jueves, 2 de noviembre de 2017

(Cataluña - España) Las claves del auto: grupo organizado, fuga de Puigdemont, alentar a la insurrección...

El auto firmado por la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela con el que se ha ordenado este jueves el ingreso en prisión de Oriol Junqueras y siete de los 'exconsellers' del cesado Govern se apoya en una serie de demoledoras claves. Estas van desde la asunción de que los acusados formaban un grupo perfectamente organizado hasta que alentaron a la insurrección pública o el enfrentamiento con alcaldes no independentistas.

Propiciar y justificar la desobediencia
Dentro de las distintas etapas del proceso de desconexión citadas en el auto, se constata que “la actuación a través de los movimientos populares, auspiciada por los anteriores, iba encaminada a crear en la ciudadanía un sentimiento de rechazo hacia las instituciones españolas y los poderes del Estado para propiciar y justificar la desobediencia de la sociedad hacia las órdenes emanadas de ellos y para permitar, cuando fuera necesario, la movilización social para respaldar la consecución de los fines independentistas”.
Alentar a la insurrección pública
Para la consecución del fin secesionista que guiaba la conducta de todos los querellados, prosigue el documento, “éstos se valieron de la población alentando actos de insurrección pública, de desobediencia y de resistencia colectiva a la autoridad legítima del Estado, ocupando al efecto carreteras, calles o edificios públicos y sometiendo a los agentes de la autoridades un incesante acoso”.

Llamamiento al enfrentamiento contra alcaldes
El auto de la juez Lamela hace hincapié en la petición del expresident cesado Carles Puigdemont a los alcaldes para que cediesen colegios electorales. Una solicitud que desatendieron diversos alcaldes, a quienes en un mitin organizado por la ANC en Sant Joan Despí, el expresident “hizo un llamamiento al enfrentamieto de los asistentes con estos Alcaldes al decirles: 'Miradles a los ojos y que os digan si os dejarán votar o no. Vosotros les pagáis y ellos os tienen que rendir cuentas'”.
Òmnium y ANC, auspiciados por el Govern, brazo civil levantamiento
Estas organizaciones “actuaron como brazo civil del levantamiento auspiciado por las autoridades del Govern, favoreciendo movilizaciones como las que tuvieron lugar los días 21 y 21 de septiembre y 1 de octubre".
Alentaron acciones multitudinarias de rechazo a la policía

Las asociaciones civiles soberanistas que lograron “concentrar a un elevado número de personas” el 1-O, “ofreciendo resistencia, trataban de impedir el acceso de la fuerza policial a los distintos centros en los que se estaban llevando a cabo las votaciones”. En la gran mayoría de los casos, prosigue el auto, “la actitud mostrada por los Mossos D'Esquadra fue pasiva, manteniéndose al margen de cualquier actuación desarrollada por la Guardia Civil, evitando intervenir incluso en los casos en los que miembros de la Guardia Civil eran agredidos, llegando incluso en algunos casos a increpar e incluso enfrentarse a alguno de los agentes de la Guardia Civil que en el ejercicio de sus funciones se encontraba en el lugar. Incluso llegaron a espiar las acciones de la Guardia Civil y la Policía Nacional alertando a los congregados en los colegios de que las citadas Fuerzas del Orden se dirigían hacia determinados lugares”.
Asumir en exclusiva los 17.000 mossos armados
La DUI, asegura el auto, “llevaba anudada la asunción en exclusiva del mando sobre los Mossos D'Esquadra, cuerpo policial integrado por más de 17.000 efectivos armados, con el potencial efecto intimidatorio que los mismos representaban”.
Financiaron con fondos públicos el 1-O
“La planificación, organización de la convocatoria y celebración del referéndum del día 1 de octubre fueron financiadas con fondos públicos”.
Estrategia secesionista perfectamente organizada y con reparto de papeles
Los investigados "urdieron una estrategia de todo el movimiento secesionista, perfectamente organizada y con reparto de papeles entre las autoridades gubernamentales, parlamentarias y asociaciones independentistas (ANC y Òmnium) que llevaría a la celebración del referéndum ilegal el día 1 de octubre y a la declaración de independencia aprobada en el parlamento el pasado día 27 de octubre”.

Incumplimiento sistemático de las resoluciones del TC
“La acción de los querellados fue meditada y perfectamente preparada y organizada, reiterando durante más de dos años el incumplimiento sistemático de las resoluciones del Tribunal Constitucional en pro de la independencia”.
La huida de Puigdemont
“Tampoco puede olvidarse el poder adquisitivo de los querellados que les permite abandonar fácilmente el territorio español y subsistir en el extranjero. En este punto, basta recordar el hecho de que algunos querellados ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pueden haber incurrido”. Este último sería el caso de Puigdemont y otros cuatro exconsellers que todavía permanecen en Bélgica.
Grupo perfectamente organizado
Los investigados, concluye la exposición de motivos del auto, “vienen operando dentro de un grupo perfectamente organizado de personas, apoyados por asociaciones soberanistas con poder y capacidad para auxiliarles en su posible huida de la Justicia”.

FUENTE: Con información de https://www.elconfidencial.com