martes, 17 de octubre de 2017

(Cataluña - España) ¿Plaza financiera o Mister Marshall? Así ven la fuga de bancos catalanes sus anfitriones

CaixaBank y Sabadell van en serio. La fuga de sus sedes sociales a Valencia y Alicante, respectivamente, va más allá de un gesto simbólico y tendrá continuidad en la celebración de reuniones de consejos de administración, juntas de accionistas y movimientos operativos. Sus cuarteles generales seguirán en Cataluña. Pero, por si acaso, ya tienen segunda residencia y plan B.
Las dos entidades han anunciado estos días que la próxima semana reunirán a sus respectivos órganos de gobierno en sus nuevas sedes para aprobar las cuentas del tercer trimestre y el balance acumulado entre enero y septiembre. En el caso de CaixaBank, además, su consejero delegado, Gonzalo Gortázar , presentará los números ante los medios de comunicación el martes 24 de octubre en las dependencias del emblemático edificio del antiguo Banco de Valencia, en la céntrica calle de Pintor Sorolla, elegido como nuevo domicilio social.
Del mismo modo, el Banco Sabadell ha convocado a sus consejeros en las dependencias de la calle alicantina de Óscar Esplá, en el que fue cuartel general de la Caja Mediterráneo. En su caso, la presentación oficial del balance trimestral se producirá en Madrid, ciudad a la que la entidad que preside Josep Oliu también quiere dar protagonismo en esta nueva etapa.
"El consejo de la semana que viene en Alicante no es algo simbólico, es para refrendar que el traslado no es provisional", dicen desde el Sabadell
“El consejo se celebra en Alicante porque corresponde por un lado al traslado de domicilio social y porque tiene todo el sentido. No es un mero acto simbólico. Al igual que haremos con las juntas de accionistas, es para refrendar que el traslado no es provisional. Habrá más consejos en Alicante. Pero también en Madrid y en Barcelona. Tenemos tres centros corporativos y Sant Cugat seguirá siendo el más importante, pero evidentemente Alicante y Madrid van a tener protagonismo”, señalan a El Confidencial fuentes oficiales del Banco Sabadell.

Los dos bancos abonados al Ibex 35 no son los únicos que han elegido tierras valencianas en busca de refugio social. También el Banco Mediolanum ha hecho lo mismo, al igual que Idilia Foods, fabricante de Nocilla y Cola Cao desde hace 70 años.
Desde el ámbito institucional, el discurso es contenido entre los nuevos anfitriones. Por un lado, se lamenta que la situación en Cataluña haya llegado a un punto en el que las empresas tengan que marcharse. Por otro, hay cierta sensación de euforia por el hecho de que la Comunidad Valenciana sea uno de los lugares elegidos por varias compañías de referencia para ubicar las nuevas sedes. Empresarios y responsables políticos creen que, a la espera de conocer el alcance de los traslados, significa un reconocimiento y ya se ha producido un ‘efecto reputación’ o ‘efecto sede’ que debería servir para atraer nuevas inversiones. Este es el mensaje que se lanza desde la Generalitat valenciana, gobernada por socialistas y Compromís, con Ximo Puig y Mónica Oltra como presidente y vicepresidenta, respectivamente.

Sobre las razones del traslado bancario, desde el Consell se saca pecho sobre las buenas relaciones que el ‘president’ valenciano, Ximo Puig, ha trabado tanto con Josep Oliu (con quien comparte veladas de verano en Morella) como con el expresidente de CaixaBank Isidre Fainé. Lo cierto es que las relaciones personales siempre influyen, pero en el debate interno de ambas entidades se ha tenido muy en cuenta la cercanía, la estructura de la que ya disponían, los lazos existentes (como la lengua) y el hecho de que Alicante y Valencia sean plazas alternativas a Madrid, lo que mitiga el castigo de los depositantes catalanes afines al independentismo. El presidente de la CEOE, Juan Rosell, también consejero de CaixaBank, fue uno de los defensores de Valencia como nueva sede frente a otras opciones como Baleares o Madrid, principal receptora de razones sociales procedentes de Cataluña en las últimas semanas.
"Juan Rosell no actuó como presidente de la CEOE, sino como consejero de CaixaBank", dicen fuentes patronales sobre su defensa de Valencia como sede
“Rosell no actuó como presidente de la CEOE en ese caso sino como consejero del banco. Lo que nosotros hagamos o dejemos de hacer no lo vamos a decir”, afirman fuentes patronales valencianas sobre el papel que están jugando en esa migración. Nadie lo admite, pero no son pocos los empresarios a ambos lados del límite entre Cataluña y Valencia que mantienen contactos o que narran sus dudas. Está en las conversaciones cuando algunos se encuentran en jornadas de las cámaras de Comercio, por poner un ejemplo.
La salida empresarial es un golpe muy duro para la causa independentista y un punto de inflexión en los tradicionales vínculos de la gran empresa catalana con el nacionalismo de centro-derecha que representaba la antigua CiU, hoy dispersa entre el PDeCAT y una Unió Democràtica muy menguada. Más de medio centenar de compañías se han mudado, hay inversiones en suspenso y no son pocas las firmas foráneas que se están pensando mucho sus proyectos en territorio catalán.
Pese a todo, el hecho de que la mayor parte de las sociedades que han migrado mantengan en Cataluña centros fabriles y de producción o sedes operativas ha llevado a algunos dirigentes de los territorios anfitriones a observar los cambios desde una actitud mucho más escéptica. El líder de Podemos en la Comunidad Valenciana, Antonio Estañ, colgó un tuit en su cuenta apenas conocerse el traslado de la sede del Sabadell ironizando sobre una respuesta del Consell valenciano similar a la que Berlanga retrató sobre la llegada de la presunta ayuda americana a España en su película 'Bienvenido, Mister Marshall'.
En un territorio como el valenciano, marcado por la desaparición de su sistema financiero propio (Bancaja, Banco de Valencia, CAM) con la crisis inmobiliaria, el regreso de los bancos ha sido recibido como un regalo caído del cielo. Un chute de autoestima financiera y empresarial, si es que este intangible puede medirse en términos económicos. Los hay que incluso comienzan a apuntar en el PIB regional la aportación de los dos nuevos bancos, pese a que el grueso de su actividad está fuera de la Comunidad Valenciana.
Queda saber si la mudanza es para siempre o coyuntural. El aviso lanzado por CaixaBank y Sabadell parece indicar que no están para bromas. El abandono de la sede social es un paso. Pero no el único que pueden llegar a dar si la cosa se pone demasiado fea.

FUENTE: Con información de VÍCTOR ROMERO. V - https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...