viernes, 22 de diciembre de 2017

(España) Rajoy hará cumplir la ley al próximo 'president' y reconoce la victoria de Cs

Mariano Rajoy ha decidido responder a los resultados del 21-D en los mismos términos formalistas de siempre al recordar que el Gobierno que se pueda formar en Cataluña tendrá que cumplir la ley aunque no quiera, que quien tiene ahora más título para ser recibida como interlocutora es Inés Arrimadas por haber ganado las elecciones y que él no tiene ninguna intención de adelantar los comicios generales por la derrota del PP en unos comicios autonómicos.

Desde el Palacio de la Moncloa y rodeado de casi todos los ministros, el presidente del Gobierno hizo unas primeras consideraciones sobre la jornada electoral sin moverse un ápice de sus posiciones previas de defensa de la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir las competencias de la Generalitat rebelde ante la ley. Reconoció el escaso avance de los partidos constitucionalistas en conjunto y el leve retroceso de los secesionistas. “Lo negativo es que no hemos conseguido el cambio que queríamos”, dijo Rajoy después de felicitar a Ciudadanos y admitir el mínimo paso atrás de los partidos de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras.

Rajoy sí que recalcó como jefe del Ejecutivo que el Gobierno que salga de la nueva Cámara autonómica catalana “estaría sometido al imperio de la ley” como cualquiera otro en España o en el espacio de la Unión Europea. Preguntado el destituido presidente de la Generalitat y sus aspiraciones a ser reelegido, comentó que que hablará y dialogará con quien diga el Parlamento autonómico. No obstante, también puntualizó que para llegar a ese momento el aspirante tendrá que pasar por todos los trámites previos: tomar posesión de su acta y someterse a una votación que le dé la mayoría. En el caso de Puigdemont, como en el del resto de los dirigentes independentistas huidos de la Justicia o encarcelados, todo el proceso depende de la decisión de los jueces ante los que darán cuenta de los graves delitos que se les imputan: rebelión, sedición, prevaricación y malversación de fondos.

“Su situación procesal no depende de ninguna votación sino de la Justicia”, remachó Rajoy además de recordar que el artículo 155 de la Constitución sigue vigente hasta que haya un nuevo gobierno de la Generalitat.

También se comprometió el jefe del Ejecutivo ha hacer el máximo esfuerzo para dialogar “dentro de la ley” con quien salga elegido en Cataluña con el fin de superar la fractura social y la inestabilidad económica generada en la autonomía con el desafío secesionista. Pero insistió en que nunca negociará sobre la soberanía y la unidad de España.

El presidente del PP aparentó encajar el fiasco electoral con toda tranquilidad y no quiso entrar en especulaciones sobre la posibilidad de que los partidos independentistas pretendan volver a las andadas golpistas en cuanto recuperen el poder como ya anuncian. “Asumo todo lo que le ocurre al PP porque soy su presidente”, “El PP está bregado en la victoria y en las derrotas” y “las elecciones serán cuando tocan, a mediados de 2020” fueron algunas de las frases de Rajoy para intentar despejar dudas sobre la estabilidad de su gabinete después del 21-D. Incluso anunció que el próximo lunes (se supone que en realidad el martes) retomará las negociaciones con el resto de las fuerzas parlamentarias para buscar apoyos para los Presupuestos Generales del Estado.

FUENTE: Con información de ÁNGEL COLLADO - https://www.elconfidencial.com - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...