viernes, 17 de noviembre de 2017

(EE.UU.) Cámara de Representantes aprueba reforma fiscal de Trump

Los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobaron ayer una amplia reforma fiscal, aproximándose a su primer triunfo legislativo bajo el gobierno de Donald Trump aunque sus constituyentes esperaban mucho más de ellos.

La aprobación de la propuesta en la Cámara Baja despertó esperanzas entre los republicanos de que Trump podrá declarar su primer triunfo legislativo luego de un año en que fracasaron sus numerosos intentos de eliminar la reforma del sistema de salud aprobada para el anterior presidente Barack Obama.

La propuesta, a un costo de 1.5 billones de dólares, reestructura el esquema de pagos para corporaciones y personas físicas. Fue aprobada por 227 votos a favor y 205 en contra.

Los demócratas informaron poco después que la versión presentada ante el Senado, según cálculos, le aumentará los impuestos a la gente de clase media y baja. Tales proyecciones, a la luz de reservas de algunos republicanos sobre el plan de su propio partido, revelan que la dirigencia aún enfrenta obstáculos para aprobar el plan, ante una sólida oposición demócrata.

Esta sería la primera reforma significativa del sistema de impuestos en Estados Unidos en tres décadas, un objetivo anhelado por muchos políticos republicanos que tildan los cambios como un estímulo a las familias, las empresas y la economía en general.

“Aprobar esta propuesta será lo mejor que podemos hacer para estimular la economía, para restaurar la oportunidad y para ayudar a las familias de medianos ingresos que están ahora en dificultades”, declaró el presidente de la cámara baja, el republicano Paul Ryan.

Trece republicanos –entre ellos de California, Nueva York y Nueva Jersey– votaron en contra de la iniciativa pues elimina las deducciones para los impuestos locales y estatales y limita a 10 mil dólares las deducciones por tenencia de propiedad. Entre los disidentes estaban Rodney Frelinghuysen, el presidente de la comisión de asignaciones de la cámara baja, quien afirmó que la medida “perjudicará a las familias de Nueva Jersey”.

Los demócratas fustigaron la medida como poco más que un regalo para los ricos a expensas de los pobres.

“Los republicanos están apoyando una reforma que saquea los bolsillos de la clase media para abultar los bolsillos de los más ricos y para darle generosas exenciones impositivas a las corporaciones que están exportando los empleos al extranjero”, denunció Nancy Pelosi, de California, la dirigente de la minoría demócrata en la cámara.

Tanto la versión de la Cámara de Representantes como la del Senado reducirían la tasa de impuestos de las corporaciones: de 35% a 20%, reducirían los impuestos de algunos hombres pero también recortarían algunas deducciones de contribuyentes individuales. Se estima que la reforma provocaría déficits de 1.5 billones de dólares en la venidera década.

Antes de la votación, Trump se había reunido con los legisladores republicanos en el Capitolio para exhortarles a votar a favor, aunque para entonces era evidente que los republicanos tenían los votos suficientes.

FUENTE: Con información de A. Fram /M. Gordon /Associated Press - http://diario.mx/