domingo, 26 de noviembre de 2017

(Cataluña - España) Los mensajes de los mossos a la Policía Nacional: "Me da asco ponerme el uniforme"

"No todos los mossos somos iguales; los que creemos en la legalidad, en el cumplimiento de la ley, en la Constitución Española y ante todo en la unidad de España necesitamos vuestra ayuda". Así se dirigió un miembro de los Mossos d'Esquadra por correo electrónico a la Agrupación Reformista de Policía (ARP) durante los días previos a la declaración unilateral de independencia del Gobierno y del Parlamento catalanes que ha provocado la encarcelación del exvicepresidente regional Oriol Junqueras y del resto de 'exconsellers' que aún estaban en España, así como la orden de busca y captura emitida por la Audiencia Nacional contra el expresidente Carles Puigdemont y la aplicación del artículo 155 por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy.
ARP se ofreció como intermediario entre los mossos que se sienten constitucionalistas y quieren respetar la legalidad por encima de todo y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que contempla la posibilidad de crear una pasarela que permita a los agentes descontentos con el cuerpo autonómico pasarse a la Policía Nacional. En concreto, se trata de una opción que permite la Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional aprobada en 2015, aunque aún no ha sido desarrollada reglamentariamente. "Confiamos en que se haga cuanto antes (...) y que los mossos que han expresado poner fin a su carrera profesional puedan ocupar las plazas que saque el Gobierno", añaden desde ARP.

Tras el ofrecimiento del sindicato policial, que habilitó un buzón para canalizar las reclamaciones y derivarlas al Ministerio, decenas de miembros de los Mossos d'Esquadra escribieron para interesarse por la vía que se abría en medio de las presiones que aseguraban que estaban recibiendo. "Es muy duro sentirse policía y ver cómo nos utilizan; en mi caso, me da vergüenza y mucho asco ponerme el uniforme", trasladó uno de estos agentes que mostró interés por la mencionada pasarela, que Zoido no descarta pero tampoco ve prioritaria de momento.
"Creo que me veré pronto obligado a coger la baja laboral, se me está haciendo muy difícil seguir", explicó otro. "Espero que nos intervengan y alguien tome el mando; nuestra cúpula está llena de cobardes", expresó un mando de la corporación que aseguró que el resto de altos cargos de la institución le están dejando de lado. "No están ni en los despachos y, los pocos que hay, van sin uniforme y se niegan a reunirse con mandos como yo", añadió el mismo dirigente policial cuya identidad, como la del resto, ha sido ocultada por ARP para evitar represalias como las que temen otros policías autonómicos, que se sienten encerrados en una burbuja de la que no pueden salir.

"Soy funcionaria de los Mossos d'Esquadra y me gustaría volver a ser policía", expresaba otra componente de la policía autonómica antes de mostrar su interés por la iniciativa de ARP. "Me encantaría desde hace tiempo pasar a la Policía Nacional; actualmente estoy sufriendo presiones de mis mandos, porque estos saben quiénes somos los que respetamos la ley y quiénes son los independentistas; tampoco estoy sindicado, porque nuestros sindicatos han criticado duramente al CNP", aseguraba otro miembros de los Mossos.
"Como muchos de mis compañeros, estoy muy interesado en la pasarela a las fuerzas de seguridad del Estado, y más concretamente a la Policía Nacional; os dejo mis datos para que podáis demostrar al ministro del Interior que esto de la pasarela es una necesidad imperiosa, sobre todo tras los últimos acontecimientos", expresaba un policía autonómico poco después de los conflictos que se vivieron entre estos agentes y la Guardia Civil y la Policía Nacional durante la jornada del pasado 1 de octubre en la que se celebró el referéndum ilegal que dio origen a la posterior declaración de independencia y a la apertura del procedimiento penal por parte de la Audiencia Nacional contra los instigadores de la consulta y a la aplicación del artículo 155 por el Gobierno central.

"A raíz de los recientes acontecimientos políticos y siendo evidente la politización extrema de los mandos de la policía autonómica catalana, somos muchos los interesados, ahora más que nunca, en cambiar el cuerpo", escribió otro miembro de la escala básica de los Mossos al buzón de ARP, que posteriormente ha hablado personalmente con la mayoría de los interesados y ha trasladado todas las muestras de interés al Ministerio del Interior.
"Quiero agradecerles enormemente el haber hecho llegar al ministro del Interior la propuesta de crear una pasarela para que podamos acceder a la Guardia Civil y a la Policía Nacional los mossos que sí somos leales a la Constitución, a los jueces y a las leyes y nos encontramos atrapados en esta locura secesionista", afirmó otro miembro de la corporación autonómica. "Como yo, somos muchos los que estaríamos dispuestos y muy orgullosos de pasar a formar parte de la Guardia Civil o de la Policía Nacional", decía un enésimo mosso, que pedía "ayuda por favor" para "acelerar el proceso para el ingreso en las fuerzas de seguridad del Estado".

ARP, por su parte, considera que esta anómala situación afecta directamente a la conciliación familiar de los policías autonómicos constitucionalistas, debido fundamentalmente al estrés y la ansiedad que les provoca la presión social, las "discutibles" órdenes que reciben por parte de los mandos en su día a día o las "discusiones" con compañeros de trabajo. Los agentes se han sometido "a unas decisiones políticas de mandos policiales" que no deben concebirse "en un estado de dederecho" y que pudieran estar conculcando preceptos constitucionales.
Este sindicato policial no ha sido el único que ha reclamado al ministerio la mencionada pasarela. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) solicitó a Zoido, tres días después de la celebración del referéndum ilegal del 1-O, que facilitara el paso de los mossos que quisieran tanto a la benemérita como a la Policía Nacional. AUGC aseguró que también estaba recibiendo innumeralbes peticiones y que no estaba dispuesta, como asociación que defiende los derechos laborales de los guardias civiles, a dar la espalda a compañeros de otros cuerpos que únicamente pretendían cumplir con su trabajo policial.

FUENTE: Con información de ROBERTO R. BALLESTEROS - https://www.elconfidencial.com