viernes, 3 de noviembre de 2017

(España) Lilibet, la médico cubana estrangulada y envuelta en una alfombra por su marido

Lilibet Hernández Rodríguez no llegó a cumplir los 28 años. Horas antes de su cumpleaños, su marido la estranguló, envolvió su cadáver en una alfombra, la escondió dentro de un armario del domicilio que compartían en Arona (Tenerife) y huyó.

Lilibet, Lili, como la conocían sus seres queridos, había nacido en Holguín (Cuba) el 1 de noviembre de 1989. En esta ciudad caribeña, a poco más de cien kilómetros de Santiago de Cuba, la joven había pasado su infancia junto a su madre y sus hermanas. Holguín es conocida por ser una de las capitales del servicio sanitario cubano. Fue allí donde Lilibet se licenció, con 23 años, en Medicina. Justo antes de emigrar a España junto a gran parte de su familia materna, que era de origen español. "Es una chica muy estudiosa, muy profesional", cuentan sus conocidos a EL ESPAÑOL.

Esta joven médico era "una mujer maravillosa, siempre alegre, siempre sonriente", según una antigua vecina en Cuba. En el barrio todo el mundo conocía su desparpajo, su amabilidad y su sonrisa. También en el barrio tinerfeño de El Fraile, en Arona, donde residía junto a su familia desde que se mudó.

Lili trabajaba en una conocida gasolinera de la isla de Tenerife a escasos quince minutos de su domicilio en coche. Es un establecimiento grande, con una cafetería separada de la zona de repostaje. Allí se encargaba de atender a los clientes como camarera.

A José Antonio P.B., su marido y presunto asesino, lo conoció en Holguín. También era cubano, pero diecisiete años mayor. Él llevaba un escaso mes en Tenerife, tras acogerse a un programa de reagrupamiento familiar. Ahora vivían los dos junto a su hijo de seis años en una vivienda de alquiler en el número 52 de la calle Tenerife de Arona. Ella era feliz en Canarias. Él, en cambio, no tanto. Era muy celoso: vigilaba a Lilibet y discutían con asiduidad, según fuentes cercanas a la investigación consultadas por este periódico. No constaban antecedentes de violencia ni denuncias previas.

Este martes, una pelea de madrugada terminó con el peor de los desenlaces. José Antonio decidió estrangular a su mujer hasta que la asesinó y, después, esconder su cadáver enrollado en una alfombra en uno de los armarios de su domicilio. Minutos después, huyó. Poco después de la medianoche, el presunto asesino llamó a un familiar, al que le confesó lo que había hecho con Lili y que se había fugado. Tras colgar, fue este ser querido quien alertó a la Policía.

Los agentes no encontraron ni a Lilibet ni a su asesino cuando llegaron al inmueble. Tampoco a su hijo, que se encontraba en el domicilio de unos familiares de ella. En la casa no había nada sospechoso, excepto un olor desagradable, según La Opinión de Tenerife. Así que, tras la primera inspección, la Policía revisó de forma más concienzuda todas las habitaciones. En una de ellas, dentro de un armario y enrollado en una alfombra, hallaron el cadáver de Lili. Los servicios médicos sólo pudieron certificar su muerte. Ni rastro del agresor.

Unas horas más tarde, la Guardia Civil recibió una llamada de José Antonio. Estaba en el aeropuerto de Tenerife Norte, en el otro extremo de la isla. Pretendía huir en un avión, pero, al no haber conexiones a esa hora, había decidido entregarse.

Lilibet Hernández Rodríguez, de 27 años, es la cuadragésimo octava mujer asesinada por un hombre desde que comenzó el año. En España, en 2017, también han sido asesinadas María del Pilar Rodríguez Ortellado, de 38 años; María Sánchez Coca, de 66 años; Ana Belén Jiménez Hurtado, de 44 años; Noelia Noemí Godoy Benítez, de 32 años; Rosa María Sánchez Pagán, de 20 años; Matilde de Castro, de 44 años; una mujer de 25 años cuyo nombre se desconoce; Blanca Esther Marqués, de 48; Toñi García Abad, de 33 años; María de los Ángeles, de 77 años; Virginia Ferradás, de 55 años; Cristina Martín Tesorero, de 38 años; Ana Belén y Ana, madre e hija de 46 y 18 años; Carmen González Ropero, de 79 años; J.D.L.M., de 40 años (solo se conocen las iniciales); Laura Nieto Navajas, de 26 años; María José Mateo García, de 51 años; Leidy Yuliana Díaz Alvarado, de 34 años; Margaret Stenning, de 79; una mujer de 91 años cuyo nombre se desconoce; Mariló Correa Pérez, de 47 años; Gloria Amparo Vásquez, de 48 años; Erika Lorena Bonilla Almendárez, de 32 años; Yurena López Henríquez, de 23 años; María Victoria Zanardi Maffiotte, de 44; Ana María Rosado, de 42 años; Andra Violeta Nitu, de 24 años; Raquel López, de 45; María del Rosario Luna, de 39 años; Eliana González Ortiz, de 27 años; Ana Hilda Linares Báez, de 55 años; Susana Galindo Moreno, de 55 años; Beatriz Ros García, de 30 años; Valentina Chirac, de 37; Encarnación Barrero Marín, de 39; Encarnación García Machado, de 57 años; Fadwa Talssi, de 29; Donna Cowley, de 47 años; Maria del Carmen Carricondo Reche, de 66; María Raquel Castaño Urbán, de 63 años; Ana Belén García Pérez, de 38; Marisela Arauz, de 48 años; Irina G., de 38; Catalina Méndez García, de 48 años; Sofía Tato Pérez, de 42 años; así como Felicidad Bruhn, de 25 años.

En total, la serie 'La vida de las víctimas' contabiliza 48 mujeres asesinadas. EL ESPAÑOL está relatando la vida de cada una de estas víctimas de un problema sistémico que entre 2003 y 2016 ya cuenta con 872 asesinadas por sus parejas o exparejas. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

FUENTE: Con información de Marta Espartero - https://www.elespanol.com