos, íntimos amigos, que son independentistas, y siempre hemos sido amigos y hemos discutido con tranquilidad. Pero ahora es muy complicado, las familias están fracturadas, los amigos están fracturados, los compañeros de trabajo están fracturados y, por lo tanto, tenemos que trabajar otra vez por esa Cataluña de convivencia y paz”, ha concluido.

FUENTE: Con información de MARÍA IGARTUA - https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...