viernes, 17 de noviembre de 2017

(Cataluña - España) La Fiscalía belga pide extraditar a Puigdemont y el juez le cita el 4-D

Carles Puigdemont y los 'exconsellers' no serán extraditados a España por prevaricación. Pero la Fiscalía belga pide que sí sean enviados al país por los otro cuatro delitos que les imputa la jueza Carmen Lamela: desobediencia, malversación, rebelión y sedición. Así lo ha solicitado durante la vista que se ha celebrado hoy a puerta cerrada, durante poco más de una hora en Bruselas, ante el juez de primera instancia que tendrá que tomar la decisión sobre el futuro de los cinco políticos catalanes.

Pero esto no sucederá antes del 4 de diciembre, cuando el juez ha vuelto a citar a Puigdemont, Clara Ponsatí, Lluís Puig, Toni Comí y Meritxell Serret a comparecer. Hasta entonces, se intercambiarán argumentos entre las partes. Los abogados de los cinco políticos tratarán de argumentar, como es sabido, que en España no se les garantizará un juicio justo. “Nos han dado un plazo a las defensas para que podamos formular alegaciones por escrito al respeto”, ha apuntado el abogado Jaume Alonso Cuevillas.
No habrá extraditación automática
Durante la comparecencia no han tomado la palabra los afectados, pero sí su defensa. También se ha pronunciado la Fiscalía belga, cuya decisión de rechazar el cargo por prevaricación supone que la extradición no será automática. La precarización está incluida en la lista europea de 32 delitos por los que si se reclama a una persona europea a otro país europeo, éste debe extraditarlo de manera automática.

Por lo tanto, el proceso aún va para largo. Si el cuatro de diciembre el magistrado de primera instancia tomara la decisión de dar luz verde a la extradición de los cinco políticos catalanes a España, estos podrían aún recurrir la decisión. En esa circunstancia, el caso se pondría en manos de la Corte de Casación belga, encargada de tramitar las apelaciones.
Es poco probable que la decisión final se conozca antes de mediados de diciembre y puede incluso prolongarse hasta más allá de fin de año.
Confusión sobre los cargos
La audiencia de hoy, celebrada a puerta cerrada, ha dejado tantas respuestas como preguntas. La Fiscalía belga ha decidido, en contra de lo previsto, guardar silencio al respecto y dejar la voz cantante a la defensa de los afectados. "No vamos a comentar nuestra posición, ni lo que han dicho los abogados. La ley prevé un procedimiento a puerta cerrada, y no vamos a entrar en ello", ha asegurado una portavoz.

De este modo, se mantiene la confusión en torno a cómo valora la Fiscalía los cuatro cargos de los cinco por los que España reclama a Puigdemont y los exconsellers que no ha rechazado: desobediencia, malversación, rebelión y sedición.
Según uno de los abogados belgas, Christophe Marchand, la Fiscalía considera que los cargos imputados a los cinco políticos se ajustan a los delitos que el código penal belga considera como “coalición de funcionarios” y “malversación por funcionarios”. No obstante, se desconoce por el momento cómo encajan exactamente los cargos de rebelión, sedición y desobediencia.

FUENTE: Con información de MARÍA TEJERO MARTÍN - https://www.elconfidencial.com