miércoles, 11 de octubre de 2017

(Cataluña - España) Rajoy constata el apoyo crítico del 73% del Congreso frente al independentismo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene apoyo de la inmensa mayoría del Congreso para hacer frente al proceso independentista en Cataluña, pero eso no le ha evitado escuchar las críticas, por diferentes motivos y con distinto grado de dureza, de la práctica totalidad de los grupos parlamentarios.
Tiene respaldo con matices de 254 diputados, los del PP, los del PSOE y los de Ciudadanos, que representan el 73% de la Cámara, pero incluso desde ese porcentaje ha recibido críticas por su gestión de la crisis de Cataluña. Y ninguno de ellos ha mencionado expresamente el artículo 155 de la Constitución. El problema de Rajoy es que del 27% restante, la mayoría representa a electores catalanes.
"Si Puigdemont tuviera un mínimo de generosidad respondería al requerimiento del Gobierno y abriría vías de solución", ha asegurado el el presidente del Gobierno.
En su comparecencia en el pleno del Congreso los socialistas han marcado diferencias y le han reprochado su inacción y la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado el 1 de octubre; Ciudadanos ha cuestionado el diálogo con quien vulnera la ley, porque "lo imprudente es no actuar"; Podemos le ha exigido que busque una salida dialogada y los partidos catalanes le han culpado con dureza de los actos de violencia en Cataluña. No obstante, el tono ha sido menos virulento que en ocasiones recientes en las que se ha planteado este asunto en el Congreso. El PNV, socio del PP en los Presupuestos, le ha pedido que no aplique el artículo 155, que hable, que valore "el gesto" de Carles Puigdemont y "cruce "la puerta al diálogo que se ha abierto".
Joan Tardà, portavoz de ERC, ha advertido que opondrán “resistencia pacífica” y ha pedido “negociación y mediación”, pero no ha repetido expresiones como las que usó hace un mes en el pleno como “nos iremos” y otras similares. Lo más parecido ha sido augurar que “nos harán sufrir, pero al final ganaremos porque la democracia siempre gana”. Sí fue crítico al referirse a vulneración de derechos civiles en Cataluña, al reprocharle a Rajoy que le aplaudan “los fascistas” y no desautorice a Pablo Casado por hablar de Puigdemont como Luis Companys. Ha anunciado que ERC no participará en la comisión que estudiará la reforma de la Constitución.
Mariano Rajoy ha hecho su relato de hechos, según el cual, quien se negó al diálogo previo fueron los responsables de la Generalitat, encabezados por Artur Mas y Carles Puigdemont, hasta culminar en “un desafío antidemocrático” del que el Estado tuvo que defenderse.

No ha aportado novedad alguna, porque ni siquiera ha hablado del inicio del proceso de aplicación del artículo 155 de la Constitución en los próximos días o cualquier otra medida que pueda adoptar. Ha insistido en el “diálogo sólo dentro de la ley” y ha remitido a una eventual reforma de la Constitución, pero salvando principios como la soberanía del Estado recogida en el artículo 2.
“Se puede hablar de todo lo que la Constitución y las leyes permiten hablar y con todos los que estén dispuestos a hablar. Incluso se puede plantear la propia reforma de la Constitución”, ha asegurado el presidente del Gobierno. "No puedo dialogar con nadie sobre cómo nos saltamos la ley entre los dos", ha remachado luego, tras argumentar que no existe el derecho de autodeterminación y que Adolfo Suárez hubiera hecho lo mismo que él.
No ha habido tampoco autocrítica alguna sobre gestión. De hecho ha asegurado que “se desarticuló la infraestructura del referéndum en los días previos al 1 de octubre, omitiendo que se mismo día aparecieron urnas repartidas por toda Cataluña.

En el memorial de agravios ha incluido las “burdas manipulaciones” contra la Policía y la Guardia Civil y ha defendido la labor de las Fuerzas de Seguridad el 1 de octubre.
Por el PSOE, Margarita Robles, se ha presentado con un discurso de Estado y de apoyo frente al separatismo, pero con matices derivados con la crítica a la gestión que el Gobierno ha hecho de la crisis. “Su Gobierno no ha entendido Cataluña, por el recurso contra el Estatut, la reforma del Tribunal Constitucional, por judicializar temas que debían ser políticos o por mandar a las Fuerzas de Seguridad del Estado en condiciones muy lamentables”.

La portavoz socialista ha insistido en su propuesta de comisión parlamentaria que debata sobre la futura reforma constitucional, pactada por Pedro Sánchez con Rajoy.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha apoyado también al presidente del Gobierno, pero con críticas por haber actuado demasiado tarde, frente a los independentistas “golpistas” y “para defender la dignidad del Estado”. “Tenemos que dialogar, pero entre demócratas, no en una mesa oscura con un mediador internacional que asuma lo que le corresponde a esta cámara”, ha dicho.
Pablo Iglesias, Xavier Domènech, Alberto Garzón y Yolanda Díaz, en nombre de Unidos Podemos y sus confluencias, han pedido que no se aplique el artículo 155; que se acepten mediadores internacionales y, sobre todo, han arremetido contra la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado el 1 de octubre. Unidos Podemos rechaza la validez del referéndum del 1-O, pide una consulta pactada y promueve una mediación en busca de una salida. Iglesias se ha referido al "caduco régimen de 1978".
Joan Tardâ, portavoz de ERC, ha reprochado a Rajoy que defienda una "unidad a la fuerza" con la "represión" del 1 de octubre. "Si algún día Puigdemont es detenido o encarcelado ustedes serán corresponsables", le ha dicho a los diputados socialistas. Y Carles Campuzano del PDeCAT ha advertido que es incompatible la aplicación de 155 y la comisión de reforma constitucional.
Y ha sido muy duro con Rajoy el portavoz del PNV, Aitor Esteban, pese a que este partido es socio presupuestario del Gobierno. Le ha reprochado su gestión sobre el problema territorial, que se quede "en el himno de la Guardia Civil que asegura que viva el orden y la ley" o que se cierre a avanzar en cambios de la Constitución en el sentido que exige la mayoría del País Vasco y Cataluña. "Debemos valorar lo que ha hecho Puigdemont, se abre una oportunidad para el diálogo", ha asegurado Esteban.

FUENTE: Con información de FERNANDO GAREA - https://www.elconfidencial.com