miércoles, 1 de noviembre de 2017

Panamá se muestra con debilidades para proteger a los inversionistas

Panamá ocupa la posición 79 entre 190 países en el reporte de facilidad para hacer negocios 2018 del Banco Mundial, sin embargo, también enumera algunas debilidades como en protección a los inversionistas, pago de impuestos y cumplimiento de contratos.

A pesar de que el informe señala que Panamá se ubica como la tercera mejor economía de Centroamérica, existen algunas debilidades como por ejemplo en el manejo de permisos de construcción donde obtuvo una calificación de 68.16, en el registro de propiedades logró 65.17 puntos, mientras que en la protección de los inversionistas minoritarios, 51.67.

Otro de los aspectos evaluados en los que ocupa una baja posición es en el pago de impuesto con 39.66 puntos, así como en el cumplimiento de contratos con 46.19 y resolución de insolvencia 39.59, aspectos en los que hay espacio para seguir mejorando, según el Banco Mundial.

De acuerdo con el economista Augusto García, esta calificación afecta la competitividad del país, dado que se toman en cuenta muchos aspectos, entre esos la seguridad jurídica (cumplimiento de contrato, resolución de insolvencia y registro de propiedades).

"Cada uno de estos aspectos son referencias para los inversionistas tanto locales como extranjeros, por lo que es importante mejorar", añadió.

En cuanto a las consecuencias de bajar la competitividad, el economista señaló que podría disminuir la inversión extranjera, ya que no sentirían la seguridad de que su negocio va a prosperar y buscarán otro país para invertir.

Explicó que esto afectaría la economía en cuanto a la circulación del dinero, por lo que es importante mantener la competitividad.

Donde el país se ubicó mejor fue en facilidad para hacer negocios, en la posición 79 con 65.27 puntos, apertura de negocio en la 39 con 92.02 puntos, obtención de electricidad en la 18 con 89.77 y obtención de crédito con 75 puntos.

En la distancia a la Frontera que permite observar la brecha entre el desempeño de una economía en particular y el mejor desempeño a nivel global, Panamá presentó un avance de 1.25, al pasar de una puntuación de 64.2 en Doing Business 2017 a 65.27 en Doing Busines 2018, lo que significa que Panamá mejoró sus regulaciones comerciales, según el informe.

De acuerdo con el presidente de la Cámara Marítima de Panamá, Julio De La Lastra, Panamá no puede escapar a los requerimientos a un mundo globalizado, por lo que se debe dar estricto cumplimiento a todas las normas de fomentar una economía pujante.

"Todos estamos claros en que se debe trabajar un poco más dinámico y, de hecho, eso nos podría ayudar a ser los número uno en Centroamérica", dijo.

Destacó que hay una gran debilidad en el pago de impuesto, por lo que las autoridades deben hacer una campaña de concientización sobre el tema.

De La Lastra dijo estar de acuerdo con la penalización a la evasión de impuesto siempre y cuando se compruebe que la persona no quiso pagar.

"Estamos conscientes de que hay muchas áreas que debemos mejorar para cumplir con todas las reglas de juego que se nos exige como país", destacó el empresario.

El presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Severo Sousa, dijo que varios de los aspectos por los cuales Panamá fue calificado de manera baja están siendo revisados.

Indicó que al sector privado le preocupa el tema del cumplimiento de contrato, porque podría afectar las inversiones.

La deuda interna de Panamá asciende a $5,106 millones, hasta septiembre, de los $23 mil 380 millones que asciende la deuda pública.

Calificaciones

75 puntos fue la calificación de Panamá en la obtención de crédito.

46.19 fue la calificación obtenida en el cumplimiento de contratos, según el Banco Mundial.

FUENTE: Con información de D. Díaz | Y. Valdés - http://panamaamerica.com.pa