viernes, 1 de diciembre de 2017

(Argentina) Ministro da el pésame a las familias de los submarinistas

El ministro argentino de Energía, Juan José Aranguren, expresó hoy su "solidaridad" con "aquellos que han perdido un ser querido" en el submarino de la Armada ARA San Juan, cuyo rastro y el de sus 44 tripulantes se perdió en el Atlántico hace desde hace 16 días sin que se sepa qué ocurrió.

"Primero quería hacer un comentario que obviamente es de dominio público. Quería rendir homenaje a aquellos 44 argentinos que honraron la vida haciendo su vocación y expresar la solidaridad para las familiares de aquellos que han perdido un ser querido", expresó Aranguren al comienzo de una rueda de prensa en Buenos Aires.

Esta situación se da después de que este jueves la Armada y el Ministerio de Defensa anunciasen que descartan la posibilidad de llegar a rescatar a los 44 tripulantes tras haber transcurrido más de dos semanas sin poder encontrar el submarino, aunque proseguirá con la búsqueda del sumergible con la colaboración de varios países.

Desde el cuerpo castrense remarcaron que se da por cerrado el plan SAR (de búsqueda y salvamento) y se pasa a una fase solo de búsqueda, aunque no dieron una respuesta definitiva sobre si los tripulantes continúan con vida.

"Hasta tanto no tener la localización, no vamos a dar una confirmación categórica al respecto. Lo que sí, nos remitimos a que se ha extendido hasta el doble del tiempo de las posibilidades de rescatarlos", insistió.

Esta decisión generó una gran consternación entre los familiares de los tripulantes, que pidieron que se continúe trabajando por el rescate de sus seres queridos.

El pasado 22 de noviembre, cuando se cumplía una semana de la desaparición del buque, la Armada ya hablaba de "una situación crítica", ya que según las estadísticas, siete días es el plazo en el que se agota la capacidad de oxígeno dentro de un submarino que no ha podido salir a la superficie para renovar el aire.

El ARA San Juan había partido el 13 de noviembre de Ushuaia, en el extremo sur de Argentina, y cuando perdió la comunicación con tierra, dos días después, regresaba a su base, en Mar del Plata, a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires.

Poco antes de perderse su pista, el comandante del buque había comunicado que había ingresado agua por el sistema de ventilación y que cayó sobre las baterías, lo que provocó un cortocircuito y un principio de incendio, algo que se dio por subsanado y por lo que continuó su viaje.

Sin embargo, alrededor de tres horas después de la última comunicación, y según se supo al cabo de los días, se registró un sonido consistente con una explosión a 27 kilómetros de la posición reportada por el submarino, que es la zona en la que se ha concentrado la intensa búsqueda del submarino, en la que participan, además de Argentina, 18 países.

FUENTE: Con información de EFE - http://laestrella.com.pa