viernes, 1 de diciembre de 2017

(España) Toni Albà, de bufón del 'procés' a imputado por injurias

Es famoso por sus imitaciones del rey Juan Carlos, Mourinho, el Papa o Trump en los programas de humor de TV3 Polonia y Cracovia. Pero fuera del personaje, Toni Albà ha protagonizado numerosas polémicas que nada tienen que ver con la comedia. Boicot a compañeros, discursos contra el resto de España e insultos a políticos son sólo algunos de los episodios del también miembro de Asamblea Nacional Catalana. Su último escándalo, una ristra de tweets contra varias autoridades, ha acabado en los tribunales.
“Carmen Lamela lame la mierda”
Este miércoles el juzgado de instrucción 5 de Vilanova y la Geltrú (Barcelona) ha imputado a Albà por delitos de injurias a raíz de varios tweets publicados durante seis días de octubre. “Decidme ‘spoilerador’ pero estos [los fiscales de Barcelona] son a los primeros que deberíamos detener cuando proclamemos la República. Servirán para intercambio de prisioneros”, se recoge en uno de los post en la red social que ha sido denunciado por la Asociación Profesional Independiente de Fiscales (APIF).
"La libertad de expresión es un derecho, pero consideramos que tiene un límite que está en la dignidad de los demás. Aquí si cambias 'fiscales' por 'negros' sería un delito de odio, y lo haríamos igual si hubiese ido contra cualquier otra institución", explica Miguel Pallares, portavoz de APIF. La acusación de Albà acompañaba una noticia en la que se contaba que la Fiscalía de Barcelona dejará de enviar personal para formaciones a la Escuela de los Mossos como llevaban haciendo. Pero en este caso llueve sobre mojado y la denuncia de la asociación se ha incorporado a otra demanda anterior con una lista de tweets similares y que ahora son objeto de investigación, como otro tweet donde llamaba a Mariano Rajoy “francocainómano” y otro donde decía que “Carmen Lamela lame la mierda a gusto”.

"Catalanofobia"
El cómico es una cara habitual en TV3 -donde empezó en 1993 tras un breve paso por Televisión Española-, pero también de eventos de Asamblea Civil Catalana, de la que es miembro. En 2014, por ejemplo, dio un discurso donde arremetía tanto contra el resto de españoles como contra los migrantes de otras partes de España que se asentaron en Cataluña.



“Nosotros sufrimos la invasión de los oligarcas españoles (…) España nos odia porque somos catalanes”, afirmaba ante decenas de asistentes en un discurso en el que hablaba literalmente de “catalanofobia”. "Les resultamos insoportables por ser como somos, y cuando alguien te odia por ser quien eres, por ser como eres, no puedes hacer nada. Es como cuando un racista, un facha o un nazi odia a un negro o a un judío por el hecho de serlo. No puedes hacer nada”.
Y seguía: “Durante 300 han intentando colonizarnos, porque aquellos que llegan a un sitio y no se integran no son inmigrantes, son colonizadores". Y por si quedaba alguna duda de a quién había que señalar, añadía que "todos conocemos alguno”. Aquí el discurso completo.
Pregón contra Colau en 2016
Aunque en el auto de esta semana en ningún momento se ha hecho referencia a ello, Albà ha insinuado ante los medios de comunicación que su imputación podía deberse a sus imitaciones de la Casa Real o a un “contrapregón”. El cómico se ha estando haciendo eco de esta versión durante todo el miércoles en su perfil a pesar de que como puede verse más abajo, el texto ni lo mencione.
El cómico no descarta no acudir a la cita del juzgado porque considera que Cataluña está en "una República que tiene parados sus efectos"
Se refiere, concretamente, a un acto paralelo que realizó para las fiestas de la Mercè de 2016 en Barcelona. Descontento con que Ada Colau hubiese elegido al cronista crítico con el secesionismo Javier Pérez Andújar para inaugurar la festividad, el cómico encabezó un boicot en el que actuó disfrazado de Felipe V y pidió la independencia de Cataluña. "Ha faltado el respeto a quienes deseamos recuperar la libertades para nuestro pueblo", dijo durante el pregón sobre Andújar. En él también arremetió en varias ocasiones contra la alcaldesa. Incluso voces independentistas criticaron esta acción por querer censurar a catalanes con opiniones distintas a la proclamación de la república catalana.



Boicot a Carmen Machi en 2012

Pero la mayoría de las polémicas y objeto de sus insultos se han canalizado en su cuenta de Twitter. La actriz Carmen Machi fue objeto de otro boicot suyo en 2012, cuando su compañero de profesión animó al público a no ir a ver la obra que Machi representaba en la ciudad condal porque ésta había firmado un manifiesto federalista. El teatro Lluire que acogía la obra defendió la presencia de la actriz, conocida por su papel de Aída: “En un momento de extrema debilidad de nuestra sociedad y de la cultura, nos parecen altamente irresponsables las actitudes que intentan confundir o dividir una colectividad tan profundamente democrática y libre como es el público”, explicaron en un comunicado tras el que Albà rectificó sus palabras.
Pero para quien más ha tenido palabras y no en el ámbito de la parodia ha sido para los políticos. De Inés Arrimadas dijo que “es tan cortita que su cabeza huele a pies”; de Peces-Barba que era un “gran hijo de puta” cuando murió y de Aznar que “era un fascista con el cerebro corrompido de gusanos”.
También aprovechó el décimo aniversario del 11-M para asegurar que “el Estado había causado más muertos a lo largo de la historia que todo los grupos terroristas juntos”, tweet que después borró, y en otro caso que “hay un grupo terrorista llamado Estado Islámico y otro llamado Estado Español que tiene más medios de información”.
Sobre los tweets objeto de investigación tendrá que declarar el próximo 30 de enero, día en el que también se ha invitado a acudir a la jueza Carmen Lamela como perjudicada. Sin embargo, el que puede que no vaya es el propio cómico, que no descarta la “desobediencia” porque que no reconoce a la institución. "Estamos en una República que tiene parados sus efectos", ha afirmado a El Nacional.

FUENTE: Con información de MARÍA ZUIL - https://www.elconfidencial.com/es