martes, 14 de noviembre de 2017

(Panamá) La traición comenzó en el 2014 (+Opinión)

Por: Frank de Lima - El partido Cambio Democrático tuvo su primer proceso electoral después de la derrota de mayo del 2014 y muchos correctamente lo ven como una contienda entre los leales y los traidores. En un artículo anterior describí: ¿quiénes a mi juicio eran los leales y quiénes eran los traidores y por qué?

Pero esa diferencia no se ha dado ahora después de que el presidente nominal de Cambio Democrático, Ricardo Martinelli, se fue de Panamá o desde que se inició la persecución contra la mayoría de los exministros y dirigentes del partido en el 2015. La traición se fraguó en marzo o abril del 2014 cuando un grupo de diputados de Cambio Democrático pactaron con el candidato Juan Carlos Varela para apoyarlo, a cambio de que no los investigara si ganaba la presidencia.

Los números no mienten. ¿Cómo es posible que esos diputados sacaran hasta el doble de los votos que nuestro candidato a presidente y lograron ganar ellos? ¿Qué explicación lógica hay? Es fácil. Solo pidieron el voto para ellos y le dijeron a la gente que votara por Varela. Ejemplos sobran. En Chitré, el diputado Manuel Cohen saca el doble de los votos que José Domingo Arias y Juan Carlos Varela saca el 60% del voto en ese circuito. En Coclé, donde Cambio Democrático sacó 4 de 5 diputados, Juan Carlos Varela ganó en la provincia. Entonces: ¿para quién estaban pidiendo voto Raúl Hernández, Dana Castañeda y Noriel Salerno?

Curioso que entre esos nombres que mencioné, todos estaban en el top 5 de diputados a los que mayor recurso se les asignó en el quinquenio pasado.

Reconozco que donde José Muñoz, ganó José Domingo, por ende, no lo culpo de pedir voto para otro candidato. Curioso que esos que mencioné: Manuel Cohen, Dana Castañeda, Raúl Hernández y Noriel Salerno todos han salido públicamente a defender el gobierno de Varela y jamás han defendido el gobierno de Ricardo Martinelli y Cambio Democrático. ¿Cómo dicen en público que son CD si jamás salen a defender a CD? La hipocresía no tiene límites. A esa lista también podemos agregar a Aris de Icaza, Héctor Carrasquilla, Mario Lazarus, Dalia Bernal, Marilyn Vallarino.

Aprendamos de los errores como partido. Veamos: ¿quiénes están por sus intereses personales y quiénes están por los más de 350,000 miembros de Cambio Democrático?; ¿Quiénes quieren que el país retome el camino del progreso y la prosperidad y a quiénes solo les interesa salvar sus pellejos? Las evidencias son claras. Es hora de actuar.

FUENTE: Artículo de Opinión - Frank de Lima - Exministro de Economía y Finanzas -http://www.critica.com.pa