viernes, 29 de diciembre de 2017

(España) Rajoy anuncia que convocará para el 17 de enero la sesión constitutiva del Parlament

Mariano Rajoy, con las atribuciones conferidas por el artículo 155 de la Constitución aplicadas en Cataluña, decidió adelantar la constitución del nuevo Parlamento catalán al día 17 de este mes, una semana antes de lo previsto por los independentistas, que ahora tendrán menos tiempo para ponerse de acuerdo entre ellos. El presidente del Gobierno hizo el anuncio desde el Palacio de la Moncloa al hacer balance de la labor del Ejecutivo en el año que termina positivo, a su juicio, porque ha servido para seguir con la recuperación económica aunque oscurecido al final por el desafío secesionista catalán.

De todas formas, Rajoy también presumió de la respuesta, suya y del Estado, al golpe separatista intentado por los responsables de la Generalitat catalana y frenado al aplicar el precepto constitucional que ha servido para restituir el orden y defender los derechos y la convivencia de todos los ciudadanos que viven en esa comunidad autónoma. La democracia española demostró que sabe defenderse y tiene mecanismos para preservar su unidad, reiteró, por lo que pueda ocurrir si los separatistas vuelven a las andadas desde el poder.

El presidente del Gobierno explicó que considera que es mejor poner en marcha los mecanismos parlamentarios para que haya cuanto antes un nuevo ejecutivo de la Generalitat, del que espera disposición al diálogo dentro de la ley, que acate el ordenamiento constitucional y que se ponga a trabajar para superar los daños en la convivencia y en la economía de la región provocados por el anterior gabinete, el de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Rajoy evitó extenderse en los comentarios sobre las aspiraciones del destituido presidente autonómico a ser reelegido para el cargo sin aparecer por España, por poderes, retransmitido por plasma o en diferido. "Es absurdo que quiera ser presidente de la comunidad autónoma desde el extranjero. No es una cuestión jurídica, sino de puro sentido común", se limitó a decir el presidente del Gobierno, además de explicar que él no podría ocuparse del Ejecutivo "desde Lisboa".

Sobre el rechazo de Inés Arrimadas a presentar su candidatura a la presidencia de la Generalitat como candidata más votada y con más escaños después de las elecciones del 21-D, Rajoy dijo que no quería entrar en las decisiones de otros partidos. Pero sí agregó que cuando él se vio en esa tesitura en 2015 primero abrió una ronda de conversaciones con los demás partidos para ver si tenía apoyos suficientes y que solo renunció a presentar su candidatura al constatar el 'no' de todos los consultados.

El presidente del Gobierno descartó hacer cambios o remodelación alguna en su gabinete después del fracaso de su partido en los comicios catalanes: "No hay ningún motivo para hacer una remodelación, el gobierno lo hace bien, nadie me lo ha pedido y no tiene nada que ver con las elecciones". Y como quedó acordado después del último comité ejecutivo del PP, el celebrado el 22 de diciembre, también descartó que el PP catalán vaya a cambiar en las próximas semanas a su presidente, Xavier García Albiol. El relevo no se plantea hasta que la legislatura autonómica arranque.

La apuesta del jefe del Ejecutivo para el próximo año es lograr un acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado con los mismos partidos que el firmado hace siete meses para 2017: Ciudadanos, el PNV y los regionalistas canarios. Sobre esa base, volverá a ofrecer pactos a todo el arco parlamentario para seguir demostrado que es posible gobernar con un Parlamento tan fragmentado como el actual, uno de los principales méritos que Rajoy se atribuye para terminar el ejercicio.

FUENTE: Con información de ÁNGEL COLLADO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...