viernes, 27 de octubre de 2017

(Cataluña - España) Rajoy cesa a todo el Govern, disuelve el Parlament y convoca elecciones el 21-D

La primera tanda de decisiones del Gobierno para aplicar el artículo 155 de la Constitución a la Generalitat de Cataluña incluye la destitución de Carles Puigdemont y todos sus consejeros, la extinción de organismos como el servicio diplomático paralelo que promocionaba el independentismo fuera de España, la disolución del Parlamento autonómico y la convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre. En total, la primera intervención de competencias aplicada por Mariano Rajoy supone la salida de un total de 141 altos cargos y personal eventual de confianza del gabinete secesionista.
El jefe del Ejecutivo anunció en persona, desde el Palacio de la Moncloa y con todos los ministros sentados en primera fila de la sala de conferencias de prensa, las decisiones del Consejo de Ministros extraordinario celebrado para dar respuesta a la declaración de independencia aprobada horas antes por los partidos separatistas en la Cámara catalana. Son cinco decretos en total para descabezar a la Generalitat rebelde y reponer cuanto antes la normalidad constitucional y legal en Cataluña.

En el caso de la Consejería de Interior de la Generalitat también quedan destituidos el secretario general y el director general responsables de la dirección del cuerpo de los Mossos. El relevo del ‘major’, Josep Lluís Trapero, se efectuará a continuación, cuando el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido lo decida.
También son objeto del decreto de extinción de organismos las llamadas “estructuras de Estado” creadas por los gobierno nacionalistas en los últimos años. De las llamadas “embajadas” en el exterior solo sobrevivirá la de Bruselas, amparada en términos legales como delegación de autonomía. Caen además la fundación de Diplocat, el consejo de “transición nacional”. Entre los destituidos está también el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, así como el delegado en Bruselas, Amadeu Altafaj.

Cada ministerio se ocupará desde este sábado de su consejería correspondiente y seguirá con los relevos o nombramientos que estime oportunos, tal y como estaba previsto en el documento remitido al Senado para solicitar la intervención de competencias.
Además de anunciar esas primeras medidas prácticas, Rajoy explicó que su objetivo es evitar que el gabinete de Puigdemont haga más daño a las instituciones y a la normalidad de la vida de los ciudadanos. “No se suspende la autonomía, se vuelve a la ley”, insistió antes de proclamar que hará un ejercicio inmediato de la competencia que le otorga el Senado con respecto a la Cámara catalana: disolverla ya para que pueda haber elecciones.
“Son las urnas de verdad” las que según el presidente del Gobierno permitirán reponer inmediatamente la legitimidad de la Generalitat y para ello lo mejor es celebrar cuanto antes esas elecciones “libres, limpias y legales”, según dijo.
El jefe del Ejecutivo hizo un llamamiento a la tranquilidad dirigido a todos los ciudadanos y pidió que todos los catalanes y el resto de los españoles confíen en que el Estado de Derecho tiene los resortes necesarios para restablecer la ley.

FUENTE: Con información de ÁNGEL COLLADO - https://www.elconfidencial.com