lunes, 9 de octubre de 2017

(Panamá) Tensión remueve los cimientos del Colegio Nacional de Abogados

La remoción de dos miembros del Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados ha desatado un conflicto en el seno de ese importante sector profesional. La junta directiva, que dirige Dionicio Rodríguez, en lo que algunos consideran una clara violación a la ley de los abogados y a los estatutos del gremio, removió de sus puestos a dos integrantes de este tribunal, cuya tarea es investigar las faltas éticas entre los profesionales del derecho, explicó Martha López de Martín, presidenta de ese foro.

Los integrantes del Tribunal de Honor son escogidos escalonadamente para garantizar la independencia de las investigaciones y evitar que las fuerzas que se disputan la dirigencia del gremio tengan el control de esta instancia. En una elección del CNA se eligen tres miembros y en otra, dos, explicó Raúl Rodríguez Araúz, miembro del CNA y exmiembro del Tribunal de Honor.

De acuerdo con la Ley 9 del 18 de abril de 1993, cada miembro principal de este tribunal tiene un suplente que lo reemplazará en caso de impedimento o ausencia temporal o absoluta. ‘La junta directiva del CNA llenará las vacantes temporales o absolutas de los miembros suplentes', cita la norma.

En la pasada elección se escogieron dos principales y dos suplentes, como establece la Ley. Pero, después de la elección renunciaron a sus puestos de principales Maruquel Pabón y Enrique Illueca (que se presume no compartían simpatía con la directiva de Rodríguez).

De acuerdo con la norma, explicó López de Martín, a Maritza Cedeño Vásquez y Fernando Gómez Arbeláez, que fueron nombrados por la directiva anterior, les correspondía sustituirlos. La nueva directiva, a su vez, debía nombrar sus suplentes.

La controversia surge cuando la directiva actual, en un exceso de sus facultades, remueve a estos dos magistrados (suplentes), añade Martha López Martín.

Mediante la resolución 23 del 25 de septiembre de 2017, dejan sin efecto el nombramiento de la directiva anterior alegando que no habían sido elegidos por votación directa, por lo que no cumplían con las condiciones para convertirse en principales y debían ser removidos el 21 de julio de 2017.

Así, nombran entonces a cuatro nuevos suplentes : Karim Céspedes, Dayra Castañadas, Carmen Urriola y Cecilia López.

La resolución, además, establece que el tribunal debe escoger entre los suplentes los sustitutos de los principales.

Según López, con esta actuación ‘se pierde la seriedad y la credibilidad del gremio, porque no pueden nombrar principales'.

‘Están buscando el control del tribunal. Esto está en contra del espíritu de la norma y para lo que fue creada esta instancia', agregó una fuente vinculada al gremio sobre la decisión de la directiva.

La cuestionada medida se interpreta como una clara intromisión de la actual directiva en las actuaciones del Tribunal de Honor, que debe ser independiente, añadió Rodríguez Araúz.

Para la presidenta del tribunal, este incidente es en sí mismo una falta a la ética y podría dar paso a la apertura de una denuncia.

El expresidente del CNA José Alberto ‘Toto' Álvarez sostiene, a su vez, que resulta una sorpresa desagradable ver cómo se interviene en el Tribunal de Honor. ‘Esto sería una violación a la Ley y a los estatutos del gremio', apuntó el abogado. La percepción, según el expresidente del gremio, es que se quiere controlar el tribunal. Álvarez concluyó que los nombramientos escalonados son precisamente para evitar que el tribunal sea usado políticamente para perseguir a los adversarios con procesos éticos.

El presidente del CNA, por su parte, señaló que su junta directiva intentó subsanar una irregularidad que se había dado en la elección de dos principales del Tribunal de Honor. ‘Bajo ese concepto, la junta directiva tomó la decisión de nombrar cuatro suplentes, lo que permite el reglamento y sacar dos que habían sido nombrados por la junta anterior y que querían subir a principales', explicó en una entrevista que concedió para el ‘Polígrafo' de La Estrella de Panamá .

Según el presidente, no debe haber ningún integrante del Tribunal de Honor que sea nombrado de a dedo. ‘Esta junta directiva decidió que había que cumplir con la ley y que, efectivamente, había que sacar a estas personas'.

FUENTE: Con información de Marlene Testa - http://laestrella.com.pa