miércoles, 1 de noviembre de 2017

(Cataluña - España) Puigdemont juega al despiste con la Justicia: su abogado pide declarar desde Bélgica

El juego de espejos continúa. Dos días después de la aparición sorpresa de Carles Puigdemont en Bélgica, el despiste continúa. El 'expresident' dice que no pretende pedir asilo, pero tampoco tiene intención de regresar a España. Y todo, pese a que ha sido llamado a declarar mañana ante la Audiencia Nacional. Su abogado belga, Paul Bekaert, lo ha dejado claro: Puigdemont no acudirá a declarar. No se sabe siquiera si ha recibido la notificación, pero de haberlo hecho, no se da por enterado.
La visita del 'expresident' a Bruselas está rodeada de incertidumbre, en la que campan los rumores. En la noche del martes, se pensó que iba de camino al aeropuerto con varios de sus consellers para regresar a España. Finalmente, fuentes de su entorno en Bélgica apuntan a que él ha permanecido en el país. También se pensó por un momento que iba a improvisar otra declaración a los medios en medio de Flandes, a unos 100 kilómetros de Bruselas. Falsa alarma. Sigue sin tenerse claro dónde se encuentra el 'expresident', ni qué piensa hacer.

Lo único que parece claro es que Puigdemont tratará por todos los medios de dar esquinazo a la justicia española. Para ello cuenta con Bekaert, el letrado al que históricamente han recurrido los miembros de ETA en Bélgica que querían evitar su extradición a España. Si Puigdemont finalmente decide no acudir a la Audiencia Nacional, el procedimiento habitual es que se emita una orden de arresto y entrega. Y el objetivo es retrasar lo más posible este momento.
En teoría, la ejecución de las 'euroórdenes' suele ser rápida. Pero el letrado de Puigdemont puede tratar de convencer al juez de que la justicia española no es objetiva y por tanto “no tendrá un juicio justo en España”, tal y como ha dicho a la cadena holandesa 'NOS'. “Es bastante obvio que mi cliente va a adoptar ahora la actitud de esperar a ver qué pasa”, ha añadido.

En manos del juez belga que se encargue de tramitar la euroorden está estudiar el caso, analizar si se dan las garantías necesarias para la extradición y, en definitiva, alargar el proceso. Según el principio de mutua confianza, piedra angular de la cooperación judicial entre países, los socios europeos deben considerar que, salvo en circunstancias excepcionales, todos los demás Estados miembros respetan el Derecho de la Unión y muy especialmente los derechos fundamentales.
La estrategia de Puigdemont es precisamente lograr que un juzgado belga cuestione el respeto a los derechos en suelo español. Incluso le ha sugerido “que le hagan las preguntas aquí en Bélgica", ha declarado Bekaert a Associated Press. Un gesto en este sentido haría resentirse no solo a las relaciones entre Bélgica y España, sino que podría causar una onda expansiva a alcance europeo.
La Audiencia Nacional citó a Puigdemont y a otros trece miembros del Gobierno catalán para el jueves a las 09.00 horas (08.00 GMT) por los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. La Fiscalía podría sustentar además su petición de cárcel en el riesgo de fuga, dada la gravedad de las penas (hasta 30 años de cárcel por rebelión), y de reiteración delictiva.

No descartan prisión cautelar
Más allá de las palabras de su abogado belga, cabe señalar también las del letrado que representa a Puigdemont en España, Jaume Alonso Cuevillas. Frente a las palabras de Bekaerts, este ha reconocido que desconoce si Puigdemont irá a declarar a la Audiencia Nacional, pero no ha descartado que la jueza Carmen Lamela dicte prisión preventiva contra él. En una entrevista en Catalunya Ràdio, ha defendido que Puigdemont no ha cometido los delitos de los que se le acusa, por lo que considera que no debería ser encarcelado de manera cautelar, aunque cree que puede pasar: "No me atrevo a decir un no rotundo".

"Debería decir que no, pero cuando veo estremecido que se están vulnerando los derechos de defensa no me atrevo a decir un no rotundo. No hay motivo, pero esto también lo decía con los Jordis", ha alertado, en referencia a los presidentes de la ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.
Las citaciones
Por otra parte, las citaciones tanto para comparecer ante la Audiencia Nacional como ante el Tribunal Supremo ya están en manos de los independentistas. La presidenta en funciones del Parlament, Carme Forcadell, y los miembros de la Mesa del Parlament disuelto Lluís Guinó, Lluís Corominas, Anna Simó, Joan Josep Nuet y Ramona Barrufet han recibido este miércoles por la mañana la citación del Tribunal Supremo para ir a declarar el jueves y viernes a las 9.30 horas por un presunto delito de rebelión.


Lo ha anunciado Simó en su cuenta de Twitter, quien también ha asegurado que irá a declarar, aunque ha criticado la poca antelación con la que han recibido la citación: "Menos de 24 horas antes de declarar. No hay derecho. Pero estaré". En una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, Nuet también ha explicado que irá a declarar, pese a que ha criticado que en la querella hay "errores profundos", ya que señala que Nuet votó a favor de la tramitación en la Mesa de la ley de transitoriedad jurídica y de la proclamación de la República, pese a que no lo hizo, y ha alertado de que, según él, es un juicio político que pretende juzgar al independentismo.
También el exconseller de Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia cesado, Raül Romeva, ha anunciado que ha recibido la citación para declarar ante la Audiencia Nacional tras admitir a trámite la jueza Carmen Lamela la querella presentada por el fiscal general del Estado, José Manuel Maza. Una citación que también han recibido ya el exvicepresidente Oriol Junqueras y los 'exconsellers' Rull, Forn y Turull.

FUENTE: Con información de MARÍA TEJERO MARTÍN - https://www.elconfidencial.com